¿DIÓXIDO DE CLORO EN EL TRATAMIENTO DE COVID-19?

Dióxido de cloro en el tratamiento de COVID-19?
5
(8)

El pasado 6 de mayo, un numeroso equipo de investigadores pertenecientes a la Asociación Ecuatoriana de Médicos Expertos en Medicina Integrativa (AEMEMI) certificó ante notario que el dióxido de cloro, más conocido como MMS, resulta eficaz en el tratamiento de pacientes diagnosticados de COVID-19, infección producida por el nuevo coronavirus (SARS-CoV-2).

El ensayo experimental, cuyo enlace le indicamos al final de la noticia por si quisiera leerlo, involucró a 104 pacientes diagnosticados de COVID-19 en distintas fases de la infección. Durante 10 días se les administró dióxido de cloro a dosis adecuadas (en forma de CDS), según los protocolos establecidos por el Dr. Kalcker. El estudio comprobó que el 97% de los pacientes se recuperaron con rapidez. Sólo el 3%, que presentaban previamente coagulación intravascular diseminada (CID) –complicación a la que se atribuye buena parte de la mortalidad-, tardaron más tiempo, aunque no requirieron hospitalización, sino atención médica domiciliaria.

Pero aún hay más. El 82,2% de los síntomas en pacientes diagnosticados de COVID-19 desaparecieron al cuarto día de tratamiento con dióxido de cloro. Después de cuatro días de administración del producto, se observó que únicamente se mantenía un 17,8% de la sintomatología leve, como tos seca y dolor en la espalda.

Tan sorprendentes fueron los resultados del ensayo, que los investigadores aconsejaron en las conclusiones a las autoridades sanitarias de Ecuador que se tuviera en cuenta el dióxido de cloro como tratamiento coadyuvante, con el objeto de reducir las elevadas tasas de mortalidad que el nuevo virus está generando.

¿QUÉ ES EL DIÓXIDO DE CLORO?

El dióxido de cloro es un gas resultante de la combinación de clorito sódico al 28% con un ácido (limón, vinagre, etc). No se trata de hipoclorito sódico (lejía), por mucho que algunos ignorantes y magufos vayan propagando por ahí tamaña estupidez.

El dióxido de cloro o MMS, es considerado un potente desinfectante, con capacidad para eliminar patógenos diversos en cuestión de minutos y que se usa para, entre otras aplicaciones, la potabilización del agua de consumo.

Actualmente, hay quienes utilizan este gas diluido en agua para prevenir y tratar enfermedades infecciosas, ya sean de origen vírico o bacteriano, además de infestaciones por hongos y otros patógenos. Estas personas informan sobre su efectividad e inocuidad.

CAMPAÑAS DE DEMONIZACIÓN CONTRA EL DIÓXIDO DE CLORO

Sin embargo, la utilización terapéutica del dióxido de cloro está siendo demonizada a través de verdaderas campañas de “concienciación social” y “marketing”. En ellas se afirma que se trata de un producto altamente tóxico, que no distingue entre células sanas y gérmenes patógenos. Nos advierten del serio riesgo que supone para la salud de quienes consuman MMS:

-“no es un antiviral, sino un desinfectante y mata con la misma eficiencia a nuestras células que al virus.”

Asimismo, las operaciones de marketing arremeten contra el ensayo realizado por AEMEMI por presentar múltiples limitaciones y no haber sido sometido a revisión ni publicado en revistas científicas. Para saber más sobre los furibundos ataques al dióxido de cloro, le dejamos un enlace a maldita ciencia.

ESTUDIO DEL DR. ZOLTAN NOSZTICZIUS

Nosotros hemos encontrado, además de las conclusiones de AEMEMI sobre la inocuidad del producto, un estudio científico publicado en 2013 por el Dr. Zoltan Noszticzius, que concluye afirmando:

El dióxido de cloro es un agente antimicrobiano selectivo de tamaño que puede matar organismos del tamaño de micras rápidamente, pero no puede causar un daño real a organismos mucho más grandes como animales o humanos, ya que no puede penetrar profundamente en sus tejidos vivos. Además, la circulación de organismos multicelulares puede proporcionar una protección adicional a estos organismos contra el ClO 2.”

Y continúa:

Es un objetivo del presente trabajo iniciar estudios clínicos con la esperanza de que ClO2 pueda aplicarse para tratar diversas infecciones locales, especialmente cuando la resistencia bacteriana es un problema. Ya hemos obtenido un permiso oficial para comenzar tales estudios.”

Bueno, extraigan ustedes sus propias conclusiones.

ENLACES

Enlace del ensayo de AEMEMI sobre el dióxido de cloro:

https://lbry.tv/@Kalcker:7/CDS-ENSAYO-Preliminar-Ecuador:f

Enlace al estudio del Dr. Zoltan Noszticzius:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3818415/

Tal vez le interese nuestro artículo sobre un antivírico potente: la Echinácea purpurea. 

P´REZ&MÜLLER

Si le ha gustado la noticia “¿Dióxido de cloro en el tratamiento de COVID-19?”, compártalo. También puede suscribirse al blog para recibir por correo, notificaciones de las nuevas entradas y noticias. ¡Ah! y recibirá gratuitamente el Compendio de Terapias Naturales”

¿Le fue útil este artículo?

Pulse una estrella para calificar

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos 8

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *