CONEXIÓN INTESTINO-PULMÓN: DIETA Y MICROBIOTA

5
(4)

No hace tantos años, quien se hubiera atrevido a afirmar que entre el intestino y el pulmón existe una relación bidireccional, que uno influye en el otro y al revés, habría sido considerado un hereje. Sin embargo, en la actualidad, gracias al esfuerzo de síntesis realizado por diferentes disciplinas científicas, se ha demostrado que el organismo es un complejo sistema unificado, en el que partes, consideradas hasta hace poco aisladas, se encuentran íntimamente conectadas. Es el caso de la conexión Intestino-Pulmón, conocida como eje Intestino-Pulmón (Gut-Lung axis), en el que la microbiota juega un rol esencial.

Al menos eso es lo que han concluido Swandha Anand y Sharmila S. Mande, investigadores de la división I+D de la universidad de Pune (India), quienes publicaron en 2018 una revisión de estudios en la revista Frontier in Microbiology, titulada “Diet, Microbiota and Gut-Lung Connection”.

Según afirman, la disbiosis en la microbiota intestinal se encuentra implicada en varias enfermedades pulmonares, como alergia, asma y fibrosis quística. Además, han observado alteraciones intestinales en enfermedades pulmonares, ilustrando así la relación bidireccional entre el intestino y el pulmón. 

QUÉ ES LA MICROBIOTA

La microbiota humana está formada por el conjunto de microbios residentes en diferentes lugares del cuerpo, como la piel, boca, vías respiratorias y vagina. Aunque la mayoría de estas comunidades microbianas se encuentran en el tracto gastrointestinal (microbiota intestinal).

Desde hace tiempo se reconoce la importancia de la microbiota intestinal para la salud, a través de su influencia en las funciones metábolicas y la respuesta inmunitaria. De hecho, la disbiosis intestinal se asocia con multitud de trastornos que afectan no solo al intestino, sino también a órganos distantes como boca, pulmón, cerebro, hígado, vagina, etc. 

EFECTO DE LA MICROBIOTA INTESTINAL EN EL PULMÓN

Los investigadores señalan que la disbiosis en la microbiota intestinal se asocia con trastornos pulmonares e infecciones respiratorias.

Los estudios en modelo animal han revelado que la alteración de la microbiota intestinal puede estar asociada con el desarrollo de asma experimental y otros trastornos respiratorios. También se ha observado que la eliminación de bacterias intestinales en ratones se traduce en una mayor susceptibilidad a la infección por el virus de la influenza en los pulmones.

Los estudios en seres humanos también han puesto de relieve la conexión Intestino-Pulmón. Se ha observado que una reducida diversidad microbiana intestinal en niños durante el primer mes de vida se correlaciona con la aparición de asma. Al mismo tiempo, la disbiosis intestinal debido al uso de antibióticos aumenta el riesgo de esta enfermedad respiratoria.

Como mecanismo de acción sugieren, entre otros, que los microbios intestinales y los metabolitos sintetizados por ellos, podrían modular la respuesta inmune en lugares distales. Como, por ejemplo, ocurre con los ácidos grasos de cadena corta (acetato, propionato y butirato), producidos por las bacterias del intestino al digerir la fibra dietética. Estos AGCC promueven el reclutamiento y la maduración de las células inmunes que brindan protección contra la respuesta inflamatoria.

Conexión intestino-pulmón: Microbiota intestinal

EFECTO DE LA MICROBIOTA PULMONAR EN EL INTESTINO

La influencia de la microbiota intestinal en la inmunidad pulmonar parece evidente, teniendo en cuenta lo hasta el momento presentado. Lo contrario, es decir, el efecto de la microbiota pulmonar sobre el intestino ha sido menos explorado, pero no por ello los datos obtenidos dejan de ser muy interesantes.

Por ejemplo, los investigadores han revisado varios estudios en modelos animales que establecen que la infección por el virus de la influenza en el tracto respiratorio altera la microbiota intestinal. También se ha observado que la neumonía debida a Staphylococcus aureus o Pseudomonas aeruginosa puede inducir daño intestinal.

Todos los descubrimientos mencionados confirman que el intestino y el pulmón son órganos íntimamente unidos.

IMPORTANCIA DE LA DIETA

Swandha y Sharmila señalan en su artículo científico que la dieta juega un papel importante en la composición de la microbiota intestinal. Una dieta rica en fibra, por ejemplo, se asocia con una microbiota intestinal más diversificada y grandes beneficios. Y los cambios de la microbiota intestinal afectan a la pulmonar.

Insisten, asimismo, que los microbios intestinales asimilan la fibra dietética –proceso que nosotros no podemos realizar-, generando metabolitos, como los citados AGCC. Estos metabolitos no solo modulan la inmunidad gastrointestinal, sino que también afectan los órganos distales como el pulmón y el cerebro. Al pulmón, en concreto, le proporcionan protección contra la inflamación alérgica.

Estos descubrimientos establecen la enorme importancia de una dieta rica en fibra para una respuesta inmune pulmonar adecuada. Y así lo demuestran los estudios epidemiológicos, según los que la abundante fibra dietética se asocia con una mejor función pulmonar y un menor riesgo de trastornos pulmonares. 

Microbiota pulmonar

UTILIDAD DE LOS PROBIÓTICOS

Por último, los investigadores se han preguntado si el tratamiento con probióticos podría ser beneficioso. Los estudios evaluados muestran resultados prometedores en las condiciones inflamatorias, así como en la regulación de la inmunidad innata. Además, se ha determinado que mejoran la permeabilidad intestinal aumentada, que conduce a una inflamación sistémica de bajo grado.

Como resultado, sugieren que los probióticos podrían ser potencialmente beneficiosos en el tratamiento de enfermedades inflamatorias como EII, alergia, EPOC, asma, etc.

EN RESUMEN

La dieta determina la composición de la microbiota intestinal. A partir de la fibra dietética, los microbios del intestino sintetizan metabolitos que son beneficiosos para la salud. Tal es el caso de los AGCC, que actúan en la inmunidad general del ser humano. Las disbiosis, por tanto, consecuencia de tratamientos antibióticos y dietas inadecuadas, afectan no sólo a la salud intestinal, sino a la de otros órganos distantes, como el pulmón. Al mismo tiempo, los cambios en la microbiota pulmonar impactan sobre la salud intestino, poniendo de relieve la conexión Intestino-Pulmón.

Si desea ampliar información, lea la revisión completa: Dieta, microbiota y conexión Intestino-Pulmón.

P´REZ&MÜLLER

Si le ha gustado la noticia “Conexión Intestino-Pulmón. Dieta y microbiota”, compártala. También puede suscribirse al blog para recibir por correo las notificaciones de las nuevas entradas y noticias. ¡Ah! y recibirá gratuitamente el “Compendio de Terapias Naturales”.

¿Le fue útil este artículo?

Pulse una estrella para calificar

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos 4

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *