BENEFICIOS DE LA EXPOSICIÓN AL SOL

Hace un mes llegó el verano al hemisferio norte. Muchos esperaban la cálida estación para lanzarse despavoridos en busca de la radiación procedente del carro de Apolo. Y lo hacen no tanto por los beneficios de la exposición al sol como por el ansiado bronceado.

De hecho, la inmensa mayoría ignora sus bondades y, sin embargo, conoce el terrorífico mensaje de las autoridades sanitarias. El Sol ha sido acusado, durante la mayor parte del siglo pasado, de ser el único responsable de la plaga de cáncer de piel que sufre la humanidad.

A pesar de los recientes descubrimientos sobre los enormes beneficios de la exposición al sol, los consejos especializados siguen siendo igual de alarmantes. Cada verano somos bombardeados con campañas para que nos protejamos de sus efectos perjudiciales, fundamentalmente mediante el uso de cremas solares. El mensaje no se ha moderado ni un ápice.

Por otra parte, el estilo de vida actual, caracterizado por el enclaustramiento en lugares cerrados, trae como consecuencia que apenas rocen nuestra piel los benignos rayos solares. 

Si bien es cierto que la radiación solar puede llegar a ser perjudicial para el ser humano, también es necesaria para nuestra salud y bienestar (como demostraremos en este post). En nuestra opinión, la insuficiente exposición solar se ha convertido en un problema de salud pública.

No seremos nosotros quienes le aconsejemos que deje de protegerse, aunque existen más formas de protección que la popular crema solar (léase Efectos nocivos de las cremas solares). Como, por ejemplo, la fotoprotección dietética. Por supuesto, tampoco le recomendaremos que evite a toda costa los pérfidos rayos solares, antes bien debe exponerse a ellos por ser un remedio de inestimable valor preventivo y terapéutico. 

UN POCO DE HISTORIA

Los antiguos sistemas médicos egipcio, griego y ayurveda prescribían el baño solar como remedio de inmensas propiedades preventivas y curativas. La helioterapia, más recientemente conocida como fototerapia, ha sido una herramienta terapéutica para las más diversas patologías. Incluso la medicina siguió usándola hasta bien entrado el siglo XX, en plena era científica.

En el siglo XIX era común que los médicos recomendaran los baños de sol para tratar la enfermedades infecciosas, principalmente la tuberculosis, así como las úlceras, heridas, otras afecciones cutáneas, la anemia, la gota y, por supuesto, el raquitismo –enfermedad causada por deficiencia de vitamina D-.

El médico danés Niels Ryberg Finsen, galardonado con el premio Nobel en 1903, es mundialmente reconocido por describir la actividad biológica de la luz solar. Conocimiento que plasmó en su obra “El efecto de la luz sobre el organismo vivo”. Descubrió el poder germicida de la radiación ultravioleta y sus efectos estimulantes. Asimismo, desarrolló una lámpara para el tratamiento del lupus tuberculoso y otras enfermedades de la piel. 

A partir de entonces la helioterapia se hizo más popular. A principios del siglo XX, el médico suizo Auguste Rollier dirigió varios sanatorios en los Alpes suizos, donde trataba con éxito numerosas enfermedades, entre ellas la temida tuberculosis.

Beneficios de la exposición al sol

EL DESCUBRIMIENTO DE LOS ANTIBIÓTICOS

El curso de los acontecimientos comenzó a cambiar gradualmente a partir de la década de los 30, tras el descubrimiento de los antibióticos. Coincidiendo con esa fecha aparecen los primeros mensajes de advertencia contra la radiación solar. Poco a poco, la helioterapia, que tan célebre había sido y tantos éxitos había cosechado, inicia su declive en favor de la poderosa industria farmacéutica.

A lo largo de los años se ha acumulado evidencia sobre los efectos nocivos de la radiación ultravioleta sobre la salud, hecho que ya nadie duda. No obstante, no todo el argumentario tiene sustento lógico. Por ello, algunos, entre los que nos contamos, ponen en cuestión la responsabilidad absoluta del Sol en el desarrollo del cáncer de piel. Pero esto es otra historia que contaremos en el próximo post.

Cuando en la década de los 70 se descubre el agujero en la capa de ozono, el mensaje se radicaliza en previsión de un incremento de los casos de cáncer. La radiación solar pasó de ser una herramienta de uso extendido con fines curativos a ser el enemigo público número uno. Las campañas y programas a gran escala sobre protección solar se extienden por medio mundo y las cremas solares se venden como rosquillas. 

En la actualidad, pese a los descubrimientos que relacionan la exposición al sol con enormes beneficios para la salud, la helioterapia ha caído completamente en desuso. El sol continúa siendo el culpable del cáncer de piel, cataratas y envejecimiento cutáneo. Únicamente los terapeutas naturales locos e irresponsables la siguen recomendando.

Aquí hay gato encerrado.

El ascenso de la industria farmacéutica ocultó los beneficios de la exposición al sol

El ascenso de la industria farmacéutica ocultó los beneficios de la exposición al sol

EFECTOS NOCIVOS DE TOMAR EL SOL

En este apartado nos entretendremos menos, teniendo en cuenta el amplio conocimiento que sobre los efectos perjudiciales tiene la población en general.

No crea, estimado lector, que nosotros infravaloramos los efectos dañinos de la radiación solar. Nuestra postura puede resumirse recurriendo a la mitología griega. Para los griegos y romanos de la antigüedad, Apolo era el dios del sol, la luz, la medicina y la curación, pero al mismo tiempo podía traer enfermedades y plagas.

Nosotros nos negamos a aceptar el énfasis desmedido de las autoridades de salud pública en la actividad negativa de Apolo y la ceguera en relación con sus efectos positivos. Sospechamos de tanta preocupación y de la extraña falta de visión.  

LUZ SOLAR Y RADIACIÓN ULTRAVIOLETA

La luz solar es una radiación electromagnética cuyo espectro está formado por tres bandas de longitud de onda. La luz visible (400-800 nm), la ultravioleta (100-400 nm) y la infrarroja (>800 nm). La que nos interesa es la franja ultravioleta del espectro. La longitud de onda ultravioleta se divide en:

  • Radiación ultravioleta A (UVA). Constituye el 95% de la radiación que alcanza la superficie terrestre. Es la que más profundamente penetra en la piel y responsable del bronceado rápido por oxidación de melanina.
  • Radiación ultravioleta B (UVB). Sólo son el 5% de los rayos que llegan a la superficie de la Tierra. Inducen la formación de melanina (bronceado más duradero) y la producción de vitamina D en la piel.
  • Radiación ultravioleta C (UVC). Son absorbidos en su totalidad por la capa de ozono.

RADIACIÓN ULTRAVIOLETA Y CÁNCER DE PIEL

Existen 3 tipos de cáncer de piel: el carcinoma basocelular, el carcinoma de células escamosas y el melanoma. Todos tendrían su origen, según la teoría oficial, en la exposición al sol. Los dos primeros son más frecuentes, pero menos peligrosos. El melanoma, sin embargo, puede resultar letal.

Tal como se preveía, los cánceres de piel aumentaron su incidencia a partir de la década de los 70, tras la alarma y descubrimiento del agujero en la capa de ozono. Ni siquiera las campañas, y sus cremas solares, han evitado que cada año se incremente la frecuencia de aparición. De hecho, no faltan quienes insisten en que son las cremas -junto a factores dietéticos- y no el sol las responsables de tanto cáncer. Pero de esta cuestión trataremos en el próximo post..

Según la evidencia acumulada, la radiación UVA penetra más profundamente en la piel y genera estrés oxidativo. Esto no es otra cosa que la producción excesiva de radicales libres, por encima de las capacidades antioxidantes del organismo.  Los radicales libres o especies reactivas de oxígeno dañan el ADN y otras moléculas de importancia biológica, contribuyendo a la disfunción celular y al desarrollo de cáncer.

En comparación con la radiación UVA, la UVB resulta más benigna -aunque no existe consenso-; no obstante, su capacidad de producir quemaduras la convierten en corresponsable del daño al ADN y, por tanto, del cáncer.

Alcance de las distintas longitudes de onda de la radiación ultravioleta

Alcance de las distintas longitudes de onda de la radiación ultravioleta

RADIACIÓN ULTRAVIOLETA Y CATARATAS

Las cataratas consisten en la opacidad del cristalino, que es la lente del ojo. La teoría del estrés oxidativo se bajara también para dar respuesta a la génesis de las cataratas y otros problemas oculares –como los tumores-.

Sin embargo, los mecanismos no están nada claros. Al cristalino llega poco oxígeno, por lo que se pone en duda que sean las especies reactivas del oxígeno las responsables del problema.

RADIACIÓN ULTRAVIOLETA Y ENVEJECIMIENTO CUTÁNEO

La capa media de la piel, o dermis, contiene fibras proteicas de elastina y colágeno, así como polisacáridos. El conjunto le proporciona a nuestra piel la elasticidad, tersura, lisura e hidratación que la hacen lucir más joven.  

A través de ciertos mecanismos, que no describiremos en este post, tanto la radiación UVA como la UVB tienen efectos nocivos sobre el colágeno y la vitamina A. Todo ello se traduce en la aparición de arrugas, piel atrófica y manchas.

BENEFICIOS DE LA EXPOSICIÓN AL SOL

Aunque la evidencia científica sobre las bondades de tomar el sol se acumula desde hace varias décadas, la mayoría de los estudios que hemos revisado para la redacción de este post son posteriores al 2010.

Huelga decir que el Sol es la fuente de energía primaria que permite nuestra vida sobre el planeta. Ese es su beneficio esencial. Los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas que nos permiten producir la energía necesaria para el mantenimiento de las funciones vitales, son sintetizados por las plantas gracias a procesos químicos mediados por la luz del sol. En otras palabras, de las plantas extraemos energía solar estructurada en forma de moléculas biológicas.

Más allá de ese maravilloso aporte del astro rey, se está demostrando que la insuficiente exposición al sol constituye uno de los factores de riesgo más importante en la aparición de enfermedades. Como hemos mencionado, en la escasa exposición solar juegan un papel central el estilo de vida “enjaulado” y el uso desproporcionado de cremas de protección solar. 

Según el informe sobre carga mundial de enfermedades debidas a la radiación ultravioleta (2006), la exposición excesiva al sol representa sólo un 0,1% de la carga mundial total de morbilidad. Sin embargo, el mismo informa revela que la carga anual de morbilidad por exposición insuficiente es muchísimo superior. Con otras palabras, para que se entienda mejor, parece ser más perjudicial el hecho de exponerse poco al sol, que hacerlo en exceso. De ahí que no se entiendan las exageradas campañas de protección, de las que únicamente se beneficia la industria de las cremas solares. En ocasiones, la OMS acierta.

La molécula del sol, la vitamina D

Y ahora, la molécula del sol, más conocida por ser importante en la salud ósea adecuada.

RADIACIÓN SOLAR Y VITAMINA D

Los beneficios de la exposición al sol más conocidos son los que dependen de la síntesis en la piel de vitamina D.

Como consecuencia de que pocos alimentos contienen vitamina D, el 90 % de nuestros requerimientos deben obtenerse por vía endógena. Es decir, a partir de la producción de la vitamina en la piel por exposición al sol. Para que sea biológicamente activa, la vitamina D debe convertirse en 25(OH)D en el hígado y en 1,25(OH)D en los riñones. En adelante y para no confundir al lector, nosotros haremos referencia a cualquiera de los metabolitos activos como vitamina D.

En la actualidad, existe una epidemia mundial de insuficiencia de vitamina D. Se sabe que la prevalencia del déficit de esta vitamina asciende al 86% entre los europeos y en estadounidenses, al 70%. Las razones son el estilo de vida recluido en espacios cerrados y la excesiva protección solar. Un ciudadano promedio de una ciudad pasa más de 20 horas diarias dentro de un edificio y al salir se protege del sol como si fuera el demonio. En invierno, este mismo ciudadano no ve la luz solar en todo el día.

Para que puedan percatarse de la importancia de la vitamina D, basta decir que regula al menos 1000 genes de los 20000 que contiene el genoma humano. Aunque su función más conocida es la regulación del metabolismo del calcio y el fósforo, la vitamina D está involucrada en la mayoría de funciones metabólicas. Además participa en la transmisión neuromuscular y en la defensa inmunitaria.

Para rematar, diversos autores consideran la insuficiente exposición solar como un factor de riesgo para la mortalidad por cualquier causa. Atribuyen a la insuficiencia de vitamina D más del 9% de muertes en Europa y casi el 13% en Estados Unidos.

OTROS MECANISMOS QUE EXPLICAN LOS BENEFICIOS DE LA EXPOSICIÓN AL SOL

Muchas personas que por razones laborales, geográficas, por pura vagancia o temor no pueden exponerse al sol lo suficiente, optan por los suplementos de vitamina D. A decir verdad, resulta preferible la suplementación a cruzarse de brazos; no obstante, ningún suplemento puede sustituir eficazmente la exposición solar.

A pesar de la importancia de mantener niveles adecuados de vitamina D, muchos de los beneficios de la exposición al sol se derivan de mecanismos que nada tienen que ver con la síntesis de dicha vitamina. Algunos aún no han sido descubiertos. De ahí que sea un sustituto de valor limitado la suplementación con vitamina D.

En adelante, iremos mencionando los beneficios conocidos, dependientes e independientes de los niveles de vitamina D. Le adelantamos que tomar el sol incrementa los niveles de serotonina, adelanta la liberación de melatonina, aumenta la producción de testosterona, de óxido nítrico, de endorfinas, etc.

 

Los suplementos de vitamina D son sustitutos limitados de la exposición solar

No pueden obtenerse todos los beneficios de la exposición al sol con los suplementos de vitamina D

LA EXPOSICIÓN AL SOL INCREMENTA EL NIVEL DE ENERGÍA, FUERZA Y RESISTENCIA

Los griegos de la antigüedad solían entrenar desnudos sobre la arena de la playa. Creían que de ese modo desarrollarían un cuerpo fuerte, musculoso y, fundamentalmente, sano. En la actualidad, resulta difícil ejercitarnos de tal modo sin atraer la mirada de la multitud y que se nos atribuya algún tipo de locura. En cualquier caso, todos podemos experimentar la bondad de los rayos solares y en muy poco tiempo. Bastan unos minutos bajo el sol para percibir un mayor vigor y, por qué no decirlo, un deseo sexual incrementado. Y estamos seguros de que no se trata de nuestra particular apreciación subjetiva.

Algunos estudios han hallado una relación directa entre los niveles de vitamina D y testosterona. En las estaciones más soleadas, los niveles de vitamina D ascienden y al mismo tiempo los de testosterona. Esto evidencia una correlación positiva entre ambas variables, que muestra una fluctuación estacional. Ya sabe, porque de ello hemos escrito en otras ocasiones, que la testosterona incrementa en ambos sexos la energía, la libido, la función sexual y reduce la fatiga.

Por otra parte, cuando los rayos de sol alcanzan la piel inducen la liberación de las reservas dérmicas de otra molécula conocida de este blog: el óxido nítrico (ON). Una breve exposición a la radiación UVA incrementa los niveles de ON en sangre en un 40%. El efecto no se hace esperar: el ON aumenta la capacidad cardiovascular y el flujo sanguíneo por su efecto vasodilatador. Los tejidos musculares reciben un mayor aporte de oxígeno y nutrientes, y se facilita la retirada de los productos de desecho (como el lactato). No cabe duda de que estos beneficios mejoran el rendimiento deportivo y la recuperación.

Óxido nítrico, molécula con enormes beneficios en la salud cardiovascular

FUNCIÓN SEXUAL: DISFUNCIÓN ERÉCTIL  

La función sexual y el vigor de la erección no guardan mucha relación con la energía, fuerza y resistencia; no obstante, el hombre percibe lo contrario.

Aunque la disfunción eréctil tiene un origen multifactorial, se sabe que el 15% se asocia con un déficit de testosterona. A través de algún mecanismo aún no desvelado, la hormona típicamente masculina contribuye a la correcta función eréctil.

Por otra parte, en la erección interviene la liberación de ON en la zona pélvica. Por lo que incrementar los niveles en sangre de esta molécula vasodilatadora resulta un auxilio eficaz para la erección.

En definitiva, uno de los beneficios de la exposición al sol, y no se trata de una percepción subjetiva, es la mejora de la función sexual por la acción combinada de niveles más altos de testosterona y ON.

LA EXPOSICIÓN AL SOL Y LA MELATONINA

El reloj biológico del ser humano adapta los ritmos internos del organismo a los diferentes ciclos terrestres y cósmicos. El ritmo circadiano, o conjunto de cambios corporales que se producen con una periodicidad diaria, es uno de los ritmos regulados por nuestro reloj biológico.

El mecanismo más conocido de sincronización cuerpo/entorno es la producción de melatonina. Esta hormona juega un papel central en el ritmo circadiano. Al anochecer, el reloj interno ordena a la glándula pineal que segregue melatonina, la cual se encarga de inducir el sueño. También interviene en la inmunidad, la lucha contra las infecciones, la inflamación y contrarresta el daño cutáneo producido por la radiación ultravioleta.

Por tanto, como cualquier otra criatura diurna, el ser humano se encuentra programado para permanecer al aire libre mientras luce el sol y recluirse en la seguridad del hogar cuando llega la noche. No obstante, somos muy desobedientes y acabamos alterando nuestros ritmos naturales.

Cuando durante días permanecemos enclaustrados en lugares cerrados, sin ver la luz solar, la producción de melatonina se altera. Se ha demostrado que en las personas que se exponen a la luz del sol durante el día, la producción de melatonina se adelanta, por lo que concilian el sueño antes en la noche. Exponerse a la radiación solar es uno de los remedios más eficaces para combatir no sólo el insomnio, sino el trastorno afectivo estacional e incluso el síndrome premenstrual.

Hay un detalle que debe tener en cuenta: el uso de gafas de sol también puede afectar la producción de melatonina. Si pasamos poco tiempo al aire libre y, para más inri, llevamos gafas de sol, el problema se acrecienta.

La exposición solar mejora la calidad del sueño

La exposición solar mejora la calidad del sueño

LUZ SOLAR Y SEROTONINA

El precursor de la melatonina es la serotonina. Se produce durante el día y se transforma en melatonina al llegar la noche. La insuficiente exposición a la luz del sol reduce los niveles de serotonina y ocasiona estados de ánimo más negativos. De hecho, el trastorno afectivo estacional se relaciona con niveles bajos de serotonina, así como con un retraso en la producción nocturna de melatonina.  

Asimismo, existe suficiente evidencia sobre la relación existente entre la deficiencia de serotonina en el cerebro y el síndrome de muerte súbita infantil, la depresión, esquizofrenia, deterioro cognitivo, Alzheimer y migrañas.

TOMAR EL SOL Y RIESGO MENOR DE PADECER CIERTOS TIPOS DE CÁNCER

Una amplia revisión de estudios epidemiológicos reveló una asociación inversa entre la exposición solar y el riesgo de padecer cáncer colorrectal, de próstata, de mama y de linfoma no Hodgkin, así como su mortalidad. Es decir, tomar el sol reduce la posibilidad de sufrir cualquiera de los citados cánceres. Además, disminuye la tasa de mortalidad después del diagnóstico.

Los beneficios preventivos de la exposición al sol en el caso del cáncer de mama y colorrectal se relacionaron directamente con la producción de vitamina D. Sin embargo, para el cáncer de próstata y el linfoma no Hodgkin los beneficios fueron independientes de los niveles de vitamina D y se debieron a otros mecanismos aún por esclarecer.

Por último, un reciente estudio ha revelado una disminución del 30% en el riesgo de padecer cáncer de vejiga asociado a niveles óptimos de vitamina D en sangre.

BENEFICIOS DE LA EXPOSICIÓN AL SOL EN LA PREVENCIÓN DE LA ENFERMEDAD CARDIOVASCULAR

Numerosos estudios han demostrado el efecto preventivo de la exposición solar sobre las enfermedades cardiovasculares. Tales beneficios se obtienen directamente o indirectamente al incidir sobre los factores de riesgo. 

MECANISMOS DIRECTOS

Uno de los mecanismos beneficiosos es la liberación de las reservas dérmicas de óxido nítrico (ON), molécula que incrementa la capacidad cardiovascular, aumenta el calibre de las arterias coronarias, mejora el flujo sanguíneo en el corazón y, por tanto, ejerce un claro efecto cardioprotector.

Por otro lado, la vitamina D posee efectos beneficiosos sobre el sistema cardiovascular:

  • Permite reparar los daños causados en el sistema vascular por las enfermedades que incrementan el riesgo cardiovascular, como la hipertensión, la diabetes, la arteriosclerosis,…
  • Uno de los metabolitos activos de la vitamina D (1,25(OH)D) posee la capacidad de relajar la musculatura lisa de los vasos sanguíneos. Es decir, tendría un efecto vasodilatador y regulador de la tensión arterial.
  • Las personas que han sufrido una enfermedad cardiovascular presentan deficiencia de vitamina D.

EFECTOS POSITIVOS SOBRE LOS FACTORES DE RIESGO

Asimismo, la radiación solar posee efectos positivos indirectos al incidir sobre los factores de riesgo como la hipertensión arterial, hipercolesterolemia, obesidad, diabetes tipo II y síndrome metabólico.

  • La vasodilatación inducida por el ON liberado por la piel expuesta al sol reduce significativamente la tensión arterial.
  • Niveles más altos de exposición al sol reducen el riesgo de padecer obesidad y diabetes tipo II.
  • Aunque existe una relación inversa entre los niveles de vitamina D y la obesidad, la exposición solar evita el desarrollo de la misma a través de mecanismos independientes. Se cree que la deficiente producción de ON podría ser una de las causas de la obesidad crónica y síndrome metabólico.
  • Los niveles óptimos de vitamina D se asocian con menor resistencia a la insulina y menores concentraciones de glucosa en sangre. Incrementar la tolerancia a la insulina permite un mejor control del peso corporal y la reducción del riesgo de síndrome metabólico.
  • La deficiente exposición solar incrementa los valores en sangre de colesterol. En ausencia de radiación el metabolismo progresa hacia la síntesis de colesterol en lugar de hacia la de vitamina D. Por tanto, a más radiación solar, menos colesterol.
  • La exposición solar posee efectos antiinflamatorios sistémicos. Por ello, podría reducir el estado inflamatorio de bajo grado que, recordemos, se encuentra detrás de la mayoría de enfermedades crónicas y degenerativas, incluyendo las cardiovasculares y la obesidad.

La exposición al sol reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular

INSUFICIENTE EXPOSICIÓN AL SOL Y ENFERMEDAD AUTOINMUNE

Habitualmente se ha insistido en la importancia del factor genético en el desarrollo de la esclerosis múltiple. No obstante, múltiples estudios han coincidido en que el factor ambiental es determinante. Se ha demostrado que la deficiente exposición al sol incrementa significativamente el riesgo de padecer esclerosis múltiple y atenúa su sintomatología una vez instaurada.

Resultados similares se han obtenido en relación con otras enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoide, diabetes tipo I, enfermedad de Crohn y psoriasis. En el caso de esta última patología, tomar el sol reduce los marcadores inflamatorios locales, lo que indica la capacidad inmunomoduladora de la radiación ultravioleta.

Por último, es preciso mencionar que el papel preventivo de la exposición solar en el caso de la esclerosis múltiple no guarda relación con la producción de vitamina D.

OTROS BENEFICIOS DE LA EXPOSICIÓN AL SOL

Los beneficios de la exposición al sol son mucho mayores que los mencionados hasta el momento. 

  • Disminuye la posibilidad de enfermar de Alzheimer. Las personas mayores con bajos niveles de vitamina D tienen más del doble de posibilidades de padecer la enfermedad de Alzheimer. La misma relación existe entre la deficiencia de la vitamina y las demencias por cualquier causa.
  • La insuficiencia de vitamina D se asocia con el deterioro cognitivo.
  • Disminuye el riesgo de desarrollar hígado graso no alcohólico.
  • Reduce el riesgo de padecer degeneración macular.
  • Induce la liberación de dopamina en la retina, por lo que reduce la posibilidad de sufrir miopía. Los niños que pasan más tiempo al aire libre tienen menos posibilidades de ser miopes.
  • Disminuye el estrés y la ansiedad y mejora el estado de ánimo.
  • Promueve la liberación de endorfinas, opiáceos naturales que producen sensación de bienestar.
  • Destacable es el papel de la vitamina D en el sistema inmunitario. Participa en las respuestas inmunitarias, en la supresión de la inflamación y en la activación de los linfocitos T.
  • La deficiencia de vitamina D nos hace más susceptibles a determinadas infecciones. Por tanto, la exposición al sol reduce los episodios gripales y las afecciones de las vías respiratorias durante la época invernal.
  • Induce la secreción de catelicidina, un polipéptido eficaz contra las viriasis e infecciones bacterianas.
  • Útil para mejorar el síndrome premenstrual, y cualquier otro trastorno menstrual.
Relación entre la insuficiente exposición al sol y la miopia

Relación entre la insuficiente exposición al sol y la miopia

UBICACIÓN GEOGRÁFICA, INTENSIDAD SOLAR Y ENFERMEDAD

A medida que se asciende en latitud, disminuye la intensidad de la radiación solar, y como resultado se reduce la exposición de la población a la misma. Los estudios observacionales y epidemiológicos demuestran las evidencias experimentales: que la insuficiente exposición solar es perjudicial para la salud.

  • Las tasas de mortalidad por cáncer disminuyen a medida que descendemos hacia latitudes más bajas.
  • Cuanto más nos alejamos del ecuador, mayor riesgo de desarrollar esclerosis múltiple.
  • Se encuentra una asociación entre latitudes altas y mayor mortalidad por enfermedad cardiovascular.
  • Existe una relación entre la latitud y la mortalidad por cáncer. A latitudes mayores, más posibilidad de morir de linfoma no Hodgkin, cáncer de mama, ovario, colon, páncreas, próstata y otros.
  • La artritis reumatoide es más frecuente y más grave en latitudes altas.
  • Existe una mayor incidencia de diabetes tipo I en latitudes altas.

CÓMO TOMAR EL SOL PARA APROVECHAR SUS BENEFICIOS

Los esfuerzos desmedidos de las autoridades por proteger al público de los nocivos rayos solares, han conducido a que multitudes se protejan en exceso. No obstante, tomar el sol es mejor que no hacerlo. Sin duda, los beneficios superan con creces a los efectos adversos, si la exposición al sol se lleva a cabo con control.

Si bien es cierto que una exposición excesiva resulta nociva, no exponerse a la radiación solar le acarreará mayores problemas de salud. Ante esta dicotomía, nosotros adoptamos la postura más lógica y recomendamos que usted se exponga lo suficiente al sol. No es conveniente que acumule horas y horas tendido en una tumbona en la playa, ni que se esconda en un oscuro agujero o tras una densa capa de crema solar.

En este momento le asaltará la duda sobre la cantidad de sol que podemos tomar, ¿no es cierto?

CUÁL ES LA DOSIS DE SOL NECESARIA

La dosis de sol que se puede tomar para obtener los beneficios es muy relativa. No existe una recomendación única y válida para toda la humanidad. La cantidad de sol dependerá del tipo corporal, tipo cutáneo, ubicación geográfica, hora, estación y altitud.

  • Cuanto mayor sea el porcentaje de grasa, mayor deberá ser la exposición.
  • En verano, a mayor altitud y a partir de las 13 horas el tiempo de exposición debe reducirse para minimizar riesgos. En contra de la creencia popular, un estudio reciente demuestra que el momento óptimo para tomar el sol es entre las 10 am y las 1 pm.
  • Cuanto más oscuro sea el color de la piel, mayor dosis de radiación necesitará.
Aproveche la oportunidad y obtenga los beneficios de la exposición al sol

Aproveche la oportunidad y obtenga los beneficios de la exposición al sol

Vamos a traducir estas recomendaciones con un ejemplo claro. Una persona blanca, habitante de una latitud en torno al paralelo 40º, durante los meses de mayo a octubre, se beneficiará enormemente de 15 minutos de sol en la cara, brazos y piernas –la mitad de tiempo si se expone en bañador-, de 2 a 3 veces por semana y en las horas centrales del día.

Estas recomendaciones son tan relativas que pueden ser confusas. Por ello, la mejor sugerencia es que usted se guíe por los signos que el cuerpo le ofrece. El eritema -enrojecimiento de la piel- es el parámetro a tener en cuenta para saber cuándo debe protegerse por estar superando su dosis de exposición al sol. Cuando sienta picor, molestia y la piel comience a enrojecerse, debe dar por finalizada la exposición. 

PROCEDIMIENTO DE EXPOSICIÓN AL SOL

Es habitual observar cómo desde el primer día de vacaciones las personas se atragantan de radiación solar. Acaban achicharradas y doloridas. Deben evitarse a toda costa estos atracones y las quemaduras.

Tenemos que aclimatarnos progresivamente. Comenzaremos tomando el sol durante unos pocos minutos en todo el cuerpo e iremos incrementado la exposición unos minutos cada día. Al cabo de un tiempo podremos exponernos al sol sin problemas durante 30-40 minutos continuados

RECOMENDACIONES FINALES

  • Para cualquier momento del año la recomendación es que salga de casa y pase tiempo al aire libre. No haga vida de clausura.
  • Puede caminar o correr 2 o 3 veces por semana, durante 40 minutos, y que los rayos del sol toquen su piel. Así sumará a los beneficios de la exposición al sol los resultantes del entrenamiento de la resistencia aeróbica
  • ¡Ah! y no olvide reducir el tiempo de uso de las gafas de sol. También debe tener en cuenta que los cristales de las ventanas absorben buena parte de la beneficiosa radiación ultravioleta. Así que renuncie a tomar el sol tras una cristalera.
  • Si ha llegado el verano y usted, por la razón que sea, quiere disfrutar de la maravillosa radiación solar, administre la exposición cuidadosamente y hágalo con progresión.
  • Evite utilizar cremas solares, salvo en casos excepcionales. No son seguras. Los protectores bloquean nuestra capacidad para sintetizar vitamina D y eliminan el resto de beneficios independientes de dicha vitamina. Por otra parte, y como demostraremos en el post de la semana que viene, las cremas son perjudiciales –aunque digan lo contrario quienes se enriquecen con su venta- y podrían encontrarse detrás del incremento constante de cáncer de piel y otros problemas de salud.
  • Use los protectores más seguros: gorro, ropa, sombra y una buena dosis de sentido común. 
  • Protéjase desde dentro, con una alimentación rica en antioxidantes. También trataremos las medidas dietéticas para la protección solar endógena en el próximos post.
Riesgos de las cremas de protección solar

Riesgos de las cremas de protección solar. No se pierda el siguiente post

REFERENCIAS CIENTÍFICAS

Efectos de la exposición regular al sol.

Beneficios de la luz solar.

Riesgos y beneficios de la exposición solar.

La vitamina D: la vitamina solar.

Exposición solar y disminución del riesgo de desarrollar obesidad y disfunción cardiometabólica. 

Sol y testosterona.

Las bondades del sol superan a los efectos adversos. 

Luz solar necesaria para la salud pública. 

Los suplementos de vitamina D no son suficientes. 

Insuficiente exposición al sol y mortalidad por cáncer.

Beneficios cardiovasculares de tomar el sol. 

P´REZ&MÜLLER

Carro de fuego de Apolo

Para griegos y romanos de la antigüedad, Apolo era el dios del sol, la luz, la medicina y la curación, pero al mismo tiempo podía traer enfermedades y plagas. Encontrar el equilibrio es la solución.

Si le ha gustado el artículo sobre los beneficios de la exposición al sol, compártalo en redes sociales. También puede suscribirse al blog para recibir por correo notificación de las nuevas entradas. Un saludo y ¡fuerza en el salto cuántico!

POR FAVOR, VALORE ESTE ARTÍCULO PARA MEJORAR LA CALIDAD DEL BLOG

¿Le fue útil este artículo?

Pulse una estrella para calificar

Puntuación media / 5. Recuento de votos

Leave a Comment