CÓMO COMBATIR AL HELICOBACTER PYLORI (PARTE II)

Cómo combatir al Helicobacter pylori
5
(11)

Este artículo, en el que vamos a describir cómo combatir al Helicobacter pylori, es la continuación del que publicamos hace unos meses con el título Helicobacter pylori ¿bacteria invasora o aliada? Si aún no lo ha leído, pare aquí y hágalo para poder comprender mejor lo que a continuación exponemos.

En efecto, la bacteria H. pylori, que habita en el estómago humano, es responsable de la infección más frecuente en seres humanos. Una infección que en la mayoría de los casos transcurre asintomática, pero que puede dar lugar a gastritis y aumenta el riesgo de sufrir úlcera gastroduodenal y cáncer de estómago.

Bajo la premisa de que una bacteria es sinónimo de enfermedad, la medicina académica trata de combatirla hasta exterminarla. Para ello emplea la agresiva terapia cuádruple, que incluye tres potentes antibióticos y un inhibidor de la bomba de protones. Esta terapia tiene efectos secundarios notables, sin contar con una tasa de fracaso nada despreciable y que aumenta cada día debido a la resistencia bacteriana que genera.

Además, la terapia antibiótica cuando resulta eficaz, erradica completamente la bacteria de nuestro estómago y esto no es la mejor opción ¿Por qué? Porque el ser humano ha evolucionado junto a la bacteria durante millones de años, habiendo encontrado un equilibrio que nos proporciona grandes beneficios metabólicos e inmunomoduladores. No deje de leer el anterior artículo. 

En este post proponemos alternativas terapéuticas que permitan reducir las colonias de H. pylori, impedir los efectos nocivos de su desarrollo excesivo y conservar su protección beneficiosa. 

PROBIÓTICOS PARA COMBATIR AL HELICOBACTER PYLORI

Los probióticos son preparados que contienen microorganismos vivos, principalmente bacterias, que ayudan en la conservación de una microbiota intestinal sana. Pues bien, numerosos estudios han demostrado la eficacia de algunos probióticos para combatir al Helicobacter pylori. A continuación, hacemos unas breves referencias a los estudios científicos que hemos recopilado y cuyos enlaces tienen disponibles al final del artículo.

En un estudio se administró durante 8 semanas, a un grupo de participantes infectados, yogur que contenía Lactobacillus gasseri OLL2716 (LG21). Posteriormente, las pruebas revelaron una mejora significativa de la infección. Se concluyó que la administración de LG21 constituye un tratamiento eficaz tanto para suprimir al H. pylori como para reducir la inflamación de la mucosa gástrica.

Otro estudio demostró que la suplementación con yogur rico en Lactobacillus y Bifidobacterium durante 6 semanas inhibió eficazmente el crecimiento de H. pylori y suprimió la infección.

Un metaanálisis trató de averiguar la eficacia y seguridad de los probióticos con Lactobacillus y Bifidobacterium en la terapia de erradicación con antibióticos. Se descubrió que no sólo reducía significativamente los efectos secundarios asociados a esta agresiva terapia, sino que incrementaba la tasa de erradicación.

Se llevó a cabo un estudio clínico cruzado, doble ciego, aleatorizado y controlado por placebo, es decir la élite de los estudios científicos, la verdadera prueba de fuego. Trató de determinar la actividad supresora del Lactobacillus reuteri cepa SD2112 sobre el H. pylori. La conclusión fue que la administración de este probiótico durante 4 semanas suprime la actividad y densidad de H. pylori.

MÁS PROBIÓTICOS CONTRA EL HELICOBACTER PYLORI.

La evidencia científica en general ha demostrado que los probióticos juegan un importante papel terapéutico alternativo en la infección por H. pylori por su capacidad para disminuir la carga bacteriana y reducir la inflamación de la mucosa gástrica (gastritis). Además, cuando se administran conjuntamente con la terapia antibiótica, previenen los efectos secundarios de los antibióticos y aumentan la tasa de erradicación. Sigamos.

Un estudio más, del tipo élite (aleatorizado, doble ciego y controlado por placebo), investigó la acción de una combinación de probióticos sobre la infección por H. pylori. Concluyó que la administración conjunta de Lactobacillus reuteri DSM 17938 y Lactobacillus reuteri ATCC PTA 6475 ejerce un efecto inhibidor sobre el crecimiento del H. pylori. Por otro lado, se observó que cuando se administra la combinación probiótica junto a la terapia de erradicación antibiótica se reducen significativamente los efectos secundarios.

En un último estudio se investigó la actividad de dos cepas de lactobacillus. En concreto, el Lactobacillus rhamnosus (GMNL-74) y el Lactobacillus acidophilus (GMNL-185). Se observó que la administración de ambas cepas exhibía un potente efecto antimicrobiano contra el H. pylori. Y no frente a cualquier H. pylori, sino contra el resistente a múltiples fármacos, lo cual es un dato muy significativo a tener en cuenta, dado el crecimiento de las resistencias de esta bacteria. Además, se demostró que los probióticos inhibían la adhesión del H. pylori y su capacidad invasiva de las células de la mucosa gástrica. Pero no se vaya todavía, porque aún hay más, como dijera “super ratón”. También se observó que los citados lactobacillus inhibían la producción de interleucina-8, por lo que su administración resultó beneficiosa contra la inflamación inducida por H. pylori.

Alimentos ricos en fibra contra el H. pylori

Los alimentos ricos en fibra contribuyen al mantenimiento de una microbiota saludable. Como resultado obstaculizan el desarrollo del H. pylori.

PYLOPASS PARA COMBATIR EL HELICOBACTER PYLORI

Existe una fórmula que se comercializa con el nombre de PylopassR y que contiene la cepa Lactobacillus reuteri DSM17648. A diferencia de los preparados probióticos estudiados hasta el momento, en PylopassR la cepa de lactobacillus no está viva, sino muerta al haber sido desecada y deshidratada. Como resultado, el preparado ha perdido su actividad probiótica. No obstante, ha demostrado ser enormemente efectivo para reducir la carga de Helicobacter pylori en seres humanos infectados. La razón de su eficacia se encuentra en la actividad de las células bacterianas muertas de lactobacillus como aglutinantes selectivos de H. pylori.

Pero lo mejor de todo es el tiempo reducido que PylopassR tarda en reducir la carga bacteriana gástrica. En sólo 14 días de administración se logró reducir significativamente la presencia de H. pylori en el estómago de infectados. Y esta disminución que se mantuvo 24 semanas después de finalizado el tratamiento. Este es una ventaja muy relevante frente a los probióticos (microorganismos vivos). El tratamiento con probióticos debe prolongarse durante un mínimo de 8-10 semanas para que surta efecto. Sin embargo, las bacterias muertas de PylopassR actúan con más celeridad.

ACTIVIDAD PROTECTORA DEL JENGIBRE

El jengibre (Zinger officinale) ha sido utilizado desde tiempos remotos por las medicinas tradicionales, entre las que destacamos la Ayurveda, como remedio para el tratamiento de los problemas gástricos. Dada la tasa de fracaso del tratamiento convencional, la ciencia está recurriendo a la sabiduría tradicional como fuente de la que obtener soluciones. Y en el jengibre han hallado una.

Un estudio confirmó los usos populares del jengibre. Se demostró que el extracto acuoso de jengibre inhibe la proliferación de H. pylori, al reducir la secreción de ácido gástrico. Esta actividad protege a la mucosa gástrica del daño ocasionado por el estrés oxidativo inducido por la bacteria.

Jengibre para combatir al Helicobacter pylori

BRÓCOLI PARA COMBATIR AL HELICOBACTER PYLORI

Como describimos en el anterior artículo, el crecimiento descontrolado de H. pylori induce estrés oxidativo, lo que origina lesiones inflamatorias en la mucosa gástrica, retrasa su reparación y finalmente puede desencadenar cáncer por daño en el ADN. Las células del epitelio gástrico se defienden del estrés oxidativo tratando de mejorar sus sistemas enzimáticos antioxidantes. Pues bien, existe un componente activo natural que ayuda a las células en su trabajo defensivo. Se trata del sulforafano, compuesto natural muy abundante en los brotes de brócoli (Brassica oleracea var. italica).

Hasta hace bien poco, el brócoli era conocido exclusivamente por sus propiedades nutricionales, dado su elevado contenido en vitaminas y minerales. Recientemente, se han empezado a investigar sus beneficios preventivos en enfermedades como el cáncer y, en el caso que nos atañe, sus efectos beneficiosos sobre la mucosa gástrica. Se ha demostrado que el sulforafano estimula la actividad de las enzimas antioxidantes y tiene un efecto antiinflamatorio interesante sobre la mucosa gástrica durante la infección por H. pylori. De este modo no sólo protege la mucosa frente al estrés oxidativo, sino que acelera la reparación de los daños producidos por la oxidación.

El sulforafano del brócoli para hacer frente al Helicobacter

EFECTOS BENEFICIOSOS DE LA CURCUMINA

Distintos estudios in vitro y en modelo animal han demostrado el potencial terapéutico alternativo de la curcumina, principio activo de la cúrcuma (Curcuma longa), para combatir al Helicobacter pylori. Esta planta ha formado parte del arsenal fitoterapéutico de la medicina ayurveda. Y se ha usado desde hace miles de años para una amplia variedad de problemas de salud.

En primer lugar, se ha observado que la curcumina exhibe un poderoso efecto antibacteriano. La administración de curcumina resulta eficaz tanto en la reducción de las colonias de H. pylori en ratones infectados, como en la reparación de las lesiones gástricas inducidas por estrés oxidativo. Por otra parte, también se evidenció in vitro la capacidad de la curcumina de inhibir el crecimiento de cualquier cepa de Helicobacter pylori.

Por si fuera poco, la curcumina inhibe la liberación de citocinas proinflamatorias inducida por el H. pylori. Este efecto antiinflamatorio resulta de inestimable ayuda en la prevención y reparación de las lesiones gástricas.

Curcumina, antiinflamatorio natural útil para combatir al Helicobacter pylori

PROPIEDADES PARA COMBATIR AL H. PYLORI DEL REGALIZ

El regaliz (Glycyrrhiza glabra) es otra maravillosa planta de uso tradicional no sólo para los problemas digestivos, sino por sus efectos antimicrobianos, antivirales, hepatoprotectores, antiinflamatorias, antioxidantes, antiadhesivos, ansiolíticos, expectorantes, laxantes y diuréticos.

Hemos encontrado un estudio que, tomando como partida el demostrado efecto antibacteriano del regaliz, tenía como objetivo investigar la capacidad de GutGardTM para inhibir el crecimiento de H. pylori en modelo animal. El GutGardTM es un producto patentado que contiene esencialmente flavonoides del regaliz. Pues bien, los resultados fueron muy positivos. Se evidenció que la administración de GutGardTM redujo significativamente la colonización gástrica de H. pylori.

Las personas con hipertensión arterial deberían consultar con su médico antes de consumir regaliz. 

Regaliz en el tratamiento del H. pylori

EL GROSELLERO NEGRO

El grosellero negro (Ribes nigrum) es una planta arbustiva del norte de Europa, cuyas bayas hacen las delicias de muchos y constituyen un antiguo remedio de la medicina natural por sus propiedades antirreumáticas, antiinflamatorias, diuréticas, venotónicas y venoprotectoras, entre otras.

Recientemente, algunos estudios han demostrado la capacidad de los principios activos del grosellero negro para inhibir la adhesión del H. pylori en las células del epitelio gástrico. En concreto, son los galactanos ácidos de alto peso molecular los que bloquean los receptores de superficie de la bacteria, impidiendo así su unión con la mucosa del estómago.

LA COMBINACIÓN PERFECTA: ORÉGANO Y ARÁNDANO

La pareja formada por el orégano y el arándano ha demostrado ser eficaz para combatir al Helicobacter pylori. El orégano (Origanum vulgare) es una especie muy usada en la cocina mediterránea, aunque ha sido utilizado por la medicina popular para el alivio de los trastornos digestivos e incluso para el tratamiento de las infecciones. Por su parte, el arándano (Vaccinium myrtillus) es una planta arbustiva de bayas exquisitas, empleado tradicionalmente por sus beneficios sobre la circulación sanguínea y sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.

Pero si la ciencia ha centrado su atención en ambas plantas es por su reconocida actividad antimicrobiana contra numerosas bacterias, entre las que destaca el Helicobacter pylori. Los estudios han demostrado que el efecto inhibidor del H. pylori es mayor cuando se mezclan los extractos de arándano y orégano en lugar de administrarlos por separado.  

Orégano para combatir al Helicobacter pylori

REFERENCIAS CIENTÍFICAS

Efecto supresor del Lactobacillus gasseri sobre la infección por H. pylori.

Lactobacillus y Bifidobacterium en el tratamiento de la infección

Metaanálisis de la eficacia del Lactobacillus y Bifidobacterium en la terapia de erradicación. 

Eficacia del Lactobacillus reuteri en la infección por H. pylori. 

Combinación de cepas de Lactobacillus reuteri contra el H. pylori

Inhibición de H. pylori por el Lactobacillus reuteri. 

Lactobacillus rhamnosus y Lactobacillus acidophilus iniben crecimiento e inflamación inducida por H. pylori

Lactobacillus reuteri DSM17648 reduce la carga de H. pylori en humanos.

Pylopass para el control del H. pylori

El sulforafano del brócoli protege y repara la mucosa gástrica

Actividad antomicrobiana de la curcumina Helicobacter pylori. 

Curcumina reduce inflamación inducida por H. pylori. 

Efecto gastroprotector del jengibre. 

El grosellero negro inhibe la adhesión del Helicobacter pylori. 

Propiedades anti-helicobacter del regaliz

Orégano y arándano inhibe la actividad del H. pylori. 

P´REZ&MÜLLER

Si le ha gustado el artículo “CÓMO COMBATIR AL HELICOBACTER PYLORI”, compártalo. También puede suscribirse al blog para recibir por correo las notificaciones de las nuevas entradas y noticias. ¡Ah! y recibirá gratuitamente el Compendio de Terapias Naturales” .

¿Le fue útil este artículo?

Pulse una estrella para calificar

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos 11

4 Comments on “CÓMO COMBATIR AL HELICOBACTER PYLORI (PARTE II)”

  1. Excelente la información aportada por este artículo. Siempre es importante recordar que la misma naturaleza nos otorga el equilibrio que tanto necesitamos para nuestar salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *