Águila real

LA TRANSFORMACIÓN DEL ÁGUILA: LA RENOVACIÓN DEL SER (1ª Parte)

Este post sobre la renovación y transformación del águila ha de comenzar con un hecho acontecido durante las vacaciones de Semana Santa de 1993. Nos habíamos desplazado a tierras cordobesas con la intención de desintoxicarnos en plena naturaleza de tantos libros, clases y prácticas que saturaban nuestra vida diaria en la universidad.

Una preciosa mañana, en la que azotaba un sol poco habitual para la época primaveral, agazapados bajo la espesa vegetación de la Sierra Subbética y mientras observábamos, cuerpo a tierra, una pareja de Aquila chrysaetos, nuestro hermano Kefa rompía el absoluto silencio reinante. Nos contó la fascinante historia sobre la renovación y transformación del águila. Fue la primera vez que la escuchábamos.

LA NARRACIÓN SOBRE LA RENOVACIÓN Y TRANSFORMACIÓN DEL ÁGUILA

Según el relato, en torno a los cuarenta años, esta ave rapaz alcanza el ocaso de su vida. Su pico se ha retorcido y engrosado y sus garras se han debilitado. Se ve desposeída, pues, de las extraordinarias habilidades y destrezas para la caza que la caracterizan. Cuando parece destinada a morir de hambre, ocurre algo maravilloso. Vuela hasta algún lugar elevado e inaccesible de una pared rocosa y allí tiene lugar la dolorosa transformación del águila. Esta metamorfosis se prolonga durante varios meses. Se arranca los atributos que le confieren el poderío cazador: el pico, las plumas y las garras; y en su lugar aparecen unos nuevos. Así, renovada, vuelve el águila a recuperar su reinado en los cielos.

Aunque en aquel momento supusimos que la narración se trataba de un hecho verídico de la vida del águila, había algo que no encajaba en nuestras mentes racionales. ¿Realmente un águila vive tanto?, ¿puede permanecer en tal estado de deterioro durante meses sin alimentarse? Nos dirigimos a la tan frecuentada biblioteca municipal. No tardamos en percatarnos de que la historia de la renovación y transformación del águila era un “cuento chino”. Según la RAE, un cuento chino es un embuste, esto es, una mentira disfrazada con artificio. Nos preguntamos qué retorcida mente habría podido inventar un relato semejante, sin fundamento fáctico, y con qué motivo. Así que nos pusimos a investigar en nuestros ratos libres. De nuevo regresamos a la biblioteca municipal y descubrimos que tal vez se tratara de un mito o leyenda antigua.

Águila real

EL RELATO DE LA RENOVACIÓN Y TRANSFORMACIÓN DEL ÁGUILA EN EL PHYSIOLOGUS

El Physiologus es un manuscrito griego, de autor desconocido. Incluye descripciones del mundo natural (e incluso de criaturas legendarias) de carácter ficticio. En esta obra se recogen historias sobre el águila que guardan una estrecha semejanza con la relatada por nuestro hermano Kefa.

Se dice que cuando el águila envejece, sus ojos se vuelven opacos y sus alas pesadas. Entonces asciende hacia el cielo, donde sus alas y ojos se queman bajo los rayos de sol. En ese momento se precipita sobre una fuente de agua para sumergirse 3 veces1 y emerger habiendo renovado la juventud.

Otra historia relata cómo el ave rapaz, con la intención de rejuvenecer, se arroja sobre una roca para arrancarse el retorcido pico2, se sumerge en las aguas del mar y vuela hasta las alturas, hacia el sol.

Relatos semejantes sobre la transformación del águila encontramos también en la antigua cultura egipcia. 

¿ES EL RELATO DE LA TRANSFORMACIÓN DEL ÁGUILA UN CUENTO CHINO?

¡Otro cuento chino más! –nos dijimos-. Recordamos nuestras lecturas sobre filosofía, sabiduría oriental y chamanismo, etc. Pensamos que, en efecto, cuentos chinos ha habido siempre, pero por qué, con qué intención.

Desde los albores de los tiempos y hasta la emergencia de la filosofía racional (origen de la ciencia moderna), en la Grecia del siglo VI a.C., las narraciones simbólicas o alegóricas reunidas en los mitos y leyendas han constituido la única explicación válida del mundo. Se trata del lenguaje más arcaico y primordial de la humanidad.

Al instaurarse el reinado de la racionalidad en occidente, el mito es desterrado. Se considera una explicación ficticia, ilógica e irreal de la realidad de los hechos. Además de inútil como fuente de conocimiento. No obstante estos intentos de hacerlo desaparecer o bien confinarlo exclusivamente al ámbito oscuro de las religiones, el mito brota y se manifiesta a lo largo del tiempo, aquí y allí, como sistema explicativo alternativo al empírico-racionalista.

Algo deben tener los mitos que los diferencia de los cuentos chinos.

Turul, ave mitológica involucrada en la fundación del estado húngaro

Turul, águila mitológica involucrada en la fundación del estado húngaro

LOS MITOS Y LAS LEYENDAS

Algunos autores creen que los mitos no son tan inútiles como a la mentalidad racional pudiera parecerle. Presentan una racionalidad propia, son categorías de la cognición humana valiosas para la solución de los problemas comunes de la humanidad (Claude Levi-Strauss) y tienen la función de cifrar los conocimientos sociales y morales (Bronislaw Malinowski). Fue Carl Gustav Jung quien, tras un estudio minucioso de los mitos universales los vincula a los arquetipos.

Los arquetipos son patrones cognitivos instalados en el inconsciente. Adquiridos en los remotos tiempos del origen del género humano y transmitidos de generación en generación. De ahí que sean compartidos por toda la humanidad en lo que denominó inconsciente colectivo. Para este representante de la psicología profunda, los mitos y símbolos presentes y persistentes en todas las sociedades y culturas son la constatación de la existencia del inconsciente colectivo, de una matriz psíquica inherente a la naturaleza humana, de un común universal humano.

Los arquetipos se manifiestan (se proyectan) en el consciente a través de imágenes, representaciones y símbolos presentes en los sueños, en los deseos, en las mitologías y en las leyendas, que no son en ningún caso absurdas e inútiles, sino que encierran racionalidad, sentido y significado. El simbolismo de estas narraciones mitológicas revela, sin duda, enseñanzas de gran valor. Y el águila parece ser un símbolo constante a través de la historia y las culturas, presente en la mitología y en los emblemas de sociedades de todos los rincones del planeta.

EL ÁGUILA EN LA MITOLOGÍA UNIVERSAL

En la mitología griega simbolizaba a Zeus, el padre de los dioses (posteriormente adoptada por los romanos como símbolo de Júpiter). Encontramos en Grecia el águila Ethon, que comía cada día el hígado de Prometeo. También el ave Fénix3, que resurgía de sus cenizas tras ser abrasada por el fuego, y el Grifo, mitad águila mitad león (también presente en los mitos de oriente próximo). En la mitología escandinava encontramos a Odín, que se transforma en águila cuando va en busca del hidromiel de la inmortalidad, y a Hraevelgr, un gigante con forma de águila que al batir sus alas produce viento hacia tierra firme.

Los húngaros también cuentan con su águila mitológica, Turul, que según la leyenda se encuentra en el origen de la fundación del estado húngaro. En mitologías hindúes y budistas descubrimos a Garuda, un águila gigante con rasgos humanos que lidera las aves y que en la actualidad es el símbolo nacional de Tailandia e Indonesia. En las Escrituras de la tradición judeocristiana se hacen múltiples referencias al águila, en alusión simbólica a Dios4 y en otras ocasiones a los creyentes.

El águila real, símbolo nacional mejicano

El águila real, símbolo nacional mejicano

EL ÁGUILA, EMBLEMA Y SÍMBOLO. 

El águila fue insignia militar del imperio persa y estuvo presente en los estandartes de las legiones romanas. Fue usada como emblema por el imperio bizantino, por Saladino, por los Reyes Católicos y por los Habsburgo. Incluso por Napoleón durante el primer imperio francés y por los padres de la indenpendencia de los Estados Unidos de América. Es el símbolo nacional de Méjico y forma parte de los emblemas de países como Egipto, Irak, Palestina y Alemania. Muchos pueblos (Mesopotamia, India, Grecia, etc.) han reconocido la figura de un águila en el cielo nocturno. Es la constelación Aquila.

Inmanuel Kant escribió en el prólogo de su “Crítica de la razón pura” que – … la razón humana tiene el destino singular de […] verse acosada por preguntas que no puede rechazar, pues le vienen dadas por la naturaleza de la razón misma… – y nosotros estamos obligados a preguntarnos cómo es que la presencia misteriosa del águila emerge constantemente en culturas diversas a lo largo del tiempo. Tienen que reunirse una serie de rasgos únicos en esta especie de ave para que el inconsciente colectivo la proyecte una y otra vez en los mitos y las leyendas. De algún modo, el águila debe hablar al ser humano en lenguaje simbólico

P´REZ&MÜLLER

Si le ha gustado el artículo, no se pierda su segunda parte: La sabiduría en el mito de la renovación del águila. Seguiremos hablando de la renovación y la transformación del águila. ¡Ah! Y compártalo en redes sociales. También puede suscribirse al blog para recibir por correo notificación de las nuevas entradas. Un saludo y ¡fuerza en el salto cuántico!

La transformación del águila

Águila calva

REFERENCIAS

1.  La numerología es vital tanto en la mitología como en la vida diaria (bien lo saben los matemáticos). Tanto es así, que un simple número puede hacer decorar tu cartera con 400.000 € del gordo de Navidad o puede datar lo que Jehoshua tardó en resucitar de entre los muertos.

2. Una antigua leyenda egipcia, recogida por Aristóteles y copiada más tarde por Plinio, mostraba al águila renovándose al recortar el pico con una roca.

3. El ave Fénix tiene su origen en la garza mítica egipcia llamada Bennu. Según Herodoto se trataría de un águila.

4. – … Como un águila que despierta su nidada, que revolotea sobre sus polluelos, extendió sus alas y los tomó, los llevó sobre su plumaje… – Deuteronomio 32:11.

¿Le fue útil este artículo?

Pulse una estrella para calificar

Puntuación media / 5. Recuento de votos

Leave a Comment