El águila nos enseña sabiduría

¿QUÉ PUEDE APRENDER DEL ÁGUILA? (2ª Parte)

Como vimos en la primera parte de este artículo, el águila es un ave mitológica (Léase ¿Qué puede aprender del águila? (1ª Parte)). Aunque existen numerosas especies y subespecies de águilas, haremos referencia a la más conocida, el ave de presa de mayor tamaño, el águila real.

LAS EXTRAORDINARIAS HABILIDADES DEL ÁGUILA

EL PARADIGMA DEL DEPREDADOR

El águila posee unas excepcionales destrezas y un robusto equipamiento para la caza. Goza de una extremada agudeza visual, velocidad (puede alcanzar los 150 km/h) y fuerza (sostiene en vuelo a presas con más del doble de su peso corporal), así como unas patas fuertes, garras desarrolladas y un pico poderoso. Vuela tan alto que el ojo humano apenas es capaz de divisarla. Desde las alturas examina un vasto territorio y cuando detecta una posible presa, la acecha gracias a su agudeza visual y se precipita sobre ella a toda velocidad para su captura.

EXCEPCIONAL CAPACIDAD DE ADAPTACIÓN

Su poderío cazador y su amplia y variada dieta le permiten adaptarse prácticamente a cualquier ecosistema. Le sirve de alimento una amplia variedad de animales pequeños, como liebres, comadrejas, culebras, ratones, zorros, etc., y crías de mamíferos de mayor tamaño, como ciervos, cabras, jabalíes, rebecos, etc. Además, si las condiciones climáticas son severas, puede practicar el no tan noble arte del carroñeo.

LEALTAD

La hembra, quieta, erguida y observante, escoge al macho después de que la corteje por medio de una exhibición ritual en la que muestra toda su habilidad y pericia: vuelos en picado, acrobacias, etc. Una vez formada la pareja de águilas, se mantienen fieles hasta la muerte, es decir, es un animal monógamo.

SÓLO LOS FUERTES SON PROTECTORES

Nidifica en lugares altos, inhóspitos e inaccesibles, casi siempre en oquedades de paredes rocosas. La tarea de empollar los huevos le incumbe fundamentalmente a la hembra. Mientras tanto, el macho se dedica a la caza, aunque en ocasiones se turnan en la incubación. Los polluelos, que necesitan constante supervisión durante las primeras semanas de vida, son alimentados por la hembra, que despedaza las presas que el macho trae al nido. Más adelante, macho y hembra se turnan en las cacerías. Ambos protegen el nido de cualquier intruso que ose acercarse.

BUSQUE UN LUGAR Y ELEVE SU ESPÍRITU OBSERVANDO AL ÁGUILA

Si alguna vez tiene la ocasión de disfrutar observando un águila real en acción, comprenderá qué significa todo este rollo de los símbolos y por qué los seres humanos de todos los tiempos y lugares han incluido en sus mitos y leyendas este majestuoso animal.

Observándolo, si permanece en silencio y alcanza ese anonadamiento, casi místico, que caracteriza al buen naturalista, podrá acceder a los arquetipos descritos por Jung, que por ser inconscientes son de difícil acceso. Otra forma de alcanzar este nivel inhóspito de nuestra mente es a través de los mitos y leyendas en que las águilas estén presentes (que son muchos, por cierto), siempre que sea capaz de parar y aparcar (o tal vez frenar y poner en ralentí) su mente racional.

INEVITABLEMENTE EL INCONSCIENTE SE MUESTRA LA OBSERVAR AL ÁGUILA

El poder y autoridad que el águila revela en los cielos nos remite a los arquetipos del gobernante y del padre, de ahí que en las mitologías griegas y romanas esta ave represente al padre de los dioses (Zeus y Júpiter) y se haya asociado en distintas culturas con los reyes y príncipes. Asimismo, la tradición judeocristiana se refiere a Yahveh, el Padre de Jehoshua, como un águila.

La sensación de libertad que emerge en nuestros corazones al ver volar al águila despierta el arquetipo del explorador. Su espectacular cortejo nupcial y la fidelidad hacia su pareja, por un lado, y el extremado cuidado y protección que ofrecen a sus crías, así como la construcción del nido en roca firme y lugares inaccesibles, por el otro, aluden a los arquetipos del amante y del cuidador (también al de la madre), respectivamente. El héroe arquetípico aparece cuando reconocemos su valor, audacia y fortaleza durante la caza.

EL ARQUETIPO DEL SABIO. LA TRANSFORMACIÓN

Pero aún hay más, el hecho de que el águila vuele tan alto, tanto que le permite observar el mundo con más amplitud y desde otra perspectiva, nos conduce al arquetipo del sabio. El sabio desea conocer los misterios que encierra la existencia, quiere alcanzar la verdad y para ello eleva su espíritu. La sabiduría no se consigue permaneciendo instalado en el área confortable, haciendo y pensando una y otra vez lo mismo, percibiendo las cosas y actuando de modos que conducen repetidamente a idénticos resultados, sino abandonando el orgullo que producen nuestras certezas; despojándose de las actitudes y conductas torcidas; desechando pensamientos, esquemas, códigos y estructuras mentales que obstaculizan el desarrollo; y queriendo, pensando, sintiendo y deseando lo bueno, lo bello y lo verdadero. Es decir, transformándose.

El que anhela la sabiduría se transforma y se renueva como el águila de la narración alegórica de nuestro hermano Kefa y del Physiologus; se eleva y asciende, con vuelo firme y decidido, hacia el cielo donde la visión del mundo cambia y en dirección al sol, cuya luz alumbra y calor quema las impurezas5.

Renovación

Renovación

Alcanzar la sabiduría requiere despojarse de lo viejo y transformarse en algo nuevo. Para ello hay que buscar y encontrar. No es nada fácil. El arquetipo del sabio implica esfuerzo y sacrificio, lo cual produce dolor y sufrimiento. Es el dolor y sufrimiento profundos lo que a menudo lleva a las personas a buscar la sabiduría. Esa búsqueda genera dolor y sufrimiento, cerrándose así un bucle del que puede parecer imposible salir. Pero no es así. La búsqueda no es infructuosa, porque al que busca le es dado encontrar y cuando recibe la sabiduría, la satisfacción y el gozo son indescriptibles.

Así que a partir de ahora no rechace ningún relato chino (o hindú, japonés, cristiano, hebreo o apache), por muy infantil o ridículo que te parezca. Es muy probable que sus letras, más allá de su significado literal, posean un excepcional valor didáctico. La mayoría de cuentos que conocemos, desde “Pinocho” hasta “la Cenicienta”, son en realidad narraciones simbólicas que no sólo buscan entretener, sino que encierran grandes enseñanzas. Y del relato sobre el águila que nos trae hasta aquí podemos aprender la importancia de transformar nuestras vidas.

MANTÉNGASE ERGUIDO COMO EL ÁGUILA

¿Quiere transformar tu vida?, puede empezar levantándose sobre sus pies, enderezándose, manteniendo los hombros hacia atrás (como dice el polémico pensador Jordan B. Peterson), levantando la barbilla6 y diciendo en voz alta – ¡deseo cambiar mi vida! –7. Busque revolucionar su vida. No sólo en el nivel físico, sino también en el mental y espiritual. Aunque siendo el ser humano una unidad compuesta de cuerpo, mente, alma y espíritu y teniendo en cuenta el principio hermético de – como es arriba, es abajo -, cualquier cambio que haga en la dimensión física, trascenderá de inmediato en las restantes dimensiones.

Y lo mismo sucede con toda modificación en cualquiera de las otras facetas humanas: modifique una actitud, por ejemplo, y obtendrá resultados físicos, etc. Un cambio físico no se trata exclusivamente de un nuevo look o la compra de unos zapatos a la última moda. Organizar su entorno físico es uno de los cambios que mayor impacto puede tener sobre tu vida. Puede empezar por su habitación. Si está hecha un caos, proporcionarle un orden tendrá una influencia notable en su psique8. También puede influir en su físico mediante una actividad física programada, una dieta correcta y equilibrada, la suplementación, etc.

La transformación y la renovación de su cuerpo y mente, para la recarga de tu espíritu y la vibración alta de tu Alma, serán tratados a lo largo del tiempo en este blog.

¡Revoluciona tu mundo y apúntate a la Humanidad Alfa!.

P´REZ&MÜLLER

pluma

5. Hasta no hace mucho, el orfebre sometía los metales preciosos al fuego para eliminar las impurezas, de ahí que se le haya relacionado simbólicamente con la purificación y transformación.

6. Se sabe que la adopción de una postura dominante puede elevar los niveles plasmáticos de testosterona, la hormona masculina por excelencia, y disminuir la del estrés, el cortisol. No es de extrañar que la postura erguida del águila se relacione simbólicamente con la virilidad, – … pero esto es otra historia y deberá ser contada en otra ocasión… –  Léase Autoestima: Cómo mejorarla en 9 pasos

7. El poder de la palabra es inmenso. Pensar y verbalizar las intenciones es el primer paso para el éxito. Según la narración del Génesis, primer libro de la Biblia, Dios usa la palabra para iniciar la creación: – … Y la tierra estaba sin orden y vacía […] Y dijo Dios: Sea la luz. Y hubo luz... – Génesis 1:2-3.

8. El orden que se establece desde del caos primordial está en el origen de numerosas cosmogonías.

Si le ha gustado el artículo, compártalo en redes sociales. También puede suscribirse al blog para recibir por correo notificación de las nuevas entradas. Un saludo y ¡fuerza en el salto cuántico!

Leave a Comment