SincroArmonía-Cuántica

¿QUÉ ES EL EXTRAÑO FENÓMENO DE LA SINCROARMONÍA CUÁNTICA (1ª Parte)

No hace falta preguntarlo. Estamos convencidos de que usted se ha sorprendido al encontrarse por la calle, entre el gentío, con un viejo conocido del que ha estado hablando unos minutos antes y al que hacía años que no veía. Bienvenido a la SincroArmonía cuántica.

SINCROARMONÍA CUÁNTICA

Seguro que en alguna ocasión ha comenzado a marcar en su móvil (celular) el número de su primo (hermano, hija, amigo, compañera de escuela…) al que hace días que no llama y cuando no ha terminado aún de hacerlo ve aparecer en su pantalla una llamada entrante (o un mensaje de WhatsApp) de esa misma persona a la que pretendía llamar. ¿Quién no ha experimentado sucesos similares?

Estas extrañas coincidencias le habrán sucedido, como a todo el mundo, aunque es muy posible que ni siquiera las recuerde. Es probable que las haya archivado en las profundidades de su disco duro, porque su mente, estructurada en modo occidental, las consideró casualidades, hechos fortuitos, consecuencia del más puro azar. También puede ser que esa casualidad esté bien presente en sus recuerdos, porque usted, a diferencia de la mayoría, posea una mentalidad menos racional y más intuitiva; o bien, porque ese hecho que le sucedió sea literalmente imposible atribuirlo al azar. Esto último, es decir, una SincroArmonía Cuántica (como nos gusta denominar desde P´rez & Müller) de órdago, nos sucedió a nosotros, los abajo firmantes.

LO QUE NOS OCURRIÓ MARCARÍA PARA SIEMPRE NUESTRAS VIDAS

Recién finalizados los estudios universitarios, nos desplazamos de viaje de  fin de carrera a la preciosa isla de Tenerife. Es una isla mágica y esotérica donde las haya. Casi acabadas las vacaciones, después de un largo e intenso día, caímos rendidos sobre los confortables colchones de una coqueta habitación del hotel en Puerto de la Cruz. Hacía mucho calor, un calor poco habitual en las islas. Un calor húmedo que nos hacía recordar esos días en que, según la película, suele aparecer el depredador de hombres. Desde la cama podíamos ver a través de la ventana, abierta de par en par, una preciosa luna llena que inundaba de luz la estancia. Así, nos quedamos dormidos y Jaakob comenzó a soñar.

UN SUEÑO SINCROARMÓNICO

Caminaba solo por un pasillo en penumbra. Las paredes eran de un color indefinido, que reflejaba tenuemente la luz que emitía una puerta abierta al final del pasillo. Poco después, se percató de que se trataba de un ascensor. Entró y la puerta se cerró. El silencio era su única compañía en el interior. En seguida comenzó a descender sin que hubiese pulsado botón alguno. Unos segundos después se paró bruscamente y la puerta se abrió a la más profunda y absoluta oscuridad. No había pasillo, ni hall, ni recepción alguna más allá de la puerta abierta del ascensor. Únicamente la oscuridad. Sin embargo, Jaakob sintió una presencia indescriptible. Desde la nada algo le observaba con atención y un temor intenso le invadió. Se despertó. De un salto se quedó sentado sobre la cama dando gracias a la Providencia de que todo hubiera sido una pesadilla.

Unos segundos más tarde, mientras miraba por la ventana en busca de la ya desaparecida luna llena, Jehohanan despertó a su lado con un fuerte grito. Al ser interrogado por Jaakob acerca de la causa de su sobresalto, Jehohanan comenzó a relatarle la pesadilla horrible que le había hecho despertar asustado. Estaba dentro de un ascensor que bajaba sin fin y tras un angustioso viaje, se paró en seco. Se abrieron las puertas, pero le dio miedo salir porque sentía una presencia extraña y maligna en la nada. Cuando Jaakob le preguntó a qué se refería con eso de la nada, no supo encontrar las palabras adecuadas, porque no era oscuridad, ni siquiera la falta de luz, era eso, la nada.

¡Los dos habíamos tenido el mismo sueño aterrador al unísono! Detalle por detalle, exactamente igual: el pasillo, el luminoso ascensor, la oscuridad (o la nada) y la presencia: ¡idéntico sueño!.

Un sueño sincroarmónico

¿CASUALIDAD O CAUSALIDAD?

Aquella casualidad convulsionó nuestra Alma. La formación científica que habíamos recibido, la cosmovisión occidental, racionalista y mecanicista, que impregnaba cada célula de nuestro organismo, nos llevó a tratar de hacer un análisis de lo sucedido, buscar una explicación, un nexo causal y concluimos que, aunque remotamente improbable, la ocurrencia de un fenómeno semejante podía ser atribuida al azar. Acabamos casi desechándolo. Decimos casi, porque a pesar de toda lógica cartesiana, dentro de nosotros había algo que se resistía a pensar en la mera casualidad. Así que – ... guardamos todo aquello en nuestro corazón…-, por si en un futuro, pudiéramos darle una explicación profunda a lo que se nos presentaba como azar. Eso mismo hacía Miriam, la madre de Jehoshua, al ver las maravillas que ocurrían a su alrededor1.

NO EXISTEN CASUALIDADES

Pero desde P´rez & Müller sólo creemos en las causa-lidadesHay quien no trata de dar una explicación causal al fenómeno, sino una funcional. Desde esta última perspectiva, se dice que son sucesos que ocurren en momentos de transición y de crisis. Momentos de gran afectividad, como duelos, enamoramientos, viajes, situaciones en las que deben tomarse decisiones fundamentales e incluso en estados alterados de conciencia.  Así, los fenómenos casuales conceden a las personas un sentido y un significado al proceso de transformación de sus vidas en el que se encuentran.

Si bien acabábamos de terminar los estudios universitarios y nos hallábamos en esa fase crítica e incierta de ingreso en el mercado laboral, la separación del núcleo familiar, la independencia, se nos antoja difícil creer que ambos, amigos íntimos pero con diferentes experiencias vitales, tuviésemos que recibir idéntico sentido al acontecer vital.

También están los que piensan que los sucesos casuales se tratan de mensajes, de ayudas o consejos. Creen que se reciben en el momento exacto en que se requieren. Que tienen como finalidad orientar a las personas que los experimentan en su caminar por la vida. De ser cierta esta explicación, aquel tenebroso sueño debía advertirnos de que algo malo acechaba nuestros pasos por el mundo. Tal sugerencia no era muy halagüeña.

-No existe la casualidad, lo que se nos presenta como azar surge de fuentes profundas-. Friedrich Schiller Clic para tuitear

CARL JUNG Y LA SINCROARMONÍA CUÁNTICA

Aunque este fenómeno se conoce desde la antigüedad, fue Carl G. Jung, uno de los fundadores de la psicología profunda, quien acuñó el conocido término sincronicidad para designarlo y lo definió como – … coincidencias temporales de dos o más sucesos relacionados entre sí de una manera no causal y que presenta alguna relación con los pensamientos y emociones de la persona que la experimenta… -. Nosotros, sin embargo, preferimos hacer referencia a la sincronicidad de Jung como SincroArmonía Cuántica (Deepak Chopra habla de SincroDestino). En seguida sabrán por qué.

Jung y la Sincronicidad o SincroArmonía cuántica

Carl Gustav Jung

Durante años, Carl G. Jung se sintió interesado por este fenómeno. Finalmente llegó a la conclusión de que debía existir una conexión tan íntima entre la persona y su entorno que produciría una atracción creadora de circunstancias coincidentes. Como el psicólogo no podía dar una explicación a las coincidencias de dos sucesos sin causa que las conectase, pensó que, tal vez, la mecánica cuántica y las extravagantes, ilógicas y paradójicas propiedades del mundo de las partículas subatómicas, pudieran arrojar algo de luz a la SincroArmonía Cuántica. Acabó recurriendo a su amigo, el premio Nobel y uno de los padres de la mecánica cuántica, Wolfgang Pauli. Con él acabó colaborando para publicar la obra “Sincronicidad como principio de conexiones acausales”.

EL ASOMBROSO CASO DEL ESCARABAJO DE ORO

De las páginas del libro citado procede el siguiente extracto donde se describe un desconcertante caso que le aconteció a Jung en su consulta: 

 – … El problema de la sincronicidad me preocupa desde hace mucho tiempo, sobre todo desde que mis investigaciones sobre los fenómenos relacionados con el Inconsciente colectivo me hicieron tropezar una y otra vez con conexiones que ya no me era posible seguir explicando como meras acumulaciones de acontecimientos. Tratábase de coincidencias, pero tan significativamente conexas que su ocurrencia puramente casual representaba una improbabilidad que sólo podría expresarse mediante una magnitud inconmensurable.

Citaré como ejemplo un caso de mi propia observación: una joven paciente tuvo, en un momento decisivo del tratamiento, un sueño durante el cual se le regalaba un escarabajo de oro. Mientras ella me relataba el sueño estaba yo sentado de espaldas a una ventana cerrada. De repente percibí detrás de mí un ruido, como si algo golpeara suavemente contra el cristal. Volviéndome, advertí que un insecto había chocado con éste desde fuera…, abrí la ventana y lo cacé al vuelo. Era la analogía más próxima de un escarabajo de oro que cabe encontrar en nuestras latitudes, una Cetonia Aurata, que evidentemente se había sentido impulsada –en contra de sus hábitos comunes– a penetrar en una habitación que en ese preciso momento estaba oscura. Debo admitir que ni antes ni después me ha sucedido un caso semejante… -.

SINCROARMONÍA Y MECÁNICA CUÁNTICA

Pauli pensaba que la SincroArmonía Cuántica era una de las manifestaciones del Unus Mundus. Este término, popularizado por Jung, implica una realidad subyacente que unifica, de la que emerge y a la que regresa todo lo existente.

Esta realidad de Pauli recuerda a los postulados del físico estadounidense David Bohm, que sugería, en su “teoría del orden implicado (o implícito) y totalidad”, la existencia de una realidad no local (fuera del espacio) necesaria para el mantenimiento de la vida. Según su teoría, no es el azar, la indeterminación y la incertidumbre las que gobiernan el mundo subatómico. Antes al contrario, es un profundo orden (orden implicado o implícito) el que rige, abarca, subyace, atraviesa, impregna y conecta todo lo existente, lo que determina todo cuanto acontece tanto en ese mundo fantasmagórico de las partículas como en el determinista mundo ordinario macroscópico (orden explicado o explícito).

Pauli

Wolfgang Pauli

No escapaba a la prodigiosa mente de Jung las resonancias espirituales que poseían las teorías de la mecánica cuántica. El Unus Mundus de Pauli y el Orden Implicado de Bohm parecían copiadas de la sabiduría perenne universal – … la Realidad Una, divina, inherente al múltiple mundo de las cosas, vidas y mentes… –2. Los Vedas, Taoístas o Místicos cristianos hablan de lo mismo: Brahman, principio universal o el Alma del mundo del cual ha salido todo y sobre lo que todo descansa; el Tao como la realidad última, origen del mundo, que da unidad a todas las cosas; y el Logos3, el Absoluto, del que se dice en la Escritura judeocristiana (mejor conocida como Biblia) que – … de él, y por él, y en él, son todas las cosas…- .

ABRA SU SER

Está claro que cuanto más vaya usted abriendo sus ojos, sus oídos, su mente, su Espíritu y su Alma, a todo lo que se escapa de la lógica racional, más fenómenos de SincroArmonía Cuántica, vivirá en primera persona. Antes de terminar esta primera entrada, vamos a relatarle otro ejemplo curioso que vivió recientemente Jehohanan.

UN EJEMPLO MÁS DE SINCROARMONÍA CUÁNTICA

Estaba esperando su pedido en una cadena de comida rápida (las odia, pero muy de vez en cuando, no más de una vez al mes, claudica ante sus hijos) y por falta de uno de los elementos del menú, tuvo que esperar más de la cuenta. Como la chica que le atendía se empezó a agobiar al ver la cara de póker de Jehohanan (que curiosamente estaba muy tranquilo porque sabe que en esos precarios trabajos, bastante tienen que aguantar a la abundante clientela que quiere todo ipso facto y además, conformarse con sus miserables sueldos), le regaló una bolsa extra de patatas fritas para compensar la espera.

UN MENSAJE CUÁNTICO

En décimas de segundo, Jehohanan pensó un lacónico – qué pena de patatas fritas porque, yo, no me las voy a comer, qué desperdicio de comida – .

Ese mensaje cuántico de su mente llegó a la Matriz Creadora. Lo que a continuación ocurrió, hizo sonreír a Jehohanan. Cuando salía del recinto y se dirigía a su coche (auto, carro) , un hombre de unos 30-35 años, lo saludó con un – hola -. Jehohanan le devolvió el saludo y continuó su caminar. Pero al acercarse a su vehículo, notó que alguien le seguía sus pasos, por lo que paró en seco y se giró para ver quién andaba a sus espaldas. Enfrente, estaba otra vez el mismo hombre. Ni su vestimenta ni su compostura hacían presagiar lo que iba a pasar de inmediato. Al ser interrogado de forma inquisitoria por Jehohanan, él respondió, – ¿me puedes dar algo de dinero para comer? -.

En esos instantes, Jehohanan se sintió feliz porque había encontrado a alguien al que le iba a servir y de mucho, aquel cartucho (así se llamaban antiguamente a las bolsas de frituras) de patatas recién fritas, que no se iba a comer nadie de su familia. Jehohanan había conectado con la Matriz Creadora y Ésta le respondió en apenas un minuto. El hombre cambió su rictus serio y casi sumiso, por una alegre sonrisa. Se sentó de un salto en un muro y comenzó a comerse aquellas patatas fritas.

CONSIDERACIONES FINALES

Lo dejamos aquí por el momento. En el próximo post profundizaremos en las implicaciones de la mecánica cuántica, en la Matriz Creadora que subyace a toda la manifestación espacio-temporal, así como en las de la espiritualidad universal en relación con el fenómeno de la SincroArmonía Cuántica. Y pondremos dos ejemplos más, maravillosos, relacionados con una noche oscura del Alma, Elizabeth Kübler-Ross y sus mariposas, y con un viaje en metro en Madrid y un vendedor ambulante de pañuelos de papel…

Lea la segunda parte de esta entrada SincroArmonía cuántica 2ª parte

También le recomendamos la lectura del libro de Deepak Chopra, Sincrodestino: Descifra el significado de las coincidencias y crea los milagros que has soñado”. Si vive en España, puede adquirirlo online aquí

Si vive fuera de España, consígalo online aquí

P´REZ & MÜLLER

El universo cuántico y la SincroArmonía

CONTINUARÁ…

Lea la segunda parte de esta entrada SincroArmonía cuántica 2ª parte

1.- Después del nacimiento de Jehoshua, el Ángel del Señor se apareció a unos pastores diciéndoles que había nacido el Salvador, el Mashiaj (Mesías). Al escuchar Mir-Yam (Miriam, Mariam o María) las palabras de los pastores, se maravilló. Y según relata el evangelio de Lucas (2:19) –  guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón… -.

2.- Cita de la obra “La Filosofía Perenne” de Aldous Huxley

3.- Juan 1:1 -… En el principio ya era el Logos, y aquel que es el Logos era con el Dios, y el Logos era Dios…- . Este Logos encarnado se llamó Jehoshua, el Mashiaj.

Si le ha gustado el artículo, no se pierda la SincroArmonía 2ª parte. ¡Ah! Compártalo en redes sociales. También puede suscribirse al blog para recibir por correo notificación de las nuevas entradas. Un saludo y ¡fuerza en el salto cuántico!

Comments

  1. Siempre me han llamado la atención lo que llamamos “casualidades” de la vida.
    Y aunque al final, es verdad, q las echas al olvido, también es cierto que a veces, me han llamado poderosamente la atención.
    Un artículo muy esclarecedor y que deja con ganas de seguir descubriendo.

    1. Hola, María Le agradecemos sus palabras. En unos días publicaremos el siguiente post en relación con la sincroarmonía cuántica. No se lo pierda. Reciba un saludo.

    1. Hola, Javier. A decir verdad, es un tema apasionante. En el siguiente post esclareceremos la existencia de esa dimensión no espacio-temporal, llamada también vacío, campo akásico, campo morfogenético,.. de la que emana información para la humanidad. Un saludo.

  2. Me encantaria saber más sobre el tema ya que siento que todo concuerda desde los inicios y cada días es más claro. Algún contacto

    1. Hola, Javier. A no tardar mucho publicaremos una nueva entrada sobre el asunto, que seguro será de interés. Trataremos de aportar bibliografía por si deseara profundizar. Reciba un saludo.

  3. Hola. Siempre me encantaron estos temas y siempre los lei. Tambien me han pasado muchisimos casos de Sincroarmonia. Gracias por su publicacion poque siempre leo algo nuevo y aprendo mas y lo mejor de todo esto es que siempre lo pongo en practica. FUNCIONA no lo duden.

    1. Author

      Gracias, María. Todos hemos tenido este tipo de extraños fenómenos, aunque en ocasiones los hemos pasado por alto. Proceden de una dimensión desconocida para la mayoría y debemos concederles la atención que merecen. De ahí que debamos entrenar el “tercer ojo”, el ojo de la intuición-contemplación, que percibe la realidad no-dual y nos ofrece una perspectiva muy diferente de la realidad. Seguiremos escribiendo sobre este y otros muchos temas interesantes.

  4. Siempre he creído en estas sincronizaciones mentales, pues a mi me ha sucedido varias veces y entre ellas dos que me han impactado al venirse un recuerdo de treinta y cuarenta años atrás y al rato aparecer la persona involucrada en tal recuerdo.

  5. Siempre pense que las casualidades no existen, además estoy conbensida que cuando tiramos un deseo al universo se cumple, o cuando pensamos mucho en alguien que no vemos hace mucho este aparece de algún modo

    1. Author

      Nosotros tampoco creemos en las casualidades. Todo sucede por alguna razón y con un propósito. Pregúntese lo siguiente ¿Y si los deseos y pensamientos que creemos nuestros no lo son en realidad, sino que han sido vertidos en nuestra mente desde otro plano? Un afectuoso saludo.

Leave a Comment