Sincronicidad

SINCROARMONÍA CUÁNTICA (2ª Parte)

Tanto considerada desde una perspectiva funcional, como en lo que se refiere a sus causas, la Sincronicidad o SincroArmonía cuántica es todo un misterio. Un ejemplo de este fenómeno, extraído de la historia universal, son las transformaciones espirituales acontecidas en diferentes ámbitos geográficos y culturales del planeta en torno al siglo VI a.C.

Antes de continuar le recomendamos que lea la primera parte de este artículo: El extraño fenómeno de la SincroArmonía Cuántica.

SINCRONICIDAD UNIVERSAL

En Grecia tendría lugar la fundación de la filosofía racional (precedente de la ciencia), al tiempo que en China aparecieron las eminentes figuras de Confucio y Lao Tse. De la misma época son los fundadores indios del Jainismo y el Budismo, Mahavira y Buda, respectivamente. También aparecen en ese momento los profetas Ezequiel y Jeremías en el Judaísmo antiguo. Probablemente, aunque existe controversia, Zaratustra estableció la antigua religión persa por entonces.

Hans Joachim Störig, lexicógrafo y ensayista alemán, en su “Historia universal de la Filosofía” afirma, en relación con este giro determinante de la historia de la humanidad, lo siguiente:

– … El hecho de que en lugares diferentes del globo, en numerosos ámbitos culturales prácticamente incomunicados entre sí, y en el mismo tiempo, el espíritu de la humanidad diera un poderoso paso hacia adelante, se despertara, por así decirlo, en las personalidades indicadas, es para nosotros tan sorprendente como inexplicable. A la vista de esta acumulación única, algo en nosotros se opone a hablar de mera casualidad. Tampoco se ha logrado, sin embargo, una explicación convincente de esta coincidencia. Posiblemente, seguirá siendo siempre un misterio… – 

El paradigma empírico, racionalista y mecanicista de la ciencia se encuentra imposibilitado para dar una explicación a este tipo de hechos coincidentes. Como no puede aducir la transmisión material del conocimiento a través del espacio y del tiempo regresa al manoseado azar. Es decir, al no poder explicar la difusión cultural como nexo causal necesario entre estos fenómenos de ocurrencia simultánea, recurre a la casualidad.

Sin embargo, un espíritu sagaz no logra calmar su hambre con la alternativa explicativa del azar o la casualidad. “El Kybalion declara que el azar no es más que el nombre que se le da a una ley desconocida y que hay muchos planos de causación.

SIN EXPLICACIÓN PARA LA SINCRONICIDAD

Sería absurdo no reconocer la necesidad de la razón de hallar relaciones causales en los sucesos de la experiencia. De hecho, esta entrada no es más que un intento de interpretar la misteriosa Sincronicidad o SincroArmonía Cuántica. No obstante, no es posible hacerlo encasillados en el paradigma clásico de la ciencia. No se puede pretender desentrañar el fenómeno reduciéndolo a sus partes materiales constituyentes y a las interacciones entre ellas. Ni tampoco creyendo que todas las partículas materiales obedecen a leyes mecánicas. No es factible tratar de reproducir en un laboratorio, a través de un experimento, este fenómeno. Ni siquiera hallar regularidades en el mismo (siempre que se ha dado A, también se ha dado B) y mucho menos una explicación causal.

Podríamos conformarnos, y sería totalmente lícito, con la interpretación y comprensión, por ejemplo, de los citados despertares espirituales que tuvieron lugar en aquella época, denominada por algunos como tiempo eje de la humanidad. Podríamos resignarnos con entender su significado o intención. Sin embargo, nosotros no nos conformamos con ello. Pretendemos llegar al origen causal del fenómeno sincroarmónico. 

UN EJEMPLO DE SINCRONICIDAD ENTRE MACACOS

Pongamos otro ejemplo de sincronicidad que se produjo en una especie animal (no humana). A principios de los 50, un grupo de científicos se trasladó a Koshima, una isla cercana a Japón, para estudiar al macaco japonés. Durante la investigación se proporcionaba batatas dulces (boniatos) a la colonia de monos, que se les dejaban caer sobre la arena. Hasta que una hembra joven, llamada Imo, no comenzó a lavar el tubérculo con agua del mar, el resto se las comía con la fastidiosa e ingrata arena.

Imo le enseñó el truco a sus compañeros de juego, que aprendieron ese nuevo método por imitación. Durante unos años se fue extendiendo la innovación cultural. Fue aprendida gradualmente por todos los monos jóvenes y unos pocos adultos. Muchos otros adultos se resistieron al cambio y siguieron comiendo el boniato con arena. Esto suele suceder también en nuestra especie: cuantos más años se tiene, más difícil parece cambiar las costumbres.

Macaco de cara roja y sincronicidad

Macaco de cara roja y sincronicidad

Pero llegó un día cuando un mono más aprendió a lavar los tubérculos. De repente, todos los monos adoptaron el hábito lavandero, dejando de lado la resistencia estoica que durante años habían mostrado. Pero esa repentina eclosión ideológica no fue lo más sorprendente. Lo más extraordinario fue el hecho de que la costumbre de lavar las batatas dulces cruzase espontáneamente el mar. ¡Las colonias de monos de otras islas del archipiélago y el grupo continental de monos de Takasakiyama, comenzaron a lavar sus dulces tubérculos sin que ningún mono de Koshima hubiera salido de la isla para enseñarles!. Es como si al adoptar el hábito ese último macaco, el hábito mismo saltara las barreras naturales y se incorpora al acervo de toda la especie.

Y ENTRE ÁRBOLES

Dora Fried Schnitman, psicóloga de la universidad de Buenos Aires, cita en su libro “Nuevos paradigmas, cultura y subjetividad”, al filósofo y sociólogo Edgar Morin, padre del pensamiento complejo, en relación con otro inexplicable caso.

-… Hace poco se descubrió que hay una comunicación entre los árboles de una misma especie. En una experiencia realizada por científicos, se quitaron todas las hojas a un árbol para ver cómo se comportaba. El árbol reaccionó de un modo previsible, es decir, que empezó a segregar savia más intensamente para reemplazar rápidamente las hojas que le habían sacado. Y también segregó una sustancia que lo protegía contra los parásitos. Pero lo que es interesante es que los árboles vecinos de la misma especie empezaron a segregar la misma sustancia antiparasitaria que el árbol agredido… – .

¿Árboles de la misma especie unidos por un hilo invisible?

¿Árboles de la misma especie unidos por un hilo invisible?

EN BUSCA DE UNA EXPLICACIÓN CAUSAL

¿Cómo explica la ciencia la sincronicidad o fenómenos sincroarmónicos?. Como hemos dicho, no puede. Al menos no desde una visión newtoniana-cartesiana del mundo.

El biólogo y filósofo británico Rupert Sheldrake planteó una explicación fuera del marco paradigmático de la ciencia mecanicista. Pero al no traer bajo la manga una ley o fuerza, poco más que fue crucificado en un madero. Postuló la existencia de un campo morfogenético, un campo no-local, esto es, más allá de la dimensión espacial. Una especie de matriz intangible, a través de cuyos hilos invisibles circula información que conecta a todos los miembros de una especie biológica. Es inevitable asociar el concepto propuesto por Sheldrake con el Akasha de la sabiduría Veda, que vendría a ser un registro cósmico que contiene toda la información del universo.

Sólo el paradigma cuántico puede proporcionarnos una explicación del fenómeno sincroarmónico o sincronicidad. La mecánica cuántica nos abre la puerta de par en par a una nueva visión de la realidad. Esta rama de la física comenzó su andadura con el físico y matemático alemán Max Planck.  Se dio cuenta de que no podía justificar su descubrimiento sobre el salto de electrones entre órbitas, con la consiguiente pérdida o ganancia de energía, encasillado en el modelo clásico.

ADENTRÁNDONOS EN LAS MISTERIOSAS PROPIEDADES DEL MUNDO SUBATÓMICA

A partir de ese momento fueron descubriéndose las extrañas y paradójicas propiedades del mundo de las partículas. Enumeramos y resumimos brevemente a continuación sus principios esenciales.

PARADOJA DE LA DUALIDAD ONDA-PARTÍCULA

Fue Louis-Victor de Broglie quien descubrió este hecho paradójico, contrario a la lógica. Demostró que una partícula puede comportarse como una onda, y una onda como una partícula. O dicho de otro modo, que la materia puede definirse como un sólido –partícula- y un campo de energía –onda- al mismo tiempo. El fenómeno niega por completo una de las leyes fundamentales de la lógica, a saber, “la ley de la contradicción”: Es decir, lo que es una cosa no puede ser otra a la vez.

EXPERIMENTO DE LA DOBLE RENDIJA

Se descubrió con sorpresa que un fotón proyectado hacia una pantalla con dos rendijas, puede atravesar ambas al mismo tiempo. Este hecho contradice otra de las grandes leyes de la lógica, la del medio excluido. El fotón debe pasar por una rendija o por la otra, pero nunca por las dos a la vez. Dejemos que el profesor Quantum nos explique la experiencia en uno de los fragmentos de la película “¿Y tú qué sabes?“:

PRINCIPIO DE INCERTIDUMBRE

El eminente físico alemán Werner Heisenberg formuló este principio de la mecánica cuántica, según el cual es imposible conocer con precisión dos magnitudes físicas de un objeto cuántico al mismo tiempo. Es decir, no puede conocerse simultáneamente la posición y el momento lineal de un electrón.

¿Por qué no es posible saber con precisión el estado presente de un sistema físico a nivel subatómico?. Heisenberg afirmaba que el observador, por el mero hecho de realizar la medida, interfiere de alguna manera con el objeto de la observación. El acto de observar afecta al estado de lo que se observa. Este fenómeno choca frontalmente con el fundamento esencial del paradigma clásico newtoniano: en el universo físico el sujeto que observa está separado, es autónomo, independiente y diferente del objeto observado. 

SUPERPOSICIÓN

Este principio sostiene que un objeto cuántico, como un electrón, puede estar teóricamente en todos sus posibles estados físicos al mismo tiempo. Cuando se procede a la medición se produce el colapso en uno sólo de los estados posibles. Es decir, la observación hace que la partícula adopte una configuración de entre todas en las que podría estar. Nuevamente aparece el misterioso efecto del observador. De ahí que sea admisible interpretar que la realidad no es más que el resultado de la observación, como si se creara gracias a la interacción del objeto observado y el sujeto observador.

Aquí debemos abrir un paréntesis. La mecánica cuántica nos proporciona una visión del mundo muy semejante a la de las sabidurías orientales no-duales (Taoísmo, Budismo Mahayana, Vedanta Advaita, etc.). No obstante, la filosofía griega, de la que emana la ciencia moderna de occidente, es la madre de los dualismos. El pensamiento occidental construye la realidad en base a los dualismos (yo frente al otro, materia frente a energía, intuición frente a razón,…). De ahí que los científicos que ahondaron en la realidad subatómica quedaran tan perplejos. Se asombraron al descubrir que el sujeto y el objeto, el observador y lo observado, no pueden separarse. Se maravillaron al reconocer que las cosas no están intrínsecamente divididas ni desconectadas y de que la realidad última parece no tener fronteras ni divisiones.

El primer postulado de las doctrinas filosóficas no duales es la existencia de una realidad única. Y el segundo, la unión íntima e indisociable entre sí de todo lo que existe. La consecuencia inevitable de sus postulados la sintetiza el físico austríaco Erwin Schrödinger en su obra “Mi concepción del mundo” :

-... La multiplicidad percibida es sólo apariencia, en realidad no existe... -. Erwin Schrödinger Clic para tuitear

ENTRELAZAMIENTO CUÁNTICO

Se trata de un fenómeno que choca de frente con la visión mecánica, newtoniana-cartesiana del mundo. Además, es contrario a lógica y el sentido común. En el universo subatómico dos partículas pueden hallarse tan real y estrechamente conectadas que formen un sistema con un estado cuántico idéntico, independientemente de la distancia que las separe.

Se sabe que las dos partículas entrelazadas pueden comportarse exactamente igual, aun encontrándose separadas por distancias enormes. Y ocurre sin que entre ellas medie ningún intercambio de materia y/o energía sobre las que cabalgue la información. Lo que le sucede a una, le acontece a la otra instantáneamente, como si formaran una entidad misteriosamente asociada por hilos invisibles. Albert Einstein llamó a este misterioso fenómeno, con cuya interpretación nunca estuvo de acuerdo, – acción fantasmal a distancia -.

Según el físico alemán, para que dos partículas distanciadas cambien al unísono o, dicho de otro modo, se comporten como una sola, debe existir un intercambio de información entre ellas. Y esa información debe viajar a mayor velocidad que la luz, lo cual él mismo demostró que era imposible. Sin embargo, ¡no parece haber comunicación alguna entre las partículas entrelazadas!. Al menos en la dimensión del espacio y el tiempo.

Einstein siguió insistiendo en que esta propiedad cuántica no era más que el resultado del desconocimiento de las leyes que gobiernan el mundo subatómico. Finalmente, los experimentos de Aspen y la célebre paradoja EPR (Einstein, Podolsky y Rosen) demostraron la realidad de este fenómeno. ¡Dos partículas pueden estar entrelazadas con independencia del espacio que las separe!. Esto quiere decir que la conexión entre ambas partículas no puede ser local, es decir, dentro del espacio, sino no-local. Permita que se lo explique el profesor Quantum en el siguiente vídeo:

¿INTUYE EL ORIGEN DE LA SINCRONICIDAD?

Lo vamos a dejar aquí por ahora. No nos cabe duda de que, tras haber sobrevolado las paradójicas e ilógicas propiedades del mundo subatómico, usted ya está intuyendo el origen de las -… coincidencias temporales de dos o más sucesos relacionados entre sí de una manera no causal… -. 

No se pierda la última entrega de la serie sobre la SincroArmonía Cuántica y sincronicidad donde desvelamos, al menos en parte, la causa última del misterioso fenómeno. Coincidencias significativas: SincroArmonía Cuántica

Le recomendamos el libro de Deepak Chopra, Sincrodestino: Descifra el significado de las coincidencias y crea los milagros que has soñado”.

P’REZ & MÜLLER

Descubre la sincronicidad

Si le ha gustado el artículo sobre la sincronicidad o SincroArmonía cuántica, compártalo en redes sociales. También puede suscribirse al blog para recibir por correo notificación de las nuevas entradas y el Compendio de Terapias Naturales gratuitamente. Un saludo y ¡fuerza en el salto cuántico!

¿Le fue útil este artículo?

Pulse una estrella para calificar

Puntuación media / 5. Recuento de votos

Comments

  1. increible como la mente adopta,retiene imagenes, patrones de la vida cotidiana en funcion a lo que cree..!!mientras leia este articulo todo lo que pasaba a mi alrededor tenia un sentido claro y logico. es cuestion de prestar atencion a los detalles de la vida cuando se requieren.

    1. Tenga claro querido lector, que cuanta más CONSCIENCIA tenga del momento presente, de su AHORA, más conectará con su YO, y con más facilidad aprenderá a reconocer cuándo se alinean cuerpo, mente, Espíritu y Alma. En sucesivos post, hablaremos de todo esto. Reciba un cordial saludo de P’REZ & MÜLLER.

  2. Si mi vida esta plagada de ” casualidades” y siempre he sabido que no son tan casuales. Por ejemplo con mi familia tenemos una conexion unica y misteriosa. El universo es uno solo compuesto de lineas invisibles pero tan reales como intangibles y creo q nuestro adn es nuestro enlace.

    1. Author

      Hola, Nury. Hay quien asegura que el ADN no sólo es un receptor-transmisor de radiación electromagnética, sino la antena que nos enlaza con esa dimensión no espacio-temporal, con el unus mundus u orden implicado. Aún queda una entrada sobre este apasionante asunto. No se lo pierda. Un saludo cordial.

  3. Excelente artículo. Me he interesado en la física cuántica desde que leí a Stephen Hawking y ví el vídeo del Dr. Cuantum. Ahora me falta saber cómo logro conectarme con mi Yo superior y cómo atraigo las bendiciones a mi vida, es decir, algunos parecen atraer mucha riqueza a sus vidas, porqué yo no lo logro? Qué debo hacer?

    1. Author

      Muchas gracias, John. La respuesta a sus interrogantes no pueden resumirse en un comentario. Síganos e iremos desvelando las cuestiones que le preocupan. Un saludo cordial.

Leave a Comment