Lenguaje corporal

EL LENGUAJE CORPORAL: EL ALMA AL DESNUDO

Todo el cuerpo, desde el rostro hasta los pies, pasando por las manos y las caderas, expresa información que refleja el estado de ánimo de una persona y sus intenciones. Podría afirmarse que el cuerpo es el espejo del alma (no sólo la cara lo es). Por tanto, la interpretación del lenguaje corporal le permitirá conocer y formarse una impresión correcta de los demás, así como mejorar su habilidad relacional y social.  

Usted está transmitiendo información a través de su cuerpo, sin abrir la boca, y sin que sea consciente de ello en absoluto. Emite una ingente cantidad de mensajes inconscientes, no expresados en palabras y que pueden influir en las personas que le rodean. No hay duda de que el lenguaje corporal transmite mucha más información al interlocutor que el lenguaje verbal. Y se trata de mensajes que, al no depender de la voluntad, son más fiables que los verbales.

El psicoanalista Carl Gustav Jung sostenía que la distinción entre el cuerpo y la mente no era más que un artificio, producto de la actividad analítica de la ciencia moderna. Estaba convencido de que el cuerpo es la materialización o la solidificación de la mente. De ahí la importancia que le otorgaba a la observación de los pacientes, pues creía que le posibilitaba el acceso al universo de la psique.

El lenguaje corporal es la expresión inconsciente de las emociones. Aprende a reconocer sus señales. Clic para tuitear

EJEMPLO REAL DE UN EXPERTO EN LENGUAJE CORPORAL

Durante nuestro paso por la universidad conocimos a un personaje singular. No le caracterizaba un excepcional atractivo ni su retórica era la del típico seductor. Sin embargo, su tasa de éxito sexual rozaba el 100%. Comenzamos a salir los fines de semana juntos y lo que presenciamos era propio de un hechicero. Aunque se resistió, finalmente nos reveló su secreto. De modo autodidacta se había especializado en lenguaje corporal.

Una noche de sábado, en la discoteca, nos mostró cómo lo hacía. A decir verdad, nos parecía un poco repugnante que su único objetivo en la interacción con el sexo opuesto fuese la sexualidad (tal vez fuera envidia por nuestra parte, 😆 ). Pero a cada persona le mueve un fin distinto. Recordamos que a los pocos minutos fijó su interés en un grupo de chicas, que formaban un corrillo mientras hablaban. Había reparado en la discordancia entre la mirada, la orientación corporal y la dirección de los pies de una de ellas. Además, se percató de cómo jugueteaba con el vaso que sostenía entre sus manos.

Ligar y desconocer el lenguaje corporal

Este personaje desconoce los rudimentos del lenguaje corporal

Después de dirigirse a ella y apartarla de sus amigas, continuó el análisis sistemático de su lenguaje corporal. Su éxito fue rotundo. Ni que decir tiene que le pedimos información y nos recomendó para empezar un clásico sobre lenguaje corporal. Se trata del libro del matrimonio de psicólogos Allan y Bárbara Pease “El lenguaje del cuerpo”, escrito a principios de los ochenta.

Aunque quisimos especializarnos en la materia, poco después desistimos. No basta con el conocimiento minucioso del tema, sino que se debe practicar metódica y sistemáticamente. Nuestro conocido llevaba años observando y experimentado las diferentes técnicas de la literatura sobre el lenguaje del cuerpo. Nosotros no tuvimos paciencia y hubimos de conformarnos con ser aprendices.

Las personas que tienen suerte en el amor saben que los gestos y las expresiones son más importantes que las palabras. Allan Pease Clic para tuitear

DEFINICIÓN DE LENGUAJE CORPORAL Y CONCEPTOS

El lenguaje es una conducta humana a través de la que nos comunicamos. Eso es exactamente lo que hacemos mediante el lenguaje: comunicarnos. Existen diferentes tipos de acción lingüística comunicativa, como

  • La verbal. Puede ser oral (habla) o escrita.
  • La corporal. La constituyen los gestos, la postura, el movimiento y los detalles de la voz (frecuencia, timbre, tono, etc).
  • Otros tipos, como el lenguaje de signos, el de silbidos (propio de la isla española de la Gomera), etc.

El comportamiento comunicativo se caracteriza por ser:

  • Intencional. Tiene como objetivo la consecución de un fin.
  • Racional. Se adecua a una convención social.
  • Y se ajusta al patrón definido por la semiótica: un emisor, un receptor y un mensaje codificado. El código debe ser compartido tanto por el emisor como por el receptor para que pueda existir comunicación.

Esquema comunicación verbal

El conocido como lenguaje corporal no se ajusta a estos requisitos. Ni es intencional ni racional ni tiene un código. Al contrario, es inconsciente, irracional y sus mensajes no están cifrados según un código compartido por los participantes en la interacción social. Si no fuese así, todos podríamos interpretar perfectamente el lenguaje corporal.

Por tanto, desde hace ya más de cuarenta años no se le considera una acción comunicativa, sino informativa. En cualquier caso, nosotros continuaremos denominándolo lenguaje corporal, para que nos entendamos. 

LO QUE NO ES LENGUAJE CORPORAL

Existen una serie de gestos simbólicos que todos los miembros de un grupo social saben traducir y complementan perfectamente al lenguaje verbal. Estos no son lenguaje corporal. Antes bien, se encuentran dentro de la esfera de lo verbal. Nos referimos, por ejemplo, a asentir con la cabeza, al corte de manga o al dedo medio de la mano en posición erecta.

Recordamos cuando nuestros padres se dirigían a nosotros oscilando la palma de la mano abierta y los dedos juntos, con un nervioso movimiento de la muñeca. Si aun así no éramos capaces de traducir el mensaje (o no queríamos hacerlo), nos bastaba con reconocer las emociones de nuestros padres a través de su lenguaje corporal. El ceño fruncido, los labios apretados, los brazos en jarra sobre las caderas. Las expresiones emocionales sí son lenguaje corporal y su reconocimiento es innato, como verá más adelante. En fin, no había duda de su significado. En seguida traducíamos el mensaje.

LO QUE SÍ ES LENGUAJE CORPORAL

GESTOS ILUSTRADORES

Determinados gestos que acompañan a la acción lingüística comunicativa son lenguaje corporal. Estos gestos tratan de ilustrar el contenido del mensaje y suelen llevarse a cabo esencialmente con los brazos y las manos. Son los movimientos corporales más relacionados con el habla y desempeñan un papel auxiliar.

Es curioso observar a la gente mientras habla. No hacen más que mover sus extremidades superiores de aquí para allá. Da lo mismo que se encuentren frente al interlocutor o que éste no esté presente (llamadas de teléfono). El incesante movimiento no se hace esperar en cuanto se inicia la comunicación verbal.

Gestos ilustradores

El estrecho vínculo y sincronización entre el habla y estos gestos han hecho pensar a muchos que tienen un mismo origen psíquico y dependen de las mismas estructuras cerebrales. Recientemente se ha demostrado que el área cerebral de Broca, relacionada con el lenguaje, filtra y activa los movimientos de las manos y los brazos. De ahí que estos gestos sólo sean observables mientras hablamos.

Ser perceptivo significa ser capaz de detectar las contradicciones entre las palabras de una persona y el lenguaje de su cuerpo. Allan Pease Clic para tuitear

GESTOS REGULADORES

A diferencia de los anteriores, no complementan a la comunicación verbal. Su función básica parece relacionarse con el control de la interacción social en la que se produce la acción lingüística verbal. El ejemplo más clásico es la interacción visual, que más adelante detallaremos. 

EXPRESIONES EMOCIONALES

Allá por 1872, Charles Darwin escribía sobre este tipo de gestos en su libro “La expresión de las emociones en el hombre y los animales”. Según Darwin, en el ser humano es posible hallar rastros del comportamiento de nuestros antepasados. Conductas que compartimos con los primates y que en el pasado más remoto tuvieron una función adaptativa. Tal es el caso de las expresiones emocionales.

Existen ciertos gestos faciales vinculados a las emociones. Se producen espontánea y automáticamente. Son involuntarios y muy difíciles de controlar. Lo más interesante es que estos gestos son reconocidos por todas las culturas del planeta. El miedo, la alegría, el asco, la tristeza, la sorpresa y la ira generan una expresión distintiva en el rostro que puede interpretarse de modo universal. Incluso las personas invidentes, que no han podido aprender por medio de la observación, gesticulan así.

Expresión emocional compartida con los primates

No podemos pasar al siguiente epígrafe sin mencionar la teoría del feed-back facial, según la cual una simple expresión facial puede modificar nuestro estado de ánimo. Es decir, la expresión facial no sólo es la manifestación de una emoción, sino la emoción en sí misma. De ahí que configurar la musculatura del rostro en modo alegría (sonrisa) provoca de inmediato un cambio en la emoción interna, en el estado anímico.

La psicóloga social Amy Cuddy ha demostrado los postulados de dicha teoría. Una de las nueve claves que proponemos para aumentar la autoestima es la adopción de posturas de poder. Léase Cómo mejorar la autoestima en 9 pasos.

GESTOS ADAPTADORES

Son movimientos que, como los anteriores, poseen una explicación evolutiva. Los adaptadores son vestigios de conductas que en el pasado remoto tuvieron una función adaptativa. Son involuntarios, irracionales y sin ninguna intención comunicativa. Sin embargo, las personas los ejecutamos y transmiten gran información, accesible sólo para los buenos intérpretes. Tienen la función básica de satisfacer una necesidad.

Dentro de este tipo de gestos corporales destacan los relacionados con el cortejo o el ataque. Por ejemplo, alisarse el pelo, sacar pecho, enderezarse, mostrar las muñecas, etc.

VAYAMOS AL GRANO. EJEMPLOS DE LENGUAJE CORPORAL

Imagínese que está usted en la discoteca un sábado por la noche y se le acerca una persona con la intención de conversar ¿Cómo reaccionaría? Probablemente usted recopilara una serie de elementos informativos para formarse una primera impresión. Se fijaría en su vestimenta, en su aspecto físico, en su modo de hablar y en su atractivo, pero pasaría por alto lo más importante: las señales no verbales de su lenguaje corporal. Éstas son las que realmente le serán de utilidad a la hora de formarse una certera impresión. Usted conseguirá conocer la causa exacta que explique el inesperado acercamiento, sólo si es capaz de descifrar el lenguaje corporal de la persona. 

Para formarse una impresión correcta de su interlocutor, tiene que reunir información global. Si únicamente repara en un gesto aislado, sin tener en consideración el resto del cuerpo y el contexto físico o social en que se produce la interacción, estaría cometiendo un error.

Suponga que conversa con alguien y de repente se cruza de brazos. No debe desanimarse pensando en que ha perdido el interés por usted. Fíjese en su postura, la distancia que les separa, en su mirada, sus pies. Tenga en cuenta el lugar donde se encuentran, quién hay a su alrededor… Tal vez sólo tenga frío y siga sintiendo por usted una terrible admiración.  

Sería necesario un libro entero para plasmar cada gesto, cada movimiento, cada postura, cada detalle de la voz que nos informa sobre el alma de la persona con la que interaccionamos. A continuación le ofrecemos un breve resumen de las señales más relevantes del lenguaje corporal.   

Mensajes no verbales muy claros. Lo tiene difícil la pareja

 Lo tiene difícil la pareja

EXPRESIÓN FACIAL

La parte del cuerpo más importante en una interacción es la cara. La mayor parte del tiempo que permanecemos charlando con alguien estamos observando su rostro. De ahí la trascendencia que tienen sus señales no verbales.

Ya hemos hecho referencia a las emociones básicas que se expresan en el rostro mediante gestos sin relación con la voluntad. Es posible reconocer las emociones y el estado anímico de nuestro interlocutor, si permanecemos atentos a su cara. Dentro de las expresiones faciales, los ojos juegan un papel muy relevante.

Pupilas

Se dice que las mujeres de la antigua Roma usaban la belladona para dilatar sus pupilas. Lo hacían para resultar más atractivas. Y no les faltaba razón.

No siempre se percibe el tamaño de las pupilas. Cuando hay poca luz ambiental o el iris (región coloreada del ojo) es oscura, resulta sumamente difícil distinguir el movimiento pupilar. 

Si algo nos llama la atención, las pupilas se dilatan. Si a su interlocutor se le dilatan las pupilas, debe saber que se siente atraído por usted o que usted despierta gran interés en él. Y sus pupilas dilatadas le resultarán sumamente atractivas. Gracias al sutil movimiento de esta diminuta apertura en los ojos puede crearse una conexión muy interesante entre las personas. 

Unas pupilas dilatadas junto a una mirada prolongada denota deseo sexual.

Unas pupilas contraídas indican cansancio, preocupación, tristeza, desagrado o desinterés. 

Pupilas y lenguaje corporal

Señales con los ojos

No sólo las pupilas emiten señales no verbales, sino todo el ojo en su conjunto.

Aumentar frecuencia de parpadeo. Manifiesta nerviosismo, inseguridad. Puede indicarnos que nuestro interlocutor miente. 

Frecuencia lenta de parpadeo. Denota confianza en uno mismo. También juega un papel interesante en el arte de la seducción. 

Cejas levantadas. Señal clara de que la persona está prestando atención, que siente curiosidad y predisposición a continuar escuchado lo que se dice.  

Mirar alternativamente de un lado a otro. Si la persona con la que hablamos hace este gesto, nos revela inconscientemente que la conversación no es de su interés, que se encuentra incómoda y simbólicamente busca una escapatoria. 

Mirada de reojo. Puede indicar que el interlocutor está comprobando si hay alguien a la escucha. Aunque también, si se nos mira de reojo con las cejas levantadas, denota interés por nosotros.

Agachar la cabeza y levantar la mirada. Otro signo del arte de la seducción.

Mirada de arriba abajo. En este caso, la persona reconoce sistemáticamente a su interlocutor. 

Mirar hacia abajo. Cuando la persona baja la mirada y no la mantiene es significativo de timidez y gesto de sumisión. 

Mirada íntima. La mirada habitual se mueve entre los ojos y la boca. No obstante, a veces se desplaza de esta zona a otras partes del cuerpo. En este caso, se trata de una mirada íntima y seductora. 

Cuando a una mujer le gusta un hombre —o viceversa—, no le quitará los ojos de encima. En consecuencia, él pensará que ella se siente atraída por él, lo que hará que, a cambio, él se sienta atraído por ella. Allan Pease Clic para tuitear
Claves de acceso ocular

Según los postulados de la Programación Neurolingüística (PNL), las personas movemos los ojos según determinados patrones. Cada patrón de movimiento está asociado a un tipo de pensamiento concreto. Sin duda, estas técnicas nos pueden ayudar a conocer mejor a los demás. 

Si bien es cierto que los practicantes de la PNL han defendido durante años su uso para detectar la mentira, diferentes estudios recientes (aquí, aquí) han desmontado dicha aplicación. Aunque fuese cierto que no puede emplearse en la detección de mentiras, podría ser útil en otros casos. A continuación le resumimos los patrones de movimientos descritos por la PNL. 

Acceso ocular. Programación Neurolingüística

Movimiento ocular hacia arriba a la izquierda. Si su interlocutor lleva a cabo este patrón móvil, está tratando de recordar una imagen. La cara de un amigo del colegio, por ejemplo. 

Movimiento ocular hacia arriba a la derecha. En este caso, está construyendo una imagen mental. Por ejemplo, cómo le gustaría que fuese su futura casa. 

Movimiento lateral hacia la izquierda. Quiere recordar un sonido. 

Movimiento lateral hacia la derecha. Intenta inventar un sonido. 

Hacia abajo  la izquierda. Se encuentra hablando consigo mismo. 

Hacia abajo a la derecha. Se ha adentrado en el mundo de sus sentimientos.

Mantener la mirada

Lo normal sería mantener la mirada relajada alrededor del 60-70% del tiempo de conversación frente a frente. Si nos miran más o menos tiempo del habitual  y con mayor o menor intensidad, algo hay que descifrar.

Mirada evasiva o huidiza. O bien esa persona no es del todo honesta, o le falta interés por nosotros y lo que decimos. Podría ser también que su timidez le supere.

Disminución del contacto visual. A nuestro interlocutor no le interesa lo que decimos o, simplemente, no le caemos bien.

Mirada intensa y prolongada. Como la mayoría de gestos no verbales, puede tener significados contrarios que deben ser interpretados en contexto. Podría denotar interés y atracción, credibilidad y sinceridad, o bien rechazo, desafío y conducta agresiva. Por ejemplo, un médico que, mientras habla a su paciente, le mira así, transmite credibilidad.

Sonrisa

La sonrisa es la expresión facial de la alegría. Pero no todas las sonrisas son verdaderas. La configuración facial que denota felicidad es el producto de la activación de múltiples músculos de la cara. Las comisuras de los labios se mueven hacia los lados y hacia arriba, el labio superior y los pómulos se elevan y surgen las arrugas en torno a los ojos (patas de gallo).

Sonrisa sincera

Sonrisa sincera

Sin embargo, en una sonrisa falsa sólo se contraen los músculos de alrededor de la boca y el resto de la expresión facial es incongruente. Cuando nuestro interlocutor sonríe, pero sus ojos no muestran el encogimiento típico, esas patitas de gallo y si su mirada nos rehúye, debemos desconfiar de su sinceridad.

Una sonrisa natural produce arrugas características junto a los ojos. La gente que no es sincera sonríe sólo con la boca. Allan Pease Clic para tuitear

POSICIONES DE LA CABEZA

Manos detrás de la cabeza  

Las personas que estando sentadas (o incluso en pie) colocan sus manos detrás de la cabeza, demuestran una gran confianza en sí mismas. Además, suelen ser dominantes y sentirse seguras y superiores. Este gesto se refuerza aún más si se cruzan las piernas y se echa el cuerpo hacia atrás. 

Otros gestos que incluyen la cabeza

Levantar el mentón. Es un símbolo de poder, de orgullo, de agresividad. Ya saben el dicho “anda siempre con la cabeza bien alta“. 

Apoyar la cabeza sobre las manos. Indica aburrimiento.

Ladear la cabeza. Si la persona con la que hablamos inclina su cabeza mientras nos mira, nos revela su interés por nosotros y por lo que decimos. Se siente atraída.

Cabeza inclinada hacia abajo. Si por el contrario, inclina su cabeza hacia abajo mientras nos mira, significa desinterés o una actitud negativa hacia nosotros. 

Ladear la cabeza es expresión de interés y atracción

Fíjese cómo ella inclina la cabeza. Sin duda expresa interés.

DETALLES DE LA VOZ Y EL LENGUAJE CORPORAL

Uno de los elementos más significativos del lenguaje corporal es la voz. Las diferentes cualidades de la voz, como la entonación, intensidad, timbre, articulación, etc., nos revelarán importantísima información no verbal sobre la personalidad y estado de ánimo de nuestro interlocutor. 

Intensidad de voz elevada. Exterioriza individualismo, egocentrismo y ambición. Tales características pueden encerrar un componente de inseguridad.

Intensidad de voz baja. Contención, falta de habilidad y retraimiento. 

Ritmo rápido. Habitualmente, si su interlocutor habla deprisa denota nerviosismo, estrés o ira. También puede estar escondiendo algo. O quizá sea una persona tan insegura que desee terminar lo antes posible su comentario por creer que nadie le presta atención. 

Ritmo lento. Desinterés, aburrimiento, cansancio.

Terminamos este epígrafe con un fragmento de la película Hitch, protagonizada por Will Smith y Eva Mendes:

El 60% de la comunicación humana es no verbal, lenguaje corporal. El 30% es tu tono de voz. Eso significa que el 90% de lo que estás diciendo no está viniendo de tu boca. Alexander Hitchens -Hitch- Clic para tuitear

GESTOS CON LAS MANOS

Las manos en la cara

Habitualmente se relacionan con el engaño o el disimulo. Al mentir, la persona suele taparse la cara, los ojos, los oídos o la boca.

Taparse la boca. La persona acaba de mentir o bien bloquea algo que le gustaría decir. 

Tocarse la nariz. Exactamente como el anterior, pero es un gesto más sutil. Pensamiento negativo.

Frotarse los ojos. La persona trata de evitar mirar a la cara a quien está engañando.

Rascarse el cuello. Muestra duda e incertidumbre.

Mantiene el dedo índice en la mejilla, otro dedo sobre la boca y el pulgar aguantando el mentón. El interlocutor está llevando a cabo una análisis crítico de lo que se dice.

Algo no huele bien

Algo no huele bien

La palma de la mano

Exhibir la palma de la mano significa confianza, sinceridad, honestidad, lealtad. Si alguien le muestra la palma de la mano mientras habla con usted, debe saber que está siéndole sincero. También puede significar sumisión.

La palma de la mano hacia abajo indica autoridad. Y si permanece cerrada con el dedo índice señalando, expresa una orden.

Mano en la barbilla (se toca la barbilla)

Suele suceder cuando la persona se encuentra inmersa en una toma de decisiones. Si se lleva algo a la boca, denota inseguridad, no estar seguro de la decisión que debe tomar.

El estrechar la mano

Ofrecer la mano con la palma volteada hacia abajo refleja dominación. Si alguien nos saluda así, no le quepa duda de que desea indicarle quién es el que manda. Por el contrario, dar la mano con la palma hacia arriba significa sumisión.

Quien le ofrece la mano con la palma hacia abajo le obliga a usted a darla en posición de sumisión. Si a este gesto dominante se le suma un brazo estirado , rígido y un apretón fuerte, está demostrándole aspereza y agresividad.

Apretón de manos dominante

¿Quién estrecha la mano de modo dominante, Nixon o Kenedy?

Cogerse las manos, las muñecas o los brazos por la espalda

Si ve una persona con las manos cogidas por la espalda, que camina erguido y con el mentón proyectado hacia delante, debe saber que exterioriza confianza, seguridad y superioridad. Al contrario sucede cuando alguien se coge las muñecas o los brazos por la espalda. En este caso está manifestando inseguridad y no es más que un intento de autocontrolarse y conseguir confianza. 

Otros gestos con las manos

Dedos entrelazados. Detrás de los dedos entrelazados existe normalmente una actitud negativa, tal vez cierta frustración. Cuanto más altas estén las manos entrelazadas, más negativa es la actitud.

Manos en ojiva. Muestran seguridad y confianza en sí mismo.

Manos cerradas. Frustración.

Mano cerrada apoyada en la mejilla. Nos está evaluando. 

Gestos con el pulgar. Mostrar los pulgares por fuera de los bolsillos revela confianza en sí mismo. Se trata de un gesto de autoridad. Cruzar los brazos y mostrar los pulgares es expresión de actitud defensiva, pero con signos de autoridad o superioridad.

Sostener la bebida delante del pecho. Si nuestro interlocutor en la discoteca, por ejemplo, sostiene la copa a la altura del pecho, nos está indicando una actitud defensiva. No se fía de nuestras intenciones.

Guardar las manos en los bolsillos es el truco favorito de los hombres que no quieren participar en una conversación. Allan Pease Clic para tuitear

GESTOS CON LOS BRAZOS

Cruzar los brazos. Sea cual fuere el formato, cruzar los brazos crea una barrera entre usted y su interlocutor. Este gesto manifiesta actitud defensiva e incomodidad con la situación. Si su interlocutor cruza los brazos mientras usted habla, esté seguro de que no está cómodo, su actitud no es positiva, se encuentra amenazado y no está receptivo.  

Mirada profunda y sostenida. Lenguaje corporal

Mirada profunda y sostenida

Cruzar los brazos ligeramente, como tomarse las manos a la altura de los genitales, significa inseguridad.

Brazos en jarra sobre las caderas. La persona que adopta esta postura parece más grande. Su pecho y su contorno se amplían. Se trata, sin duda, de un signo de agresividad y dominancia.

GESTOS CON LAS PIERNAS

La dirección en la que su interlocutor dispone uno de sus pies o ambos a la vez, delata sus intenciones. Si no está a gusto, dirigirá sus pies hacia el exterior. Si sus pies le apuntan, tenga por seguro que se siente atraído por usted.

Cruzar las piernas. Actitud defensiva, negativa, que expresa disconformidad con lo que se dice. 

Cruzar los tobillos. Todos los cruces de extremidades, tanto brazos, como piernas y tobillos indican lo mismo: actitud negativa. También es posible que esté callando algo que quisiera decir.

Cruzar o enroscar los pies. Cuando una mujer adopta está postura (más común en el sexo femenino) es evidente que se ha encerrado en sí misma.

Cargar el peso en una y otra pierna alternativamente y con frecuencia. Este gesto exterioriza impaciencia o no estar a gusto en el grupo.

Qué significado tiene cruzar las piernas en el lenguaje corporal

ORIENTACIÓN CORPORAL

En este detalle se fijó nuestro conocido de la universidad mientras oteaba la discoteca. La posición del cuerpo de la chica respecto al grupo de amigas no era congruente. Tanto sus pies como su cuerpo no adoptaban una postura inclusiva en el grupo de interacción, sino que se orientaban hacia el exterior. Más que una posición de acercamiento, parecía de retirada.

Inclinación del cuerpo. Si su interlocutor inclina el cuerpo hacia usted, debe saber que le presta toda la atención. Si por el contrario, retrocede o se inclina hacia atrás, su atención se ha perdido o no está de acuerdo con lo que se dice.

Expansión del tórax con los hombros elevados. Significa orgullo, altivez, dominio.

Imitación. Cuando una persona adopta la misma postura que su interlocutor o hace los mismos gestos, expresa atracción.

Cuanto más cerca se sienta emocionalmente una persona de otra, más cerca de ella se situará. Allan Pease Clic para tuitear

GESTOS DE COQUETERÍA

Son señales, gestos corporales de cortejo, vestigios de comportamientos adaptativos de nuestros ancestros remotos.

Un hombre que se endereza, saca pecho, encoge el estómago, parece tener más tono muscular. Está buscando gustar. Puede alisarse el cabello, arreglarse la corbata o retirarse alguna mota de polvo inexistente de la solapa de la camisa.

Otras señales más agresivas del hombre son:

  • Colgar los pulgares del cinturón a la altura de los genitales.
  • La ya mencionada postura en jarras para parecer de mayor tamaño.
  • Señalar a la mujer con los pies.
  • Voltear todo su cuerpo en dirección a la mujer.
  • La dilatación de las pupilas.
  • Las piernas abiertas, para exhibir de modo agresivo la zona genital.

Las mujeres exteriorizan gestos similares, aunque su repertorio es mucho mayor. Se acicalan, se tocan el pelo, juguetean con él, exhiben sus muñecas. Tanto si está sentada como de pie, al sentirse atraídas por un hombre sus piernas se abren más. Asimismo, su boca se entreabre y puede humedecerse los labios. También puede señalar con la rodilla, que mantiene cruzada, hacia el hombre que ha despertado su interés. Acariciar el vaso o la copa sensualmente y juguetear con el zapato, sacando e introduciendo el pie, son otras señales inconscientes del lenguaje corporal de la mujer.

Si vive en España y desea aquirir el libro “El lenguaje del cuerpo” de Allan y Barbara Pease (aquí)

Si reside fuera de España (aquí)

P´REZ&MÜLLER

Si le ha gustado el artículo, compártalo en redes sociales. También puede suscribirse al blog para recibir por correo notificación de las nuevas entradas. Un saludo y ¡fuerza en el salto cuántico!

 

 

 

 

Leave a Comment