LA REVOLUCIÓN RUSA. QUE CONTINÚE EL ENGAÑO (PARTE II)

Revolución rusa
5
(6)

La revolución rusa nació como elemento de control de la sociedad, eso usted ya lo habrá intuido. Si la revolución francesa les salió bien, por qué no seguir con el plan inicial. La revolución rusa de 1917, acaecida durante el desarrollo de la WW I (1914-1918), llevó a la creación de la CCCP (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) y años después a la famosa guerra fría.

Una de las más importantes herramientas de manipulación de la Humanidad es la generación de miedo, ese terrible conductor de masas. El ser Humano, desprovisto de elementos de juicio y de análisis, auspiciado por los que realmente manejan los hilos de todo, se deja influenciar por los ogros creados por técnicas de ingeniería social de las élites: – ¡que viene el coco! – que dirían nuestros padres o abuelos para conseguir meternos en la cama siendo niños.

Y eso hicieron, para empezar en la Rusia zarista y poco después en la extinta China imperial. Si antes no ha leído la primera parte de esta saga de artículos, le recomendamos que lo haga ahora:

EL COMUNISMO QUE PRECEDE A LA REVOLUCIÓN RUSA

EL MARXISMO COMO ORIGEN DE LA REVOLUCIÓN RUSA

El marxismo nació como un concepto, una teoría política creada por Karl Heinrich Marx, de ahí el nombre, y continuada por Friedrich Engels. En esencia, se sustenta sobre la idea de que la sociedad se había transformado como resultado de factores económicos. La masa proletaria (el pueblo) era explotada por los burgueses (clase capitalista) debido a las ansias por el beneficio comercial. 

Y según Marx, el pueblo debía levantarse contra el capital para crear un sistema político más justo para todos (o eso vendía). La lucha de clases era inevitable para alcanzar la sociedad utópica. Qué duda cabe, querido lector, que la polarización social promovida por el marxismo servía a la finalidad clásica que reza: – divide et impera -.

Las tres etapas básicas que deben desarrollarse para cambiar el sistema político son las siguientes:

  • Marxismo: o la teorización, es decir, primero debe crearse el germen teórico para que, desde un grupo de personas, se manifieste una realidad.
  • Socialismo: es la segunda etapa, por el cual se van asentando las ideas de la revolución (en este caso, la revolución rusa).
  • Comunismo: o etapa final, que desemboca en la revolución, la caída del sistema político vigente y la consiguiente creación de uno nuevo más favorable al pueblo (ironía).
La revolución rusa surgió de esta teoría

La revolución rusa surgió de esta teoría.

EL COMUNISMO MATERIALIZA LA TEORÍA MARXISTA

¿Y qué se supone que es el comunismo?, se preguntará, querido lector. Como hemos visto, por definición se trata de una corriente política que pretende una sociedad igualitaria, sin distinción de clases, en la que todos los medios de producción sean de propiedad pública. Las bases del comunismo buscan, pues, que los medios de producción sean comunes, es decir, que los productos finales y su fabricación no estén en manos de unos pocos.

Curiosamente, el objetivo del comunismo es la abolición del estado. Según sus postulados, si los medios de producción fueran públicos, no sería posible la explotación proletaria y sin explotación, no habría necesidad de un estado regulador: pero como siempre, algunos emplean la teoría para manipular y engañar en beneficio propio.

Como todos los -ismos, el comunismo nunca ha sido fiel a sus teorías. Tenemos por tanto una ideología (marxismo) y su movimiento político llevado a cabo (comunismo). Veamos la diferencia:

KARL MARX Y LA REVOLUCIÓN RUSA

El «Manifiesto Comunista» (1848) fue escrito por Marx y Engels. Marx era un estudiante del ocultista alemán, Bruno Bauer (casualmente un Rothschild, ¿le suena de algo?). Éste, casado con una descendiente de la aristocracia escocesa, escribía con vehemencia contra los judíos. Es algo contradictorio porque se supone que era uno de ellos. Pero es algo un poco más complejo de comprender. Veamos.

LA REVOLUCIÓN RUSA COMO EJEMPLO DE GUERRA POR EL CONTROL MUNDIAL

Los judíos no son un grupo homogéneo, existen tres grandes grupos:

  • Jasídicos cabalistas (los Rothschild de London): usan los conflictos generados por ellos para modelar el futuro y desmontar las dos alas en las que se divide el poder desde tiempos inmemoriales (conservadores vs liberales). Financiaron la revolución francesa y la creación del comunismo y por ende, la revolución rusa.
  • Fariseos talmúdicos (los Rockefeller de New York): son auténticos camaleones. En la WW II financiaron a Hitler y en la actualidad son los promotores del lobby LGTBI y de la dictadura sociocomunista, controlando la izquierda del espectro político. Están inclinados hacia un luciferismo libertario que se basa en una libre voluntad mal entendida desde el lado oscuro, interpretándola como un tácito permiso para hacer lo que les venga en gana para sus egoístas propósitos
  • Saduceos sionistas (Jerusalem y los infiltrados en el Vaticano): controlan la derecha del espectro político y están inclinados hacia la oscuridad, mediante su particular interpretación de los sacrificios a esa oscuridad (satanismo).

Cuando hablamos de los judíos, pensamos que constituyen una estirpe única, con un núcleo común, pero los estudios genéticos demuestran que no comparten el célebre genotipo semita. De hecho, un judío ucraniano se parece genéticamente más a un compatriota ucraniano que a un judío de Israel, por ejemplo. Además, aunque parezca que se encuentran en equilibrio, están permanentemente en liza por el control del mundo. 

SI SIGUE LA PISTA DE LA FINANCIACIÓN…

Nathan Rothschild financió a Karl Marx, como estrategia para organizar su WW I, el derrocamiento de los zares y la instauración del comunismo, mediante la revolución rusa: así de cruda es la realidad y así de sencilla. Durante todos estos años de marxismo cultural, generación tras generación, los libros de texto auspiciados por la extrema izquierda política han vendido a Marx como un hombre del pueblo, cuando realmente siempre fue un instrumento para esclavizar al ser Humano.

Todo comenzó cuando Nikolái II  fue manipulado por los Rothschild para entrar en guerra con Japón (1904-1905). Los Rothschild europeos prestaron dinero a los rusos para ese conflicto mientras la otra cara de la moneda, en este caso los Kuhn, Loeb & Co, cuyos mayores accionistas eran los Rothschild, financiaba a los japoneses. Por supuesto, lo que debía pasar, pasó y la economía rusa entró en una debacle para pagar la deuda e intereses a los Rothschild.

Cuando comenzó la WW I y Rusia combatió contra el imperio alemán, los suministros de armas para el ejército ruso fueron sistemáticamente paralizados por las empresas de armas de los Rothschild. Eso derivó en un amotinamiento militar que engordó el ya creciente descontento alentado desde las filas sionistas. Vickers Maxim la fabricante de la famosa ametralladora Vickers era controlada por Ernest Cassel, socio de Kuhn, Loeb & Co. La nieta de Ernest Cassel se casaría con Lord Mountbatten (Rothschild), el hombre que organizó el matrimonio de su sobrino Philip con la futura Elizabeth II. Como habrá podido notar, no existen las casualidades y menos entre estos oscuros personajes.

… LLEGARÁ HASTA EL ORIGEN DE LA REVOLUCIÓN RUSA

Había que eliminar los algo más de trescientos años de reinado de los Romanov, puesto que obstaculizaban su objetivo. Curiosamente o causal-mente (no existen las casualidades querido lector) Mijaíl Fiódorovich Románov, había llagado al poder, favorecido (usemos este eufemismo) por las siniestras acciones del ocultista Arthur Dee (hijo de John Dee, astrólogo de Elizabeth I) y del servicio secreto británico (no sin antes borrar del mapa al anterior zar, Iván IV Vasílievich alias el Terrible). La primera parte del plan fue ejecutada por la masonería y otros grupos secretos ocultistas como los rosacruces, desde mediados del s. XVIII.

Más tarde, a principios del s. XX, entró en escena un tal Aleksándr Fiódorovich Kérenski. Wall St y London financiaron a este francmasón y ya se imagina quién estaba detrás de este dinero. Pero los brazos armados ya habían sido elegidos en las personas de Vladímir Ilich Uliánov alias Lenin y Lev Davídovich Bronstein alias Trótskiy. Este último, había sido reclutado en Rusia por Lenin y después de un periplo por London, Berlin (donde la policía no le dejó instalarse) y Wien, se trasladó a New York y desde allí, ultimó los detalles de su regreso a Rusia y de su revolución rusa bolchevique.

AUNQUE NO LO PAREZCA, USA ESTÁ DETRÁS

Trótskyi regresó a Rusia con un pasaporte USA suministrado por el mismísimo presidente Woodrow Wilson, y con 10.000 USD donados por los Rockefeller. Mientras Lenin y Trótskyi vociferaban y lanzaban proclamas incendiarias contra el capitalismo, se beneficiaban y financiaban gracias a los mismos que luego hicieran lo propio con un tal Adolf Hitler. Más de uno habrá pensado que en USA no estaban por la labor de acariar el lomo a Rusia, por ser unos, capitalistas y los otros, comunistas. Pero vuelve a ser otro claro ejemplo de antítesis programada, de confrontación generada artificialmente: ¡qué raro! siempre les funciona el mismo truco barato. Hablamos de dos caras de una misma moneda, de dos o más cabezas de una misma Hidra.

El comunismo fue creado en la City londinense y en Wall St. (entre otros, por entes financieros tan conocidos como el Chase Manhattan Bank o la Guaranty Trust Company de JP Morgan & Co.) para crear miedo, caos y guerra y por supuesto, organizado fuera de los ojos de la chusma y muchísimo antes de que se hiciera vox populi.

Lenin y Trótskyi

Lenin y Trótskyi, principales ejecutores intelectuales de la revolución rusa.

UN POCO DE HISTORIA

De ésa que no encontrará en los libros de texto de prepúberes o adolescentes (por supuesto tampoco en los universitarios). En 1915, la Corporación Internacional Americana, creada a propósito para financiar la revolución rusa, representaban los intereses de los Rockefeller, Rothschild, DuPont, Harriman y la Federal Reserve System o FED. También incluían a personajes como Samuel Prescott Bush, bisabuelo de George W. Bush (último presidente USA de la saga familiar).

Los Rothschild financiaron la revolución rusa con la Kuhn, Loeb & Co, mediante Jacob Henry Schiff. Casualmente (ironía) en el verano de 1917, justo antes del inicio de la revolución rusa, se reunieron en Stockholm, banqueros internacionales de Suecia, UK, USA, Francia, Alemania y cómo no, de Rusia. Y acordaron que Kuhn, Loeb & Co. depositaría 50.000.000 USD en una cuenta bancaria sueca para Lenin y Trótskyi. En su autobiografía Trótskyi haría referencia a algunos de estos préstamos, muchos de los cuales fueron organizados por Alfred Milner y por Mijail Markovich Borodin alias Mijail Gruzenberg, agente bolchevique en Escandinavia y consejero secreto para el Chase Manhattan Bank de JP Morgan & Co.

A VECES LOS SECUNDARIOS IMPORTAN

Adicionalmente un tal Elihu Root (abogado de Kuhn, Loeb & Co.) depositó otros 20.000.000 USD adicionales en esa cuenta sueca. Y todo eso quedó registrado y posteriomente confirmado por un nieto de Jacob Schiff, que en un artículo en The New York American Journal del 3 de febrero de 1949, confirmó ese pago. 

Otro personaje secundario pero importante para el éxito de la revolución rusa fue Olof Aschberg, fundador del Nya Banken fundado en 1912 en Stockholm. Era conocido como el banquero de los bolcheviques y causal-mente era socio de Max May, vicepresidente del Morgan Guaranty Trust de JP Morgan & Co., siendo uno de los intermediarios más activos entre los bolcheviques, Wall St. y la City londinense.

LA FINANCIACIÓN JAMÁS ES GRATUITA

No son una ONG (que además tienen truco). Por supuesto la ganancia obtenida fue escandalosa y algunos investigadores sugieren que Lenin devolvió a los Rothschild, mediante Kuhn, Loeb & Co., el equivalente a casi 500.000.000 USD, en cuatro años desde la finalización de la WW I. Y aún así no es nada comparado con lo ganado por la explotación de las riquezas rusas de su economía, su tierra y personas. Esto incluye lo robado literalmente al Zar, en propiedades, oro y finanzas.

DOS CARAS DE LA MISMA MONEDA

El comunismo es una cara de la moneda y la otra, el fascismo. Aunque aparentemente puedan parecer diferentes, en realidad son lo mismo. Cuando acabó la WW II, el ogro comunista continuó usándose para manipular la historia y las acciones planetarias, con vía libre para el monumental gasto en la carrera armamentística y desarrollo exponencial de armas nucleares. Lo más gracioso es que los dueños de las compañías de armas eran, son, los mismos.

Cuando se equiparaba el potencial de guerra entre los dos bloques mundiales, la CCCP aceleraba y trataba de adelantarse, creándose así una interminable carrera armamentística. De este modo se cerraba constantemente el círculo de miedo (a ambos lados del espectro) y se seguían comprando armas cada vez más costosas, por supuesto, a costa del contribuyente. El enemigo era el ruso para occidente y viceversa. La guerra fría se convirtió en un clásico ejemplo de manipulación creando dos bandos, controlados en secreto por los mismos amos.

ROTHSCHILD vs ROCKEFELLER

Los Rothschild ocultan su fortuna y ni siquiera aparecen en las listas de los más ricos. Son unos meros instrumentos de los verdaderos amos, simples pero poderosos testaferros que manejan a su antojo sistemas financieros, riquezas y recursos naturales, sistemas políticos, estados, casas reales, armas, drogas, etc. Y por supuesto, financian a ambos bandos beligerantes en cada gran guerra, las que ellos provocan, claro.

Tanto los Rothschild como los Rockefeller, a su vez, están controladas por escalones superiores de poder, humanos, pero también terrestres no-humanos (los puede llamar como usted desee) -… pero eso es otra historia y deberá ser contada en otra ocasión…-. 

JP MORGAN O LOS ALUMNOS AVENTAJADOS

Los Rothschild y Rockefeller no son los únicos, pero sí los más conocidos. Entre las élites bancarias que ansiaban la revolución rusa y la WW I, además de los ya vistos, se encontraban también los Meyer, Brown & Sons, los Warburg, los Baruch y los Guggenheim. Todos ellos y alguno más tejieron una estrecha telaraña de poder, dinero e influencia para sus propias ansias de poder y beneficios financieros. Su influencia mutua en los asuntos mundiales siempre era doble, ya que siempre financiaron a todos los bandos. El negocio de la guerra es el más lucrativo y más aún, cuando es sostenido en el tiempo.

JP Morgan fue uno de los creadores de la FED (1913) y por supuesto, desempeñó uno de los papeles destacados en financiación de la cuenta bélica, con un sindicato de más de dos mil bancos. Los primeros 12.000.000 USD para Rusia fueron por su cuenta y en 1915, otros 50.000.000 USD fueron a parar a Francia. A UK les prestaron 400.000.000 USD y además, cuando los británicos compraban munición a USA, siempre estaban de por medio sus empresas. En total, durante la WW I, prestó más de 1.500.000.000 USD a los aliados, ayudado por la Kuhn, Loeb & Co.

Expertos en manipulación, también financiaron toda serie de organizaciones pacifistas (ironía) como la Carnegie Endowment for International Peace (Fundación Carnegie para la paz internacional) de la que Elihu Root, causal-mente fue presidente. Desde estas organizaciones tergiversaban la historia para incitar a los ciudadanos estadounidenses a participar en la guerra. 

 Jacob Rothschild y David Rockefeller, herederos de los organizadores de la revolución rusa

Estos dos angelitos son Jacob Rothschild y David Rockefeller, herederos de los organizadores de la revolución rusa.

CONCLUSIONES

Como habrá podido deducir, indagando un poco (tampoco hace falta rascar mucho), se puede averiguar no sólo el origen de estas familias y el de los personajes, sino también el de la manipulación y el del dinero. Pero no sólo de ellos, también de los que nos imponen las tendencias políticas y sus formas de gobierno, las modas y la cultura, la educación, las corrientes psicológicas y hasta las películas que vemos en los cines (ya no tanto, por desgracia) y ahora en las modernas plataformas de TV. En su mano está no caer en la trampa.

El nacimiento del comunismo al igual que el del fascismo, como elementos de control en dos grandes bloques mundiales, ya estaban pactados mucho antes de que se originaran. Antes de comienzos del s. XX, ya tenían organizadas las tres grandes guerras mundiales necesarias para el control absoluto de la Humanidad. Si la WW I fue necesaria para la creación del comunismo y la WW II para la del fascismo y la posterior guerra fría, aún tienen pendiente la WW III y en ello están. Su sociedad distópica dictatorial como objetivo final hace ya un año que comenzó. Veremos qué ocurre con lo vaticinado.

En Humanidad Alfa no somos pesimistas, muy al contrario, pero debe ser conocedor de los acontecimientos pasados, presentes y futuros. Así que no se pierda la próxima entrega,

 

MÜLLER&P´REZ

Si le ha gustado el artículo “LA REVOLUCIÓN RUSA. QUE CONTINÚE EL ENGAÑO (PARTE II)”, compártalo. También puede suscribirse al blog para recibir por correo las notificaciones de las nuevas entradas y noticias. ¡Ah! y recibirá gratuitamente el “Compendio de Terapias Naturales”.

¿Le fue útil este artículo?

Pulse una estrella para calificar

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos 6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *