ESPINO ALBAR. LA PLANTA DEL CORAZÓN

Espino albar, la planta del corazón
5
(7)

En el artículo de hoy le presentamos uno de los bienes naturales más maravillosos que nos ofrece la naturaleza. Se trata del espino albar, un arbusto de flores blancas y fruto rojo carnoso, que crece de forma espontánea en el continente europeo, el norte de África y las áreas occidentales de Asia.

El espino albar pertenece a la familia de las rosáceas y al género Crataegus sp., que incluye diferentes especies botánicas, como el Crataegus laevigata, Crataegus monogyna y Crataegus oxyacantha. Comúnmente se le conoce con diferentes nombres como espino blanco, majuelo, espino majoleto, mayuelo o hawthorn en los países anglosajones.

Humanidad Alfa siente debilidad por las plantas en cuyas características se incluye la fortaleza y la adaptabilidad, y el espino albar es una de ellas. Resiste climas adversos, fuertes vientos y no le afecta la sequía ni el exceso de agua. En cualquier caso, es una planta maravillosa. La tradición médica popular ha empleado el espino albar durante cientos de años para tratar los problemas cardíacos, circulatorios, el nerviosismo y los trastornos del sueño. En la actualidad, los usos tradicionales han sido demostrados por la evidencia científica.

Eso sí, la ciencia no ha podido verificar las propiedades mágicas que tanto los pueblos indoeuropeos como, más recientemente, los cristianos han atribuido a la planta.  Al final sobrevolaremos estas curiosas características.    

PARTES MEDICINALES DEL ESPINO ALBAR Y COMPOSICIÓN QUÍMICA

Según la Farmacopea Europea, se emplean para su uso medicinal las hojas y la flor, cortadas y desecadas, del espino blanco. También pueden usarse los frutos desecados.

Los principales componentes químicos son los flavonoides y las proantocianidinas (picnogenoles). Dentro de los primeros destacan en las hojas el O-heterósido conocido como hiperósido. Las hojas presentan mayor contenido de C-heterósidos, principalmente 2”-ramnosil-vitexina.

Otros O-heterósidos que se encuentran en el espino albar son la luteolina, la apigenina y la quercetina. Además, incluye componentes como el ácido cafeico y el clorogénico, feniletilamina, ácidos triterpénicos pentacíclicos (crataególico, ursólico, oleanólico) y sales minerales, especialmente potásicas.

ACTIVIDAD FARMACOLÓGICA DEL ESPINO ALBAR

El espino albar o majuelo presenta múltiples acciones farmacológicas, como la diurética, antiespasmódica, hipotensora y antiarteriosclerótica. No obstante, en la actualidad las más reconocidas son las siguientes:

1.- Tranquilizante. Se ha demostrado su actividad depresora del Sistema Nervisoso Central.

A pesar del reconocido efecto sedante, la acción con mayor respaldo científico y que vertebra este artículo es la que ejerce sobre la función cardíaca. Por esta razón llamamos al espino albar como planta del corazón.

2.- Acción cardiotónica. Se debe a su efecto inotropo positivo (aumenta la fuerza del miocardio).

3.- Acción antiarrítmica. Debida a su efecto batmotropo negativo (disminuye la excitabilidad cardíaca). Además, incrementa el periodo refractario de la célula del miocardio.

3.- Efecto cardioprotector, debido en parte a su potente acción antioxidante y efecto inhibidor de la elastasa neutrofílica. También se ha observado su capacidad de inhibir la la síntesis de tromboxano A2 y estimular la síntesis de prostaciclina (PGI2).

4.- Efecto reductor de las resistencias a la circulación sanguínea.  

5.- Acción preventiva de la enfermedad coronaria por su actividad antiagregante plaquetaria, antilipemiante (reduce los niveles de LDL), efecto antioxidante y vasodilatador coronario.

Otras actividades farmacológicas no tan ampliamente documentadas como las anteriores son:

1.- Actividad antiinflamatoria y gastroprotectora. Curiosamente, en Alemania es común usar el espino blanco con fines gastroprotectores.

2.- Efecto antitumoral

3.- Actividad inmunomoduladora.

4.- Actividad antimicrobiana, que no incluye actividad antifúngica. Hay ensayos clínicos que han mostrado que los principios activos de Crataegus spp. son bactericidas y bacteriostáticos para las especies gram positivas.

Arbusto de majuelo

A decir verdad, el espino blanco es un arbusto de porte imponente y precioso cuando está en pleno florecimiento.

¿PARA QUÉ SIRVE EL ESPINO ALBAR? INDICACIONES

Tanto la European Scientific Cooperative On Phytotherapy (ESCOP) como la European Medicines Agency (EMA) han aprobado los usos tradicionales. De hecho, se encuentra regulado en la actualidad como medicamento en la Unión Europea, concretamente recibiendo la calificación de medicamento tradicional a base de plantas. Con base en la evidencia científica, el espino albar puede indicarse para:

– Los síntomas de nerviosismo, intranquilidad y ansiedad. Se emplea también como ayuda para conciliar el sueño, especialmente en casos de insomnio debido a estrés y ansiedad.

– Las alteraciones del ritmo cardiaco como, por ejemplo, las palpitaciones o la percepción de los latidos del corazón, que tienen su origen en causa nerviosa o ansiedad. Además, se emplea como coadyuvante en el tratamiento de alteraciones de la función cardiaca o circulatoria.

– Los extractos hidroalcohólicos son útiles en la insuficiencia cardíaca de grado II.

Además, debemos destacar el enorme beneficio que supone el uso del espino blanco en la prevención de patologías cardíacas y, por consiguiente, en la promoción de la salud. Cuenta con la ventaja de que puede ser administrado durante periodos prolongados y de forma segura.  

POSOLOGÍA/DOSIFICACIÓN/ MODO DE EMPLEO

Si es lector asiduo de Humanidad Alfa, sabrá que recomendamos adquirir preparados comerciales de plantas medicinales. La fitoterapia o uso de plantas con fines medicinales requiere un cierto nivel de conocimiento.

En primer lugar, debe reconocer la especie, para poder recolectarla con garantías. Resulta crucial no sólo porque los principios activos y su acción medicinal pueden variar notablemente de una planta a otra, sino porque, a pesar de que la mayoría de las plantas cuentan con un amplio margen de seguridad, existen algunas tóxicas.

Si usted es capaz de identificar la planta medicinal, puede recolectar la parte empleada en fitoterapia, desecarla y luego consumirla en forma de infusión. Sin embargo, incluso la desecación y almacenamiento requieren un cuidado especial.

Por otra parte, tiene que conocer los procedimientos de extracción y aprovechamiento de sus principios activos. Así como aconsejamos que la recolección, desecado y almacenamiento lo deje en manos de los laboratorios, le recomendamos que los preparados galénicos más complejos, como los extractos, los adquiera en establecimientos especializados y que siga la dosificación propuesta por el fabricante. 

Por todo ello, a continuación, sólo detallamos la posología (dosificación) para la confección de la infusión y el uso del polvo de la planta. Tanto para el tratamiento de los síntomas cardíacos de origen nervioso como para la ansiedad y los trastornos del sueño se recomiendan.

– Infusión: 1-2 g en 150 ml, hasta 4 veces al día.

– Polvo: 190-350 mg, tres veces al día, es decir, hasta un máximo de 570-1750 mg/día.

Infusión de espino albar

Infusión de espino albar (hoja-fruto). Aunque es una preparación eficaz para el tratamiento del nerviosismo, así como para la prevención/tratamiento de alteraciones cardiovasculares, en el caso de la insuficiencia cardíaca se requieren los extractos.

EFECTOS SECUNDARIOS Y CONTRAINDICACIONES DEL ESPINO ALBAR

No se conocen.

Como no se disponen de datos que muestren la seguridad del uso del espino albar durante el embarazo y lactancia, se recomienda evitarlo en estas etapas. Excepto si se consume bajo control facultativo.

A pesar de su reconocida actividad tranquilizante, no se ha descrito que induzca ningún efecto sobre la conducción de vehículo y maquinaria.

La planta es sumamente segura. No se han descrito casos de sobredosificación. Estudios en modelo animal no se observaron signos de intoxicación incluso con dosis elevadas y durante periodos de 26 semanas. Tampoco se han descrito efectos teratogénicos, mutagénicos o carcinogénicos.

INTERACCIONES

No se han descrito. Sin embargo, se recomienda no asociar a heterósidos cardiotónicos ni benzodiacepinas, excepto bajo control de un especialista.

ESTUDIOS CIENTÍFICOS SOBRE LOS BENEFICIOS DEL ESPINO BLANCO

Ya sabe que nos gusta fundamentar las afirmaciones que plasmamos en nuestros artículos con evidencia científica. Hemos seleccionado una pequeña muestra de estudios, de entre la infinidad existente, sobre el efecto positivo del espino albar en la función cardíaca. Al final, en las referencias bibliográficas, puede encontrar más, si desea profundizar. Antes de continuar, debe saber que en todos los estudios que proporcionamos se emplearon extractos de espino albar. 

PREVENCIÓN DE PATOLOGÍAS CARDÍACAS

En un artículo de revisión de estudios científicos, publicada en 2016 por el investigador español Pallardo Fernández, se concluye que, debido a las propiedades antiagregante plaquetaria, antilipemiante, antioxidante y vasodilatadora coronaria, y teniendo en cuenta su seguridad durante tratamientos prolongados, el espino albar es de gran utilidad para la reducción del riesgo de enfermedad coronaria. Además, disminuye el riesgo de mortalidad por crisis hipertensivas posteriores al infarto agudo de miocardio.

TOLERANCIA AL EJERCICIO Y MEJORA DE SÍNTOMAS

Un estudio controlado a doble ciego, llevado a cabo por investigadores alemanes y publicado en 1994 en la revista Phytomedicine, obtuvo resultados muy positivos en pacientes con insuficiencia cardíaca crónica de grado II. En el grupo de control, al que se le administró espino albar durante 8 semanas, se observó un aumento significativo de la tolerancia al ejercicio, una reducción del producto presión sistólica-frecuencia cardíaca y una importante mejoría en los síntomas clínicos en pacientes con insuficiencia cardíaca crónica de grado II. Sin embargo, el grupo que recibió el placebo no obtuvo mejoría alguna.

En 1999, un equipo de investigadores alemanes liderado por Michael Tauchert publicó un estudio observacional multicéntrico en el que participaron 1011 pacientes con insuficiencia cardíaca de grado II. Después de ser tratados con espino blanco durante 24 semanas, se puso de manifiesto una marcada mejoría en la sintomatología clínica, una reducción en la presión arterial y una reducción del producto presión arterial-frecuencia cardíaca. Además, observó una reducción de la frecuencia cardíaca en reposo, arritmias y extrasístoles ventriculares en el punto máximo de ejercicio. Más de dos terceras partes de los pacientes se sintieron mejor o mucho mejor tras 24 semanas de tratamiento.

Flores del espino blanco

MEJORA LA CAPTACIÓN DE OXÍGENO

En un ensayo clínico a doble ciego, publicado en 1994, se incluyó a 72 pacientes con insuficiencia cardíaca de grado II. Los pacientes se sometieron a exámenes clínicos y ergoespirométricos al inicio del estudio y tras su finalización. En el grupo de control, al que se le administró espino albar durante 8 semanas, se observó una mejora significativa de la captación de oxígeno, así como del período de tolerancia hasta que los participantes alcanzaron el umbral anaeróbico.

MEJORA EYECCIÓN VENTRICULAR Y TENSIÓN ARTERIAL

Un equipo de investigadores, liderados por A. Weikl, publicó en 1996 un estudio multicéntrico, doble ciego, controlado con placebo, en el que se investigó la eficacia del espino albar en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca en estadio II. Durante 8 semanas se administró un preparado de espino blanco a 136 pacientes y se produjo un un aumento de la tolerancia al ejercicio, así como un incremento significativo de la eyección ventricular y un ligero descenso de la presión arterial tanto en reposo como durante el ejercicio.

El investigador alemán H. Leuchtgens publicó en 1993 los resultados de un estudio a doble ciego, controlado y aleatorizado, en el que participaron 30 pacientes con insuficiencia cardíaca de grado II. Tras 8 semanas en las que recibieron un tratamiento de espino albar se observó una mejoría significativa en la alteración del producto presión-frecuencia cardíaca en ejercicio controlado y la tolerancia al ejercicio. También mejoró el parámetro evaluado del cambio en la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Además, descendió la presión arterial y los participantes afirmaron que su estado general había mejorado.

REDUCCIÓN DEL TAMAÑO DEL TEJIDO INFARTADO

Numerosos ensayos clínicos han demostrado que la administración de espino albar reduce significativamente el tamaño del tejido infartado después una isquemia cardíaca aguda.

Tras el infarto de miocardio se amplia el daño de los tejidos como resultado de la infiltración de productos del sistema inmune, como la elastasa neutrofílica y la generación de un gran estrés oxidativo. La actividad inhibidora de la elastasa neutrofílica y el poder antioxidante del espino blanco juegan un papel preventivo en la expansión del daño, así como en la reducción del daño tisular posterior a un proceso isquémico agudo.

En 2004, se publicó un estudio realizado en modelo animal en la revista Life Sciences. A las ratas se les administró espino blanco durante 7 días antes de inducírseles una isquemia del miocardio. Se observó una atenuación de elevación del segmento ST del electrocardiograma, una disminución de la incidencia de fibrilación ventricular y una reducción de la tasa de mortalidad.

CURIOSIDADES ¿PROPIEDADES MÁGICAS DEL ESPINO ALBAR?

El espino albar es uno de los tres árboles, junto al roble y el fresno, que los celtas consagraban a las hadas. Creían que en los lugares donde compartían hábitat las tres especies, podían verse hadas, si la suerte era favorable.

Desde hace miles de años se atribuye poder mágico al espino blanco. Los romanos, por ejemplo, colocaban sus hojas en las cunas de los bebés para ahuyentar los malos espíritus. En la Edad Media se aseguraba que las ramas dela arbusto podían proteger contra los desastres naturales, si se las llevaba al hogar durante la noche de san Juan. 

Una antigua tradición católica afirma que la virgen María secaba las ropas del niño Jesús sobre un espino albar y desde entonces este arbusto posee el atributo de estar protegido contra el poder destructor del rayo. De hecho, en algunos lugares de España aún se emplean sus ramas para proteger el hogar de los rayos. 

Frutos del espino blanco o majuelo

REFERENCIAS CIENTÍFICAS

Cañigueral S., Vanaclocha B. (2000). Interés terapéutico de la sumidad de espino blanco. Aquí.

Forster A, Forster K, Buhring M. (1994). Crataegus for moderately reduced left ventricular ejection fraction. Ergospirometric monitoring study with 72 patients in a double-blind comparison with placebo. Aquí.

Leuchtgens H. (1993). Crataegus Special Extract WS 1442 in NYHA II heart failure. A placebo controlled randomized double-blind study. Aquí. 

Pallardo Fernández (2016). El espino blanco, en el corazón de la salud. Aquí

Schmidt U, Kuhn U, Ploch M, Hübner WD. (1994). Efficacy of the Hawthorn (Crataegus) preparation LI 132 in 78 patients with chronic congestive Herat failure defined as NYHA functional class II. Aquí. 

Tauchert M, Gildor A, Lipinski J. (1999). High-dose Crataegus extract WS 1442 in the treatment of NYHA stage II heart failure. Aquí.

Weikl A, Assmus KD, Neukum-Schmidt A, Schmitz J. Zapfe, G. (1996). Crataegus Special Extract WS 1442. Assessment of objective effectiveness in patients with heart failure (NYHA II). Aquí. 

También puede consultar:

Chatterjee SS, Koch E, Jaggy H, Krzeminski T.(1997). In vitro and in vivo studies on the cardioprotective action of oligomeric procyanidins in a Crataegus extract of leaves and blooms. 

Dalli E. (2002). Treatment of estable angina pectoris with hawthorn (Crataegus oxyacantha). 

Dalli E, Colomer E, Tormos MC, Cosín-Sales J, Milara J, Esteban E, (2011). Crataegus laevigata decreases neutrophil elastase and has hypolipidemic effect: a randomized, double-blind, placebo-controlled trial. 

Degenring FH, Suter A, Weber M, Saller R. A. (2003). randomised double blind placebo controlled clinical trial of a standardised extract of fresh Crataegus berries (Crataegisan) in the treatment of patients with congestive heart failure NYHA II. 

Habs M. (2004). Prospective, comparative cohort studies and their contribution to the benefit assessments of therapeutic options: heart failure treatment with and without “hawthorn” special extract WS 1442. 

Loew D. (1999). Phytogenic drugs in heart diseases exemplified by Crataegus. 

Nabavi SF, Habtemariam S, Ahmed T, Sureda A, Daglia M, Sobarzo-Sánchez E. (2015). Polyphenolic composition of Crataegus monogyna Jacq.: from chemistry to medical applications. 

Pittler MH, Schmidt K, Ernst E. (2003). Hawthorn extract for treating chronic heart failure: meta-analysis of randomized trials. 

Walker AF. (2002). Promising hypotensive effect of hawthorn extract: a randomized, double-blind, pilot study of mild essential hypertension. 

Zapfe jun, G. (2001). Clinical efficacy of crataegus extract WS 1442 in congestive heart failure NYHA class II. 

Zorniak M, Szydlo B, Krzeminski TF. (2007). Crataegus special extract WS 1442: up-to-date review of experimental and clinical experiences. 

P´REZ&MÜLLER

Si le ha gustado el artículo “El espino blanco. La planta del corazón”, compártalo en redes sociales. También puede suscribirse al blog para recibir por correo notificación de las nuevas entradas y recibir el “Compendio de Terapias Naturales” gratuitamente.

 

¿Le fue útil este artículo?

Pulse una estrella para calificar

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos 7

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *