SESGOS COGNITIVOS QUE TODOS DEBERÍAMOS CONOCER, SEGÚN ELON MUSK

50 sesgos cognitivos, según Elon Musk
5
(9)

Elon Musk, el hombre más rico del mundo, cofundador de la empresa de coches eléctricos Tesla y SpaceX, con la que pretende llevar al ser humano a Marte, también proporciona consejos psicológicos :-D. A través de su cuenta de Twitter, con casi 100 millones de seguidores, ha hecho viral una antigua infografía de TitleMax, en la que se divulgan los 50 sesgos cognitivos, cuyo conocimiento puede ayudar a las personas a tomar decisiones más acertadas.

En este artículo damos a conocer estos sesgos cognitivos, apoyados y popularizados por el magnate, y explicamos muy brevemente en qué consisten.

QUÉ SON LOS SESGOS COGNITIVOS

Los sesgos cognitivos han sido estudiados ampliamente desde hace décadas por la psicología social y la psicología cognitiva. Constituyen errores en los que incurrimos al tratar de proporcionar una interpretación a la realidad. Como resultado, influyen enormemente en nuestra esfera cognitiva -tanto en nuestra actitud, pensamiento, juicios como en el proceso de toma de decisiones,…- e inevitablemente en nuestro comportamiento.

Cuando presenciamos un determinado acontecimiento, siempre y de modo automático, entran en funcionamiento estas «estructuras cognitivas sesgadas» que pueden conducirnos a una percepción distorsionada de la realidad. De ahí la importancia que tiene conocer e identificar los sesgos mentales, con la intención de imponer una lógica mayor al procesamiento de información, de modo que podamos mejorar nuestro proceso de tomas de decisiones. Y, sin duda, decisiones más acertadas nos conducirán a un mayor éxito en todos los aspectos. 

ORIGEN DE LOS SESGOS COGNITIVOS

Se cree que tienen su origen en nuestra larga historia evolutiva. Desde esta perspectiva, los sesgos cognitivos fueron de extraordinaria utilidad, porque proporcionaban un «atajo mental» que permitía tomar decisiones de forma más rápida.

Expresado con otras palabras, constituyen estrategias inconscientes que se activan automáticamente para procesar información. Gracias a ellas, el proceso de toma de decisiones es más efectivo en entornos que requieren respuestas ágiles.

Ahora bien, en la actualidad y por lo general, estos «atajos mentales» se han convertido más en una carga que en una ayuda. Si se activan sin restricciones pueden hacernos errar de forma reiterada. Por tanto, si se cuenta con tiempo suficiente, la toma de decisiones debe incluir la valoración y análisis de las diferentes alternativas, así como la detección y anulación de los posibles sesgos que se activan durante el procesamiento de información. Por eso, insistimos, se hace necesario conocerlos para detectarlos y evitar que influyan en la percepción de la realidad.

Elon Musk y los sesgos cognitivos

SESGOS COGNITIVOS, SEGÚN ELON MUSK

1.- ERROR FUNDAMENTAL DE ATRIBUCIÓN

Ocurre cuando alguien insiste en atribuir la conducta de los demás a sus características internas sin tener en cuenta absolutamente nada el contexto o situación. Quien sufre de este sesgo mental cree que las circunstancias externas no influyen en el comportamiento humano, el cual es el resultado sólo de nuestro «yo interior».

Sin embargo, cuando debe emitir un juicio sobre sí mismo, atribuye su conducta más a la situación que a su carácter. Se trata de un sesgo de doble rasero de medir.

En resumen, quien se deja llevar por este sesgo juzga a los demás por su modo de ser, pero a sí mismo por el contexto. «Fulanito ha llegado tarde al trabajo porque conduce como un novato», «He llegado tarde al trabajo porque había mucho tráfico».

2.- SESGO DE AUTOSERVICIO

Una variante del error de atribución fundamental que ocurre cuando una persona atribuye sus éxitos a su habilidad personal y sus fracasos, a la mala suerte o a la situación/contexto.

3.- FAVORITISMO DE GRUPO

También conocido como sesgo endogrupal o favoritismo endogrupal, consiste en la tendencia de las personas a ofrecer un trato preferente a quienes forman parte de su grupo social. Es decir, favorecemos a los de nuestro grupo frente a los que pertenecen a otros.

4.- EFECTO DE ARRASTRE

En nuestra opinión, este sesgo es de los más comunes y perjudiciales. Nosotros lo llamamos efecto del borrego. Consiste en la tendencia a actuar y tomar decisiones de acuerdo con el grupo. Seguir a la mayoría no sólo nos hace sentirnos mejor, sino que reduce la incertidumbre; no obstante, inhabilita nuestra capacidad de discernimiento independiente. Las modas son un claro ejemplo de este sesgo.

5.- PENSAMIENTO GRUPAL

Otro sesgo muy peligroso. Las personas piensan y deciden de acuerdo con el consenso del grupo, de manera que rechazan cualquier alternativa discrepante. Aunque el pensamiento grupal tiene aspectos positivos (cohesión, seguridad, solidaridad,…), quienes están afectados por este sesgo dejan de pensar, analizar y juzgar de forma independiente. Podríamos llamarlo pensamiento borreguil.

6.- EFECTO HALO

También se le conoce como efecto aureola y consiste en la tendencia a valorar a las personas a partir de los juicios que hacemos de una o algunas características específicas de ellas. Nos creamos una buena impresión global de alguien simplemente porque hemos observado un rasgo positivo: «Esa chica es preciosa. Seguro que también es inteligente y agradable». Asimismo, este sesgo cognitivo puede aplicarse a la opinión que nos hacemos de organizaciones, marcas, productos, etc. 

7.- SUERTE MORAL

Tiene lugar cuando alguien juzga moralmente de forma positiva a otra persona por un hecho que proviene de circunstancias que se encuentran fuera de su control. Por ejemplo, solemos valorar mejor a un padre que se juega todos los ahorros familiares en el casino, pero que ha ganado dinero, que a aquel que lo ha perdido todo. Asumimos que el ganador es moralmente superior, a pesar de haber cometido la misma irresponsabilidad moral.

8.- FALSO CONSENSO

Se trata de la tendencia a sobrestimar la cantidad de personas que están de acuerdo con nuestras creencias, opiniones y pensamientos. Es muy común asumir que son muchos los que piensan como uno mismo.

9.- MALDICIÓN DEL CONOCIMIENTO

Este sesgo aparece con frecuencia y consiste en creer que las personas con las que hablamos poseen el conocimiento previo necesario para comprender lo que tratamos de explicarles. ¿Quién no ha recibido una explicación de un afectado por la maldición del conocimiento y no ha entendido nada por el simple hecho de que no tenía la información necesaria para comprenderla? No pocos profesores, a pesar de ser profesionales de la educación, cometen este error con frecuencia.

10.- EFECTO DE FOCO

Solemos sobrestimar cuánto nos observan los que nos rodean. Este sesgo se corresponde con la tendencia a creer que los demás nos prestan más atención de la que en realidad nos prestan. Y lo cierto es que las personas no están tan pendientes de nosotros como pensamos.

11.- HEURÍSTICA DE DISPONIBILIDAD

Suponga que se levanta por la mañana y, al mirarse al espejo, observa una roncha en la mejilla. Si usted es de los que piensa que podría sufrir la nueva infección por el virus de la viruela del mono, debe saber que se ha activado sin duda del sesgo de disponibilidad. Nos preocupamos más por la nueva viruela que por la picadura de un chinche o un eccema, porque traemos de nuestra memoria los ejemplos más rápidamente disponibles.

Sesgos cognitivos según Elon Musk

La famosa infografía con los primeros 25 sesgos cognitivos.

12.- ATRIBUCIÓN DEFENSIVA.

El sesgo mental de atribución defensiva consiste en la tendencia a responsabilizar a una víctima de lo que le ha ocurrido. Este error permite al observador reducir la amenaza que representa la posibilidad de que una situación similar pueda ocurrirle. Ahora bien, el observador culpabilizará menos a la víctima si guarda algún vínculo con ella.

13.- HIPÓTESIS DEL MUNDO JUSTO.

Las personas suelen creer que este mundo es justo y, como consecuencia, cada quien tiene lo que se merece. Desde este modo de entender el mundo, a las personas buenas, le sucederán cosas buenas y, al revés, a las malas, les ocurrirán cosas malas. En definitiva, quien sufre este sesgo, frente a una injusticia observada, cree que realmente fue merecida.

14.- REALISMO INGENUO.

El realista ingenuo está convencido de que percibe el mundo de forma objetiva, por lo que cualquiera que presente una versión alternativa a la suya es considerado como ignorante, desinformado, irracional, etc. Al creer que nuestra perspectiva se corresponde con la realidad, este sesgo constituye una fuente inagotable de conflicto.

15.- CINISMO INGENUO.

Consiste en la convicción errada según la cual todas las personas son egoístas, de manera que cualquier conducta sólo está motivada por sus intereses personales y egocentrismo. Algunos filósofos, alineados con Hobbes, no estarían de acuerdo con este pretendido sesgo cognitivo. Para ellos no cabe la menor duda de la naturaleza mala del ser humano.

16.- EFECTO FORER

También conocido como efecto Barnum, este sesgo cognitivo supone la tendencia de quien lo padece a aceptar que ciertas afirmaciones generales son aplicables a su persona. Asumen como propias generalizaciones que, en realidad, podrían ser válidas para una amplia gama de personas: «Soy introvertido, porque mi signo zodiacal es escorpión».

17.- EFECTO DUNNING KRUGER.

Este sesgo induce a las personas con bajo grado de habilidad y conocimiento en un área determinada a creer que su competencia es grande. Suelen sobreestimar más su propia competencia en un tema, cuanto mayor es su nivel de desconocimiento. Y también ocurre lo contrario. Influenciados por este sesgo, las personas con mayores habilidades y conocimientos, suelen subestimar su propia competencia y estar plagadas de dudas.

18.- ANCLAJE.

Cuando la primera información que obtenemos influye en nuestra conducta y en el proceso de toma de decisiones, se dice que estamos afectados por el sesgo de anclaje. El orden en que recibimos la información influye en la percepción y el juicio de todo lo que viene detrás. Este sesgo cognitivo es muy frecuente y debemos estar alerta, sobre todo, en la negociación o adquisición de bienes y servicios. Los vendedores piden precios muy por encima del valor real del bien que ofrecen, porque conocen y se aprovechan de este error de la cognición. Si consiguen anclar en la mente del potencial comprador ese precio inicial, seguro que la venta les saldrá redonda. 

19.- SESGO DE AUTOMATIZACIÓN.

Tiene lugar cuando las personas confían sus decisiones a los sistemas automatizados sin verificar la opción escogida. Es decir, cuando confían más en las máquinas que en la capacidad humana. También sucede al revés, si la persona desconfía de la información obtenida mediante estos sistemas automatizados y se inclina a decidir con base en la capacidad humana.

20.- EFECTO DE AMNESIA DIGITAL

Hay quien lo llama efecto Google y no es un sesgo propiamente, sino un problema moderno. La dependencia de internet está causando que cada vez retengamos menos información en nuestra memoria al disponer de memorias externas que almacenan por nosotros ingentes cantidades de datos. Por tanto, resulta mucho más probable que una persona olvide algo si lo ha buscado en Google.

21.- SESGO DE RESISTENCIA REACTIVA.

Aunque no tan frecuente como el efecto de arrastre, el sesgo de resistencia reactiva induce a las personas a hacer lo contrario de lo que se le pide que hagan. Cuando alguien se siente intimidado o percibe su libertad limitada puede tender a resistirse con rebeldía.

22.- SESGO DE CONFIRMACIÓN.

Otro gran y extendido sesgo cognitivo. Podría afirmarse que es el origen de los prejuicios. Tendemos a estar de acuerdo con ideas y creencias que se ajustan a nuestras ideas y creencias preexistentes e ignoramos todo aquello que entre en conflicto con ellas. Solemos buscar y/o ser convencidos por la información que confirma nuestras creencias preconcebidas. Un abortista, por ejemplo, rechazará sistemáticamente toda evidencia que apoye la idea de que la vida comienza en el momento de la fecundación y aceptará la información que apoye su creencia (razones de salud, inocuidad, libertad, derechos,…)

23.- EFECTO CONTRAPRODUCENTE.

También denominado sesgo de retroalimentación, consiste en la tendencia a confirmar nuestras creencias cuando se muestran pruebas que las refutan. Cuando se presentan evidencias que refutan nuestras creencias, podemos llegar a aferrarnos más a ellas de forma injustificable.

24.- EFECTO DE TERCERA PERSONA.

Sucede cuando las personas creen que la información de los medios de comunicación de masas tiene un mayor impacto sobre los demás que sobre ellas mismas. Tienden a percibir que los mensajes informativos les influyen menos a ellas que a los otros.

25.- SESGO DE CREENCIA.

Reforzamos constantemente nuestras creencias, por lo que se vuelven resistentes al cambio. Nos produce horror cuestionar nuestras creencias mediante la consideración de argumentos sólidos, incluso si son verdaderos. Por el contrario, solemos aceptar argumentos, aunque sean irracionales, si la conclusión de los mismos apoya nuestras creencias preexistentes.

Por ejemplo, supongamos que estamos convencidos -y Humanidad Alfa lo está- de que la explosión de enfermedades crónicas en la actualidad se debe a algún factor o factores de la vida moderna. Cuando se activa el sesgo de creencia, en lugar de buscar explicaciones razonables y sustento lógico, podemos llegar a aceptar que «un mosquito robótico, diseñado en laboratorios alienígenas del sistema estelar Omega-Pipo y liberado en la atmósfera terrestre desde los años 80, es el responsable del aumento de la incidencia de las enfermedades crónicas». 

Ni que decir tiene que Humanidad Alfa no sólo trata de combatir este sesgo, sino todos, por lo que no se deja llevar por el pensamiento grupal, el sesgo de arrastre o el de confirmación, por ejemplo. Como consecuencia, no descarta la posibilidad del mosquito alienígena, pero considera una amplia variedad de argumentos más plausibles.

Si usted, por ejemplo, intenta combatir el sesgo de creencia, el de resistencia reactiva y el efecto Forer, pero cede ante el efecto de arrastre y el pensamiento grupal, podría «tragarse» , «digerir» y «asimilar» cualquier información que la élite deseara propagar. Se convertiría en un muñeco manejado por los hilos de quienes dominan el mundo. 

 

No se pierda la segunda parte de este artículo que publicaremos en breve. Sin más, reciba un cordial saludo. 

P´REZ&MÜLLER

Si le ha gustado el artículo “Sesgos cognitivos, según Elon Musk”, compártalo en redes sociales. También puede suscribirse al blog para recibir por correo notificación de las nuevas entradas y recibir el “Compendio de Terapias Naturales” gratuitamente.

  

¿Le fue útil este artículo?

Pulse una estrella para calificar

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos 9

4 Comments on “SESGOS COGNITIVOS QUE TODOS DEBERÍAMOS CONOCER, SEGÚN ELON MUSK”

  1. Estimado P’rez y Muller. Desconozco si ya han hecho algún artículo sobre cuestiones del subconsciente. No siendo así, estimo que sería muy interesante leer algo más científico al respecto. Lo digo como contrapartida a mucha información contradictoria abundante en la web. Gracias

    1. Hola, ramoncito. Sí hemos escrito algún artículo sobre el inconsciente y en otros nos hemos referido al mismo. En el buscador de la web teclee «inconsciente» y le saldrán los dos más importantes «Qué es el inconsciente y cómo funciona» y «Cómo reprogramar el inconsciente». Creemos que en el post «La sombra, el lado oscuro de la mente» también tocamos el asunto. Reciba un cordial saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.