PROPIEDADES DE LA ALCACHOFERA

Propiedades de la alcachofera
5
(6)

Hace unas semanas publicamos un artículo sobre el cardo mariano y su poderoso efecto en la salud hepática. Hoy le toca el turno a las propiedades de la alcachofera, otra maravillosa planta medicinal, perteneciente a la misma familia del cardo mariano, las compuestas o Asteráceas, y también muy útil para cuidar nuestro hígado y mucho más.  

La alcachofera es una planta herbácea perenne, de nombre científico Cynara scolymus L. y denominada también como alcachofa y alcalcil. Originaria del noreste de África, era conocida por los griegos y los romanos no sólo porque su inflorescencia constituía un delicioso y nutritivo alimento, sino por las increíbles propiedades medicinales de sus hojas.

Fue introducida por los árabes en España durante el medievo, quienes también nos legaron el nombre (Al-kharshûf). Posteriormente, se introdujo en América en el siglo XVI.

En este artículo no abordaremos las características nutricionales de la alcachofa, tan apreciadas en la cocina mediterránea. Nos centraremos exclusivamente en desarrollar sus acciones farmacológicas y propiedades medicinales. 

CONSTITUYENTES Y PRINCIPIOS ACTIVOS

Sabemos que no a todos los lectores les interesa conocer qué principios activos se encuentran detrás de los beneficios de la alcachofera. Sin embargo, merece la pena detenernos durante unas líneas en este asunto.

En la composición de la hoja de la alcachofera, parte usada para fines medicinales, encontramos ácidos fenólicos, flavonoides, lactonas sesquiterpénicas, ácidos orgánicos, sales potásicas y magnésicas, mucílagos, aceite esencial, fitosteroles y vitaminas A, B2 y C.

Dentro de los ácidos fenólicos, quizá el constituyente de mayor actividad biológica, destacan los ácidos cafeilquínicos (1-4%), como el clorogénico, 1,5-dicafeoilquínico y la cinarina (de sabor amargo).

Entre los flavonoides, presentes en menor cantidad (0,5%) y de gran poder antioxidante, tenemos el cinarósido, por ejemplo.

En cuanto a las lactonas sesquiterpénicas (de sabor amargo), principios con infinidad de propiedades beneficiosas, destaca la cinaropicrina.

PROPIEDADES DE LA ALCACHOFERA

Debido a las recomendaciones de los organismos oficiales, los principales y más conocidos beneficios de la alcachofera son los que se relacionan con la digestión

Sin embargo, la hoja de alcachofa se ha utilizado por otras muchas propiedades medicinales desde el siglo IV a.C. en el sur de Europa y los países mediterráneos. En la actualidad, los estudios científicos han demostrado sus múltiples actividades farmacológicas: digestiva, hepatoprotectora, antiinflamatoria, antimicrobiana, reductora del colesterol y de la glucosa en sangre… A continuación desarrollamos las que cuentan con mayor respaldo en la evidencia. 

ACTIVIDAD EN LA DIGESTIÓN

Los efectos positivos relacionados con los procesos de la digestión están bien documentados gracias a numerosos estudios científicos, tanto en modelo animal como en humanos.

Se ha demostrado que esta maravillosa planta exhibe actividad eupéptica (facilita la digestión), colerética (aumenta la producción hepática de bilis), colagoga (favorece la expulsión de bilis por la vesícula biliar), antiemética (calma las náuseas y vómitos), carminativa (elimina gases intestinales) y aperitiva (estimula el apetito), debido principalmente a la acción de los ácidos cafeilquínicos, en especial la cinarina y el ácido clorogénico, y las lactonas sesquiterpénicas.

Los principios activos amargos, como la cinarina, estimulan intensamente la secreción de jugos gástricos, de ahí las propiedades de la alcachofera en la digestión y en la falta de apetito. Por otra parte, su acción colerética y colagoga incrementa la secreción o expulsión de bilis al duodeno, lo que facilita la digestión de las comidas con grasa.

En diferentes estudios clínicos (uno de ellos con más de 500 pacientes dispépticos tratados durante 6 semanas con extracto de hoja de alcachofera) se evidenciaron la acción carminativa, espasmolítica, estimulante del apetito, antiemética e hipocolesterolemiante.

Tan importante es este efecto sobre la digestión, que tanto la Agencia Europea del Medicamento (EMA) como la Cooperativa Científica Europea de Fitoterapia (ESCOP) aprueban su uso tradicional y la recomiendan para el alivio sintomático de los trastornos digestivos como la dispepsia con sensación de plenitud, hinchazón y flatulencia, así como para las náuseas y los vómitos.

La ESCOP también recomienda su empleo en las disfunciones hepatobiliares.

Propiedades de la alcachofera para la digestión

ACTIVIDAD HEPATOPROTECTORA

Dentro de la farmacopea de la naturaleza, la alcachofera y el cardo mariano forman el cimiento de cualquier receta para el cuidado del hígado.

Los extractos de alcachofa han demostrado una actividad protectora del hígado, debido principalmente a la acción captadora de radicales libres de sus polifenoles y al aumento de la actividad de las enzimas antioxidantes endógenas (glutatión peroxidasa, catalasa y superóxido dismutasa), lo que se traduce en una reducción de la peroxidación de lípidos y la oxidación de proteínas.

Por otra parte, los efectos colerético y colagogo mejoran la capacidad desintoxicante del hígado y previenen la formación de cálculos biliares.

Pese a que algunos estudios han observado efectos positivos sobre el mecanismo regulador que permite reparar el daño del ADN en casos de hepatotoxicidad -por lo que muchos afirman que la alcachofera favorece la regeneración de las células hepáticas-, esta propiedad no se ha comprobado de forma consistente. Sólo el cardo mariano ha demostrado poseer capacidad regeneradora de los hepatocitos. De ahí que ambas plantas medicinales se asocien en fórmulas fitoterapéuticas para el tratamiento de problemas hepáticos, no sólo por el efecto sumatorio de sus propiedades, sino por su complementariedad: lo que le falta a una, lo tiene la otra.

En una reciente revisión sistemática y metaanálisis se concluyó que la suplementación con alcachofera indujo una reducción significativa de las enzimas hepáticas, especialmente en pacientes con enfermedad del hígado graso no alcohólico

Por último, con base en la evidencia científica, muchos investigadores postulan su utilidad en el tratamiento del hígado graso, la hepatitis y la cirrosis.

EFECTO HIPOLIPEMIANTE

Diversos estudios en animales y en humanos sugieren los efectos hipocolesterolemiantes e hipotrigliceridemiantes de la hoja de alcachofera.

Se sabe que los extractos de alcachofa inhiben la hidroxilmetil-glutaril-coenzima A-reductasa, enzima que el cuerpo necesita para producir colesterol. Se sospecha que detrás de ese efecto se encuentra el principio activo luteolina.

Diversos estudios clínicos ponen de manifiesto su efectividad como coadyuvante en el tratamiento de las hiperlipemias, con reducciones de la concentración sérica de LDL en el rango de 8-49 mg/dl, 12-55mg/dl para el colesterol total y 11-51mg/dl para los triglicéridos. Estos efectos se atribuyen a la luteolina y ácido clorogénico.

Por último, los estudios en animales muestran que el extracto de la hoja de alcachofera puede inhibir la oxidación de las LDL humanas que, de acuerdo con la teoría oficial, tienen un importante papel en la patogénesis de la aterosclerosis. Esta es la razón por la que algunos autores la recomiendan para la prevención de la enfermedad cardiovascular.

¿SIRVE PARA PERDER PESO?

Una de las más conocidas propiedades de la alcachofera es la adelgazante. Pero, ¿de verdad es eficaz?

Un estudio aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo, de 2 meses de duración, ha probado que la combinación de extractos de judía y de hoja de alcachofera produjo un efecto saciante, por lo que se sugiere su empleo como coadyuvante en los tratamientos del sobrepeso.

Si la alcachofa se consume como alimento, su fibra ayuda a la reducir la absorción intestinal de grasa, por lo que ayuda al control del peso. Además, su elevado contenido en potasio le otorga un efecto diurético, útil no sólo para la obesidad, sino para personas que retienen líquido.

Pero aún hay más. Otra de las propiedades de la alcachofera, muy relacionada con la adelgazante, es la hipoglucemiante.

Alcachofa para bajar de peso

EFECTO HIPOGLUCEMIANTE

En el estudio citado en el epígrafe anterior, se observó, al mismo tiempo que un efecto saciante, una reducción de los niveles de glucosa postpandrial en sangre.

La disminución de la glucosa en sangre después de la comida se explica por las actividades inhibidoras débiles de la α-glucosidasa y sus fuertes efectos inhibidores sobre la actividad de la α-amilasa. Esta capacidad de bloqueo de las enzimas digestivas no sólo induce señales de saciedad en pacientes con obesidad, sino que produce efectos positivos en los niveles de glucosa en sangre.

Otros estudios también han demostrado que la administración de alcachofera reduce la glucemia basal y posprandial, así como la hemoglobina glucosilada.

Además, cuando la alcachofa se consume como alimento, la inulina (un tipo de fibra) también ayuda a controlar la glucemia y a equilibrar la microbiota intestinal. 

Por todo ello los investigadores sugieren su empleo como coadyuvante en la diabetes del adulto y, como hemos adelantado antes, en el tratamiento de la obesidad.

TONIFICANTE GENERAL

Aparte de la estimulación de la secreción de jugos gástricos, otra de las características principales de las plantas que contienen principios activos amargos, como la alcachofera, es su acción tónica general. Por ello se recomienda su empleo, junto con otras plantas como la genciana y la centaura menor, en el tratamiento de los estados de debilidad, convalecencias y agotamiento.

Alcachofa para control de la glucemia

DOSIS Y MODO DE EMPLEO

La parte de la planta empleada para la preparación de los productos farmacéuticos es la hoja desecada.

Para hacer una infusión, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) recomienda para adolescentes, adultos y ancianos emplear 1,5 gramos de hoja desecada (en 150ml de agua) 4 veces al día. Otra posología alternativa, especial para quienes no tienen tanto tiempo, consiste en usar 3 gramos de hoja desecada y consumir 1-2 veces al día. En caso de optar por el polvo de hoja, esta agencia europea recomienda una dosis de 600-1500 mg al día, distribuidos en 2-4 tomas.

Por su parte, la Cooperativa Científica Europea de Fitoterapia (ESCOP) recomienda para adultos y ancianos una dosis diaria de 5 a 10 g de hoja desecada para la infusión.

Sin embargo, la mejor forma de preparación para aprovechar las propiedades de la alcachofera es el extracto seco estandarizado, cuya dosis variará según el laboratorio fabricante. La ESCOP nos recomienda tomar una dosis diaria equivalente a 5 a 10 g de hoja desecada en forma de extracto seco.

CONTRAINDICACIONES, EFECTOS SECUNDARIOS

La alcachofera es una planta muy segura; sin embargo, se ha descrito la aparición infrecuente de efectos secundarios como diarrea leve con espasmos abdominales, náuseas y ardor de estómago. En un estudio de 6 meses de duración, en el que participaron más de 200 pacientes, no se describieron efectos adversos. En otro estudio realizado con 553 pacientes, solo 7 mostraron flatulencia y sensación de debilidad.

Existe consenso en contraindicar el empleo de la alcachofera, y de cualquier otro remedio con actividad colerética, en casos de obstrucción de los conductos biliares, colangitis y litiasis biliar. También se desaconseja su uso, excepto bajo control facultativo, en las afecciones de las vías biliares y hepatitis. Por último, está contraindicada la planta en alergia conocida a la alcachofera o a otras especies de la familia de las Compuestas (Asteráceas).

PRECAUCIONES E INTERACCIONES

Como no existen datos sobre la seguridad del uso de la alcachofera durante el embarazo, lactancia ni en niños menores de 12 años, se recomienda tener precaución en estos casos y consultar antes con un facultativo.

En cuanto a posibles interacciones medicamentosas, no se han descrito.

Beneficios de la alcachofa

REFERENCIAS CIENTÍFICAS

Monografía de la EMA sobre la Alcachofera. 

Alcachofera contra la dispepsia funcional

Efectos hepatoprotectores de la Cynara Scolymus

Efectos hipocolesterolemiantes de la alcachofera

Actividad sobre las enzimas hepáticas de la alcachofa. 

Propiedades protectoras de la alcachofa (Cynara scolymus) frente al estrés oxidativo

Capacidad antioxidante de la Cynara Scolymus. 

Actividad antioxidante de la alcachofa

Efectos antihiperglucémicos. 

Acción positiva de la alcachofa en la alteración de la glucosa en ayunas. 

 

P´REZ&MÜLLER

Si le ha gustado el artículo “Propiedades de la alcachofera”, compártalo en redes sociales. También puede suscribirse al blog para recibir por correo notificación de las nuevas entradas y recibir el “Compendio de Terapias Naturales” gratuitamente.

¿Le fue útil este artículo?

Pulse una estrella para calificar

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos 6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.