Plásticos-contaminantes

LA SOPA QUÍMICA EN LA QUE VIVIMOS

Habitamos en un mundo altamente contaminado. Los productos químicos tóxicos se encuentran en cada rincón. Según Sherry Rogers, especialista estadounidense en Medicina Medioambiental – … nadamos en una sopa química de la que no somos conscientes… –.

Algunos dicen que es el precio que debemos pagar por el progreso de la civilización, pero desde P´rez & Müller no somos tan pesimistas y mucho menos, conformistas. Se puede tratar no sólo de solucionar el problema de raíz (difícil, por cierto, al existir intereses económicos de por medio), sino de adoptar medidas de protección personal. Usted puede combatir los compuestos químicos tóxicos para el organismo.

¿QUÉ PROBLEMA EXISTE CON LA QUÍMICA INDUSTRIAL?

Desde mediados del siglo XX la utilización de la química en nuestras vidas ha crecido en paralelo a una serie de problemas de salud. Desde entonces los químicos tóxicos están en todas partes. En el aire que respiramos, en el agua que bebemos, en la comida con la que nos alimentamos, en la calle… Solemos pensar que dentro de nuestros hogares estamos a salvo, pero no es así. Estamos expuestos a más químicos tóxicos en nuestras casas que en la calle. Los contaminantes están presentes en las ropas, los alimentos, alfombras, cortinas, muebles, materiales de construcción, pinturas, barnices, colchones, productos de higiene, aseo, cosmética, limpieza del hogar, etc. ¡Vaya panorama tan desolador!

Muchas sustancias químicas ambientales son tóxicas, mutagénicas y cancerígenas. Sus efectos perjudiciales se multiplican al combinarse e interactuar entre sí (efecto cóctel o sinérgico). Sin embargo, no a todas las personas les afecta por igual. Los efectos variarán en función de los niveles de concentración, del tiempo de exposición, y del grado de sensibilidad individual.

Tóxicos químicos ambientales

Químicos tóxicos ambientales

Existe suficiente evidencia de que los químicos tóxicos ambientales están detrás del incremento de la incidencia de enfermedades crónicas, degenerativas, autismo, de los problemas de esterilidad, de las infecciones y patologías respiratorias e incluso del cáncer. De hecho, se considera que el 30% de las enfermedades en general y el 20% de los cánceres, en particular, podrían estar relacionadas con estos químicos tóxicos medioambientales.

Si a estas sustancias químicas tóxicas le sumamos la exposición a la contaminación electromagnética, la sopa química que surge es perfecta para el desarrollo de diversos problemas de salud. Las centrales eléctricas, líneas de alta tensión, antenas de telefonía, móviles, teléfonos inalámbricos, WiFi, etc., irradian nuestros hogares, guarderías, parques infantiles, colegios, institutos…

TÓXICOS QUÍMICOS EN LOS PRODUCTOS DE HIGIENE Y COSMÉTICOS

Pese a que la industria insiste en la inocuidad de las sustancias químicas presentes en pequeñas cantidades estos productos, nosotros creemos que su uso regular (a diario) acaba favoreciendo su acumulación en el organismo.

Los químicos tóxicos en los cosméticos y el los productos de higiene, como champús, geles, espumas de afeitar, cremas, lociones, mascarillas, lacas, desodorantes,… se absorben a través de la piel, penetran en la sangre y acaban depositándose en los tejidos orgánicos.

Entre estas ponzoñas cabe citar:

  • Los aceites minerales: Son derivados del petróleo que se usan para dar una textura agradable a los cosméticos.
  • Glicol propileno
  • Ftalatos y parabenes: En perfumes, lacas, esmaltes de uñas. Están relacionados con alteraciones del sistema endocrino (hormonal), del reproductor (suprimen los andrógenos masculinos y disminuyen la calidad y cantidad del esperma), con el asma, las alergias y el cáncer.
  • Solventes: Incrementan la incidencia de cáncer y pueden reconocerse en la etiqueta del producto por el término isopropil.
  • Otros ingredientes sintéticos: Destruyen la barrera protectora de la piel y exponen al organismo a un mayor ingreso de tóxicos.
    • PEGs (glicol polietileno): Se reconocen por las siglas finales -eth (como steareth, sofium laureth,…
    • DEA (diethanolamina)
  • Fenol y fenil: Afectan al hígado, corazón, riñones y piel.
  • Colorantes: Son muy cancerígenos.
  • Fragancias artificiales: Estas son el químico más extendido. ¿Qué producto de higiene o cosmética no huele maravillosamente bien? Pueden provocar alteraciones del sistema reproductor y endocrino.
  • Liberadores de formaldehído: Está prohibida la adición de formaldehído a los productos de cosmética. Sin embargo, se usan otras sustancias que poseen la capacidad de liberarlo (¡esta industria se las sabe todas!).
  • Otros tóxicos: El aluminio, relacionado con el alzheimer y presente en los desodorantes, por ejemplo. El mercurio de los maquillajes y desmaquilladores.
Tóxicos químicos en los productos de cosmética

Tóxicos químicos en productos de cosmética

DISRUPTORES ENDOCRINOS

Son sustancias químicas, producidas por la industria, que al imitar a las hormonas pueden alterar el sistema endocrino. Pueden producir múltiples trastornos, no solo de la esfera reproductiva, sino a nivel cardiovascular, metabólico y neurológico.

Ejemplos de disruptores hormonales son los fertilizantes, pesticidas, plaguicidas, herbicidas, hidrocarburos aromáticos policíclicos, bifenilos, BPA (bisfenol A), metales, ftalatos, parabenes (estos dos últimos muy usados en cosmética) y factores de crecimiento utilizados en la producción de alimentos.

El BPA es uno de los más dañinos por su masiva presencia en nuestras vidas. Se utiliza en los productos fabricados con plásticos de policarbonato: biberones, chupetes, botellas, recubrimiento interior de las latas de conservas, cepillos de dientes… Se asocia con alteraciones del metabolismo de la glucosa y de los lípidos (entre otras), por lo que es en parte es responsable de la epidemia de obesidad y diabetes tipo II. Afecta también al hígado y está relacionado con los cánceres hormonodependientes (como el de mama).

Plástico y microondas: la pareja más tóxica

Plástico y microondas: la pareja más tóxica

EL FORMALDEHÍDO. QUÍMICOS TÓXICOS EN EL HOGAR

Se trata de un hidrocarburo sumamente volátil, que a temperatura ambiente se comporta como un gas. Por ser un antifúngico muy eficaz, que previene la aparición de mohos y hongos, la industria lo utiliza en la fabricación de barnices, lacas, pinturas, muebles de aglomerado, material de construcción, productos para la limpieza del hogar (detergentes, desinfectantes)… También se encuentra en los aprestos para tejidos (esas telas que no necesitan planchado), colchones, almohadas, moquetas, alfombras…

Al ser inhalado, o entrar en contacto con la piel, se absorbe y se acumula en el organismo. Puede producir síntomas alérgicos, cefaleas, dolores diversos, problemas respiratorios, trastornos dermatológicos y neurológicos.

Tóxicos químicos en el hogar: el formaldehído

Formaldehído en nuestro salón

LA SOPA QUÍMICA QUE NOS COMEMOS

Es posible encontrar en los alimentos restos de pesticidas, herbicidas, abonos químicos, antibióticos, factores de crecimiento, hormonas, etc. Además, es habitual el uso de diversos aditivos químicos para mejorar sus características organolépticas (sabor, olor, color, textura) y facilitar el proceso de elaboración. Entre estos se cuentan los conservantes, colorantes, espesantes, edulcorantes, acidulantes, potenciadores del sabor y otros muchos.

Caso aparte es el BPA. Este agente químico tóxico se encuentra en el recubrimiento de las latas de conserva o de las botellas de agua. Todos son contaminantes que ingresan y se acumulan en el organismo a través de lo que comemos y bebemos y, cómo no, son responsables de ciertas disfunciones orgánicas.

ACRILAMIDA

La encontramos en los alimentos ricos en almidón después de haber sido cocidos, asados o fritos por encima de los 120º C de temperatura (en las patatas fritas que tanto gustan a los niños, por ejemplo). Esta sustancia tóxica es cancerígena y genotóxica (fastidia nuestros genes).

COLORANTES

Son unos de los aditivos más comúnmente usados y se reconocen en la etiqueta del producto por los números que van del E-100 al E-180.  En general, se asocian con la hiperactividad infantil, reacciones alérgicas, siendo el sector de población más sensible los niños con asma.

CONSERVANTES

A base de benzoato se relacionan con la hiperactividad, y los azoicos son potencialmente cancerígenos. Los sulfitos (del E220 al E228) requieren una mención aparte. Son también conservantes, con un elevado poder antioxidante, presentes en muchísimos productos, tales como conservas, frutas secas, zumos de frutas, mermeladas, vinos, salsa de tomate, patatas envasadas (fritas o congeladas), galletas, muesli, cereales de desayuno, etc. Infinidad de personas reconocen que los sulfitos les producen cefaleas, mareos, molestias digestivas y reacciones alérgicas con estornudos, enrojecimiento y picores.

EDULCORANTES

Cabe destacar la sacarina (E-954), la sucralosa (E-955), el ciclamato (E-952), el acesulfamo potásico – K (E-950), el xilitol (E-967), sorbitol  (E-420) y otros polialcoholes, y sobre todo, el aspartamo (E-951) por estar ampliamente difundido y ser especialmente tóxico y cancerígeno. Se trata de una sustancia neurotóxica que produce, por una parte, un hambre feroz por los hidratos de carbono, y por otra parte, ataques de pánico, depresión y problemas cognitivos.

Colorantes, conservantes, acidulantes,... En esos estantes tienen de todo.

Colorantes, conservantes, acidulantes,… En esos estantes tienen de todo.

POTENCIADORES DEL SABOR

El glutamato monosódico es el más conocido. Se caracteriza por estimular las papilas gustativas y mejorar notablemente el sabor de los alimentos (hay que reconocerlo). Está relacionado con la obesidad y muchas personas refieren molestias gastrointestinales. El hermano menor de Jehohanan, sabe que si come en un restaurante chino, en los que se suele comer de todo menos comida china de verdad que es muy saludable, y en los que se abusa de este potenciador, al día siguiente – … caga vinagre… -) y también cefaleas, reacciones alérgicas (asma), etc. Pero la consecuencia más peligrosa para la salud proviene de su neurotoxicidad.

GMO

Los organismos modificados genéticamente o alimentos transgénicos, a pesar de no ser considerados un tóxico o contaminante químico, representan una potencial amenaza para la salud; sin embargo, serán tratados por separado en un próximo post.

CONTAMINACIÓN ELECTROMAGNÉTICA

El ser humano genera (es) un campo electromagnético. No pocos investigadores han descrito la importancia que poseen los campos electromagnéticos en la transmisión de información biológica. Han llegado a la conclusión de que las moléculas tales como hormonas, neurotransmisores, citoquinas, etc., se quedan cortas a la hora de transferir la ingente información necesaria para el control de los sistemas biológicos. Reconocen la necesidad de recurrir a las señales electromagnéticas, que pueden circular a la velocidad de la luz, para explicar la extraordinaria coherencia orgánica.

Las radiaciones electromagnéticas de los móviles, WiFi, bluetooth, etc., pueden interferir con el campo electromagnético humano y el normal flujo de comunicación celular. De hecho, se sabe que interfieren con las señales eléctricas de la membrana celular entorpeciendo el transporte de iones a través de la misma. Este fenómeno de forma continuada puede acarrear a la larga no sólo estrés oxidativo, sino roturas del ADN, alteraciones del sistema inmune, endocrino, problemas cardiovasculares y neurológicos e incluso cáncer.

Vea el siguiente vídeo para más información.

LA LUCHA CONTINÚA

La lucha colectiva continúa: debemos unirnos. En Europa se han obtenido resultados, pero aún insuficientes. La administración pública, los medios de comunicación, los partidos políticos y las instituciones sanitarias pasan por alto la evidencia científica. En consecuencia, los intereses económicos de las industrias agroalimentaria y farmacéutica se alzan con la victoria. Manipulan a los gobiernos, se esconden de las leyes y mangonean la ciencia. Al final de la cadena estamos nosotros absorbiendo miles de sustancias químicas a diario – …pero eso es otra historia y deberá ser contada en otra ocasión… -.

A nivel individual, existen dos medidas que debemos adoptar para combatir la toxicidad medioambiental. En primer lugar, la prevención, que trataremos a continuación y, en segundo lugar, la desintoxicación. La segunda medida la desglosaremos en una próxima entrada. Usted aprenderá a eliminar las sustancias tóxicas que han ido acumulándose durante los años y su organismo saturado ha sido incapaz de metabolizar y desintoxicar totalmente (léase Cómo desintoxicar el cuerpo). Veamos qué podemos hacer para prevenir:

MEDIDAS PREVENTIVAS CONTRA LOS QUÍMICOS TÓXICOS

MEDIDAS EN EL HOGAR

    • Ventile cada mañana su hogar, como solía hacerse antaño.
    • Plantas como el poto, el ficus y la dieffenbachia son muy útiles para limpiar el aire de su casa.
    • Use ambientadores naturales e insecticidas no tóxicos.
    • Apague los aparatos eléctricos de su hogar cuando no los esté usando.
    • No tenga un despertador conectado a la red eléctrica en la cabecera de su cama, ni ponga el celular (móvil) en su mesita de noche. Los despertadores de pilas de toda la vida (benditos despertadores de cuerda los que tenían nuestros abuelos, ¡qué maravilla!) también cumplen su misión.
    • Desconecte el WiFi por la noche (mejor aún, cuando no lo esté usando).
    • Neutralice las radiaciones de su hogar (trataremos este asunto en otro post) a través de tecnologías existentes en el mercado.
    • No compre muebles de aglomerado.
    • Tenga cuidado con las bombillas de bajo consumo.
  •  

PAUTAS EN LA ALIMENTACIÓN

    • Filtre el agua del grifo y guárdela en recipientes de cristal.
    • Beba más agua e infusiones y menos (o ninguna) bebidas refrescantes.
    • No caliente los alimentos en un microondas y menos aún en recipientes de plástico.
    • Los excelentes vegetales están cargados de pesticidas, etc., y los alimentos de origen animal, de antibióticos, hormonas, etc., así que consuma alimentos orgánicos.
    • Consuma alimentos frescos y elimine los envasados, conservas, procesados, precocinados.
    • Olvídese de los colorantes alimentarios para amarillear sus guisos. En su lugar, puede usar azafrán, cúrcuma o pimentón.
    • Edulcore con estevia (infusiones, gotas, etc.).
  •  

MEDIDAS EN EL USO DE COSMÉTICOS Y PRODUCTOS DE HIGIENE

    • Compre productos de higiene y de limpieza del hogar ecológicos. Puede usar los remedios caseros de toda la vida (vinagre, limón, bicarbonato,…) y comprar o fabricar usted mismo jabones de baño o detergente para ropa.
    • Cámbiese a la cosmética natural.
    • Guarde un equilibrio entre la energizante y sanadora exposición solar y el uso de los tóxicos protectores solares.
  •  

MEDIDAS DE PROTECCIÓN INDIVIDUAL

    • No se le ocurra obturar una caries con amalgama metálica. En el caso de las mujeres, valore otros medios, quirúrgicos o no, para el control de la natalidad y deseche el método essure. 
    • Ande descalzo por la tierra del campo, la orilla del mar, cada vez que pueda.
    • Reduzca el uso de los celulares (móviles), aléjelos de su cabeza y use el manos libres.
    • Hablaremos de la toma de suplementos para minimizar la acción de la sopa química en la que vivimos.
    • Conozca a su enemigo y tendrá parte de la batalla ganada.… Si conoces a los demás y te conoces a ti mismo, ni en cien batallas correrás peligro; si no conoces a los demás, pero te conoces a ti mismo, perderás una batalla y ganarás otra; si no conoces a los demás ni te conoces a ti mismo, correrás peligro en cada batalla… – De “El Arte de la Guerra” (Tsun Tzu).
  •  

P´REZ & MÜLLER

Químicos Tóxicos

Si le ha gustado el artículo sobre tóxicos químicos, compártalo en redes sociales. También puede suscribirse al blog para recibir por correo notificación de las nuevas entradas. Un saludo y ¡fuerza en el salto cuántico!.

POR FAVOR, VALORE ESTE ARTÍCULO PARA MEJORAR LA CALIDAD DEL BLOG

Comments

  1. Al final nos alimentarnos cómo los astronautas. A base de pastillas. Pero realmente con esto se va a solucionar el tema de la salud? Pienso que, dados los intesreses de muchas industrias, lo tenemos crudo. Pero vaya!!! Por algo hay que empezar. Saludos

    1. Author

      Hola, Carmen. Debemos hacer lo que esté en nuestras manos para prevenir (en lo posible) los estragos de la “sopa química” en la que vivimos. En el siguiente post trataremos un asunto muy importante e interesantísimo: cómo desintoxicar nuestro organismo, tanto el espacio extracelular e intercelular, como el intracelular. Un saludo cordial.

Leave a Comment