Mercurio en vacunas y trastornos neurológicos

MERCURIO EN VACUNAS Y TRASTORNOS NEUROLÓGICOS

5
(4)

Todo el mundo sabe que el mercurio es un potente y reconocido neurotóxico. Numerosos estudios científicos han demostrado la relación entre ese metal pesado y diversos trastornos neurológicos, en especial el TEA (trastorno del espectro autista). No obstante, tanto la industria farmacéutica como las autoridades políticas han estado haciendo oídos sordos a las continuas advertencias y durante décadas permitieron la utilización del mercurio en vacunas. 

Actualmente, la industria ha dejado de fabricar vacunas con mercurio -en forma de timerosal- en los llamados países desarrollados. No obstante, sigue sin estar prohibido, por lo que en ocasiones aparecen sorpresas. En cualquier caso, las instituciones de salud continúan apoyando su uso y la controversia no cesa entre los investigadores. Y, por supuesto, el debate preocupa muchísimo a los padres, más aún cuando las vacunas incorporan otros agentes tóxicos. Léanse las noticias: ADN fetal en vacunas y riesgos para la salud y Aluminio y Trastorno del Espectro Autista

En este breve artículo nos proponemos desgranar el estado actual del asunto.

ASOCIACIÓN ENTRE LOS NIVELES DE MERCURIO Y EL AUTISMO

Numerosos estudios científicos señalan la posible relación existente entre mercurio y la elevada incidencia de afectación neurológica en niños. En este artículo desglosamos brevemente los estudios más recientes, aún cuando existen muchísimos más.

En un metaanálisis publicado en 2017, en el Journal of Trace Elements in Medicine and Biology, por un grupo de investigadores de la Universidad de Ciencias Shahrekord de Irán, se evaluó la asociación entre el TEA y los niveles de mercurio en diferentes tejidos.

Para ello se examinó 44 estudios y se comparó la concentración de mercurio de pacientes con TEA y sujetos sanos. Después de observar que el nivel de mercurio en sangre, glóbulos rojos y tejido cerebral era significativamente mayor en pacientes con TEA que en personas sanas, los investigadores concluyeron que.

-… Los resultados del metanálisis actual revelaron que el mercurio es un factor causal importante en la etiología de los TEA…-

Otro metaanálisis, publicado el mismo año en Progress in Neuro-Psychopharmacology and Byological Psychiatry y realizado por un equipo de investigación de la Universidad de Ciencias Médicas de Teherán, se propuso determinar la diferencia en los niveles de mercurio y otros metales pesados de pacientes con TEA y sujetos sanos. Después de evaluar los resultados de 48 estudios observacionales, los investigadores llegaron a la conclusión de que:

-… Los hallazgos ayudan a destacar el papel de los metales tóxicos como factores ambientales en la etiología del TEA, especialmente en los países en desarrollo…-

MERCURIO EN VACUNAS

El timerosal (thimerosal), también conocido como tiomersal, es un compuesto utilizado como conservante en la fabricación de vacunas multidosis. Su actividad antiséptica y antifúngica previene la contaminación de los viales de vacunas por microorganismos (bacterias y hongos). Pues bien, el timerosal se descompone en el organismo en dos compuestos de mercurio orgánico, el etilmercurio y el tiosalicilato.

Dada la controversia generada en torno al timerosal, desde el año 2000, los países desarrollados han ido retirando el mercurio de la fabricación de las vacunas infantiles. En España, que por desgracia solemos tomarnos la vida con demasiada calma, continuó utilizándose el timerosal hasta 2013 (como mínimo), al menos en dos vacunas del calendario infantil: DTP (difteria, tétanos, tosferina) y la hepatitis B. Esto significa que a un niño se le administraban 7 dosis de vacunas con mercurio desde el nacimiento hasta los 18 meses. Según la Liga para la Libertad de Vacunación, las dosis superarían de 4 a 16 veces los límites de seguridad establecidos por la FDA (Agencia de Administración de Medicamentos y Alimentos).

Afortunadamente, a día de hoy, en la mayoría de países ricos, incluida España, ninguna vacuna infantil, excepto las fórmulas de dosis múltiples para la gripe, contienen timerosal. Hemos consultado la ficha técnica de la DTP y Hepatitis B en la web de la AEMPS (Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios) y, en efecto, no contienen en su composición el timerosal. Aunque aún utiliza como adyuvante el aluminio.

Numerosas evidencias confirman que el mercurio de las vacunas ha podido afectar enormemente la salud de nuestros recién nacidos. Y no sólo como consecuencia de la etapa de desarrollo en la que se encontraban y la inmadurez de su sistema inmune, sino por la exposición masiva al timerosal sufrida en los primeros 18 meses de vida.

Timerosal en vacunas infantiles

HASTA HACE BIEN POCO (2009-2010)

En 2009, durante la campaña de la plan-demia de gripe A (H1N1), mal llamada gripe porcina, se usaron vacunas, de las que había que recibir dos (2) dosis y que aún contenían thimerosal. Las comercializó la farMAFIA GlaxoSmithKline Biologicals S.A.: su nombre, Pandemrix®.

Por supuesto, los problemas después de su administración aparecieron en multitud de personas vacunadas, en multitud de países, incluyendo narcolepsia en niños y adolescentes.

Vacuna de la gripe A

Como siempre, son los ciudadanos engañados los que se hacen cargo de los efectos secundarios.

SORPRESA EN AUSTRALIA. DESCUBIERTO MERCURIO EN VACUNAS

A pesar de que el timerosal había sido retirado de las vacunas infantiles en Australia, la preocupación de padres e investigadores llevó a la realización de un estudio. Se evaluaron 8 vacunas infantiles del calendario de vacunación australiano y se encontró que una contenía niveles de mercurio (la comercializada como Infanrix® hexa). Ante esta sorpresa, se realizó el seguimiento de tres muestras más de la misma vacuna, volviendo a confirmarse su contenido de mercurio.

Los investigadores concluyen que -… existen inexactitudes en los mensajes de salud pública, las comunicaciones profesionales y la documentación oficial sobre el contenido de mercurio en al menos una vacuna. En aras de la salud pública, corresponde a los fabricantes de vacunas y organismos responsables […] abordar este asunto con carácter de urgencia…-

EL TIMEROSAL NUNCA SE PROHIBIÓ

En 1999, el acalorado debate en relación con los efectos nocivos del timerosal hizo que los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) y la AAP (Academia Americana de Pediatría) recomendaran a los fabricantes que, pese a no haber encontrado pruebas fehacientes del efecto nocivo en niños de la exposición al mercurio, dejaran de utilizar el timerosal en las vacunas como medida de prudencia. Ese mismo año, la Agencia Europea de Evaluación del Medicamento se unió a la iniciativa estadounidense. Sin embargo, no se prohibió la utilización del compuesto organomercurial.

De hecho, los CDC, los NIH (Institutos Nacionales de Salud) y la FDA, continúan insistiendo en que el timerosal es un compuesto seguro para su utilización en vacunas. Otras organizaciones independientes, también estadounidenses, como la AAP, el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización y el Instituto de Medicina de la Academia Nacional de Ciencias se obstinan en confirmar la seguridad del timerosal.

Teniendo en cuenta los siguientes hechos:

  • Que el mercurio no está prohibido en la fabricación de vacunas.
  • Los despistes de los fabricantes que sueltan al mercado algunas vacunas con timerosal en su composición.
  • Que en países no desarrollados continúa utilizándose el timerosal como conservante en vacunas.
  • Los antecedentes de mentiras y engaños por parte de la industria farmacéutica, de los que trataremos en futuros artículos.
  • Y que las autoridades responsables niegan persistentemente las evidencias sobre la toxicidad del mercurio y parecen defender la utilización del timerosal por considerarlo seguro.

¿Qué padre o madre no estaría preocupado por la masiva vacunación de sus hijos? Más aún cuando las vacunas siguen conteniendo aluminio, formaldehído y otros compuestos demostradamente nocivos. 

¿Alguien pagará el tremendo daño ocasionado?

¿Alguien pagará el tremendo daño ocasionado?

LAS AMALGAMAS METÁLICAS SON FUENTE DE MERCURIO

Las amalgamas dentales han sido utilizadas en odontología desde hace 150. Consisten en una aleación compuesta por un 50% de mercurio y otros metales. En 2018, el Consejo de la Unión Europea prohibió el uso de amalgamas con mercurio en dientes de leche, en niños menores de 15 años, embarazadas y mujeres durante el periodo de lactancia. Un año después se prohibió la utilización general del mercurio en las amalgamas, a no ser que sea tratado con la técnica de aislado por encapsulamiento. Pero, ¿qué sucede con las personas que tuvieran amalgamas con mercurio antes de la entrada en vigor de esta normativa? Tendrán que esperar.

Lo más gracioso es que la Unión Europea no ha retirado el mercurio porque crea que constituye un riesgo directo para la salud. De hecho, el Comité Europeo de Riesgos Sanitarios Emergentes, con base en la supuesta inexistencia de evidencia científica, dictaminó que las amalgamas dentales no provocan daños directos en la salud. Eso sí, afirma que constituye un tóxico medioambiental, que contamina los ecosistemas y que puede llegar al ser humano a través de la cadena alimentaria.

No vamos a entrar a detallar los mecanismos por los que el mercurio de las amalgamas penetra en el organismo y se acumula en los tejidos. Trataremos de ello en futuros artículos. Simplemente, haremos referencia a un estudio que examinó la exposición al mercurio, procedente de amalgamas dentales durante el embarazo, en 100 niños diagnosticados de autismo. El estudio concluye que -… las políticas de amalgama dental deben considerar la exposición de mercurio en mujeres antes y durante la edad fértil y la posibilidad de exposición fetal posterior y resultados adversos…-. Sin duda los investigadores sugieren que el mercurio escapa de algún modo de la amalgama, pudiendo producir daños neurológicos, ¿no es cierto?

LAS PERSONAS MAYORES TAMBIÉN HAN ESTADO EXPUESTOS AL MERCURIO EN VACUNAS

Nuestros mayores han estado expuestos al timerosal a través de las vacunas anuales de la gripe. Y, como no podía ser de otro modo, también han podido sufrir los efectos neurotóxicos del mercurio. De hecho, múltiples evidencias científicas relacionan el desarrollo de demencias, como el Alzheimer, con la exposición al mercurio. 

Las investigaciones realizadas por el doctor Boyd Haley, químico emérito de la Universidad de Kentucky, evidenciaron que los pacientes con la enfermedad de Alzheimer tenían niveles de mercurio en sangre tres veces más elevados que los sujetos sanos. Además, demostró que al menos 3 de los marcadores característicos de la enfermedad de Alzheimer -… pueden ser generados en tejidos cerebrales normales o en cultivos neuronales cuando son expuestos a niveles bajos de mercurio…-. Incluso propuso un mecanismo de acción: el mercurio bloquea los sitios de unión a nucleótidos de la CK cerebral (enzima creatin-kinasa), lo que origina una acumulación del neurotrasnmisor glutamato en la hendidura sináptica.

Aluminio y mercurio en vacunas y enfermedad de Alzheimer

La enfermedad del Alzheimer es una verdadera pandemia. En 2017 tenía una prevalencia en Europa del 5%, es decir, el 5% de la población la padecía. En el mismo periodo, su incidencia era de 11 por 1000 personas al año.

Otros investigadores han insistido en que la sinergia con el aluminio, también presente en la composición de las vacunas como adyuvante, potencia el efecto neurotóxico del mercurio.  Y aún cuando, actualmente, las vacunas para la gripe no contienen mercurio (o no deberían), el aluminio sigue presente. Y el aluminio, en cualquiera de sus formas, no es un metal inocuo. No pocos investigadores han advertido que la explosión a nivel mundial de la incidencia de demencias, como el Alzheimer, guarda relación con el aluminio de las vacunas.

REFERENCIAS CIENTÍFICAS

P´REZ&MÜLLER

Si le ha gustado el artículo “Mercurio en vacunas y trastornos neurológicos, compártala. También puede suscribirse al blog para recibir por correo las notificaciones de las nuevas entradas y noticias. ¡Ah! y recibirá gratuitamente el “Compendio de Terapias Naturales”.

¿Le fue útil este artículo?

Pulse una estrella para calificar

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos 4

Leave a Comment