9 PROPIEDADES DEL DIENTE DE LEÓN SEGÚN LA CIENCIA

Propiedades del diente de león
5
(9)

Las propiedades del diente de león o Taraxacón son numerosas y han sido apreciadas desde hace siglos. Esta preciosa planta herbácea, nativa de Europa, pero ampliamente distribuida en las zonas templadas más cálidas del hemisferio norte, cuenta con una larguísima historia dentro de la medicina popular. En fitoterapia se emplea para el tratamiento de un gran número de padecimientos, gracias a su actividad depurativa, colerética, digestiva, diurética, antirreumática.También se usa como protector hepático.

Recientemente, ha surgido un gran interés científico por esta planta medicinal y se está acumulando una cantidad cada vez mayor de evidencia que respalda sus aplicaciones tradicionales.

En el presente artículo, daremos pinceladas sobre su uso como alimento y composición química. Y nos detendremos con más detalle en la evaluación de las propiedades del diente de león, la descripción de los estudios más relevantes, la dosificación y los posibles efectos adversos/contraindicaciones.

DIENTE DE LEÓN COMO ALIMENTO

Tanto las hojas, como las flores y raíces del diente de león son comestibles y se incorporan a diferentes preparaciones alimenticias.

Las hojas tiernas y frescas se consumen habitualmente en ensaladas, ya sea solas o combinadas con otras plantas como la lechuga. También se pueden hervir y aliñar con aceite, sal y pimienta, tal como preparan las acelgas y espinacas. Además, las hojas secas se emplean para la elaboración del tradicional vino de diente de león y también de refrescos. Las flores se utilizan para producir vinos y ciertos extractos se incorporan como saborizantes en postres lácteos, gelatinas, pudines, dulces, productos horneados y quesos. Por último, las raíces tostadas se emplean como sustitutos del café. 

Un análisis nutricional del diente de león revela altas cantidades de minerales, proteínas, fibra y vitaminas (A, C, D, E y B), así como una combinación equilibrada de oligoelementos (potasio, calcio, sodio, magnesio, hierro, silicio, cobre, fósforo, zinc, manganeso). Además, es una rica fuente de colina, inositol y lecitina.

Para hacerse una idea del valor alimenticio del diente de león, lo mejor es recurrir a la comparación. Si comparamos la composición nutricional del diente de león con la de la lechuga y la espinaca, es decir, vegetales con usos culinarios similares, nos percatamos de que posee un mayor contenido de fibra dietética, proteínas y una mayor variedad de aminoácidos y de la mayoría de las vitaminas y minerales.

Ensalada de hojas de diente de león

Receta del célebre cocinero español Karlos Arguiñano: hojas de diente de león, con cebollinos y fresas.

PRINCIPIOS ACTIVOS DEL DIENTE DE LEÓN

El diente de león contiene una gran variedad de principios activos responsables de sus propiedades medicinales. Si bien la mayoría de sus componentes con potencial actividad biológica han sido aislados e identificados, la acción farmacológica de muchos de ellos permanece sin analizar.

Aunque los componentes bioactivos más relevantes del diente de león son las lactonas sesquiterpénicas, responsables del amargor de la planta, también contiene varios fenilpropanoides, terpenoides, polisacáridos e inulina.

Merece la pena volver a recordar algo importante, en especial para aquellos que recolectan y preparan sus propias plantas medicinales. La composición fitoquímica del diente de león depende de la estación en que se recolecta, el momento de la recolección, así como de otros factores ecológicos, y varía mucho entre las flores, hojas y raíces de la planta. Por ello, no nos cansaremos de insistir en que, si no se poseen los conocimientos botánicos necesarios, la mejor opción es adquirir las plantas medicinales en tiendas especializadas.

PROPIEDADES DEL DIENTE DE LEÓN

Popularmente, la planta completa (partes aéreas y raíz) tiene la consideración de remedio depurativo y laxante suave. Sin embargo, cada parte de la planta posee propiedades particulares. La raíz, por ejemplo, se ha considerado tradicionalmente un diurético, colerético y colagogo; mientras que la hoja se emplea por su actividad diurética, digestiva y aperitiva

Como ya se ha mencionado, recientemente, el diente de león ha despertado un gran interés científico. Y no es para menos, dados sus enormes beneficios. A día de hoy, la literatura especializada cuenta con suficiente evidencia para respaldar los usos tradicionales de esta maravillosa planta.

Eso sí, hemos de advertir que la mayoría de estudios se han realizado in vitro o en modelo animal. Por ello, los investigadores sugieren que deben llevarse a cabo más estudios. Sin embargo, con base en los datos y resultados obtenidos, no dudan en afirmar el gran potencial de esta planta medicinal.

ACTIVIDAD ANTIOXIDANTE

Si nos sigue desde hace tiempo, sabrá que hemos repetido en varias ocasiones que el estrés oxidativo se encuentra involucrado en el proceso de envejecimiento y en otros procesos fisiopatológicos como, la aterosclerosis, el cáncer y los trastornos neurodegenerativos. Cuando la producción de especies reactivas de oxígeno (radicales libres) supera las capacidades antioxidantes orgánicas, se hace preciso ingerir antioxidantes. Pues bien, varios estudios han demostrado la actividad antioxidante del diente de león, tanto in vitro como in vivo.

Un estudio evaluó la actividad antioxidante de una combinación de plantas que incluía diente de león en ratones alimentados con una dieta rica en grasas y colesterol. Se informó de un notable aumento de los niveles de antioxidantes (glutatión y β-caroteno) y de la actividad de las enzimas antioxidantes (superóxido dismutasa, peroxidasa, glutatión reducido). Además, se observó que la peroxidación lipídica fue significativamente menor en plasma, hígado, corazón y riñón de los animales.

La comparación antioxidante de las distintas partes de la planta reveló que los extractos acuosos de hojas de diente de león produjeron la inhibición más eficaz de la producción de radicales hidróxilo, seguidos de extractos acuosos de tallos. Tal vez se deba a que las flores son una fuente rica de antioxidantes naturales, debido a su elevado contenido de compuestos fenólicos.

Semillas de taraxacón

¿Quién no ha soplado las semillas del diente de león y se ha quedado maravillado por su vuelo?

ACTIVIDAD ANTIINFLAMATORIA

Otra de las grandes y desconocidas propiedades del diente de león es la antiinflamatoria. En un estudio in vitro se evaluó la actividad antiinflamatoria de un extracto de raíz de diente de león. Se demostró una inhibición del 86% del leucotrieno B4 producido por los leucocitos en respuesta a mediadores inflamatorios.

Otras investigaciones in vitro han informado la actividad antiinflamatoria de los extractos de hojas en el sistema nervioso central. Los datos revelaron una reducción significativa tanto del factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α) como de la interleucina-1 (IL-1) en cultivos de astrocitos de rata estimulados con sustancia P y lipopolisacárido (LPS).

También in vitro, los polifenoles de diente de león reducen la producción de óxido nítrico, prostaglandina E2 y otras citoquinas proinflamatorias en macrófagos estimulados por LPS. Algunos investigadores observaron que la luteolina y la luteolina-7- O – glucósido de los extractos de flores también reducen la expresión génica tanto de la óxido nítrico sintasa inducible (iNOS) como de la ciclooxigenasa 2 (COX-2).

Estudios in vivo, en ratones concretamente, evidenciaron que la administración de diente de león mejora la gravedad de la pancreatitis inducida y reduce la producción de IL-6 y TNF-α durante el curso de la enfermedad. Por otra parte, otros estudios han informado de los efectos antiinflamatorios del diente de león sobre la lesión pulmonar aguda inducida por LPS.

En humanos, un estudio sugiere el uso potencial del diente de león como coadyuvante en la enfermedad inflamatoria intestinal. Se encontró que una combinación de diente de león con otras 6 plantas medicinales redujo significativamente el sangrado rectal y la actividad de la enfermedad en pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal.

EFECTO HEPATOPROTECTOR

Existen varios estudios in vivo. En uno de ellos, se dividió a las ratas, alimentadas con una dieta alta en colesterol, en cuatro grupos. Tres grupos recibieron extractos de hojas de diente de león, mientras que el grupo de control siguió la dieta, pero sin los extractos. Se recogieron interesantes datos del sistema antioxidante hepático. Concretamente, las actividades de la catalasa, la glutatión peroxidasa y la glutation S-transferasa aumentaron significativamente en los tres grupos de extracto de hoja de diente de león. En el grupo de control no hubo cambios.

En otro estudio, los ratones que recibieron un extracto de diente de león no presentaron signos de hepatotoxicidad inducida por el alcohol. Más aún, se observaron reducciones significativas en la actividad de las enzimas aspartato aminotransferasa (GOT), alanina aminotransferasa (GPT), fosfatasa alcalina y lactato deshidrogenasa (LDH).

Un estudio más reciente en ratas ha revelado el efecto hepatoprotector de dos polisacáridos aislados del diente de león. Estos polisacáridos disminuyeron el daño hepático inducido, gracias a la modulación de la respuesta inflamatoria y la mejora del estrés oxidativo.

EFECTOS GASTROINTESTINALES

Los primeros estudios del diente de león sobre su efecto colagogo se realizaron en 1931 en perros. Los investigadores descubrieron que la administración de la planta provoca contracciones de la vesícula biliar y promueve el flujo de bilis. Más adelante, otros estudios en animales informaron un aumento en la producción de bilis (efecto colerético). Ambas actividades, tanto la colerética como la colagoga, respaldan el uso tradicional del diente de león como estimulante digestivo y del apetito.

En seres humanos, un estudio observacional de cohorte concluyó que el tratamiento con diferentes combinaciones de hierbas que contenían diente de león mejoraba el estreñimiento, la diarrea y los cólicos intestinales en el 96 % de los pacientes diagnosticados con colitis crónica.

Propiedades del diente de león

Entre las más reconocidas propiedades del diente de león se encuentran la digestiva (favorece la digestión) y la aperitiva (mejora el apetito).

EFECTOS RENALES

Junto con sus propiedades hepatoprotectoras y gastrointestinales, el diente de león se ha empleado principalmente como diurético en la medicina popular tradicional en Europa, Asia y América.

En un estudio, los extractos de hojas de diente de león tuvieron efectos diuréticos en ratas tan potentes como los de la furosemida. Curiosamente, exhibe un mayor efecto productor de orina que otras hierbas consideradas diuréticas, como el equiseto (cola de caballo) y la baya de enebro.

También se ha estudiado en ratas el potencial uso del diente de león en la prevención y tratamiento de los cálculos renales. Se demostró que la infusión de siete plantas medicinales, entre las que se encontraba el diente de león, exhibía un efecto positivo sobre la urolitiasis.

Por último, existe un estudio en seres humanos a los que se administró un extracto hidroalcohólico de hoja fresca de diente de león para evaluar el volumen de orina y la frecuencia de la micción. Sobre la base de los datos obtenidos, los investigadores sugieren que el diente de león podría ejercer actividad diurética beneficiosa en humanos.

EFECTOS SOBRE LA MICROBIOTA INTESTINAL

La microbiota intestinal es el conjunto de microorganismos que habitan en el intestino humano. Si quiere saber más sobre qué es y los beneficios que proporciona al ser humano una microbiota sana, lea nuestros tres post al respecto. Empiece por este

Pues bien, debido a su contenido en inulina, el diente de león actúa como prebiótico o alimento de los microorganismos intestinales. Parece ser que la inulina es una fuente importante de carbono y energía, en especial para las bifidobacterias.

Un estudio in vitro reveló que la infusión de raíz de diente de león estimuló el crecimiento de 14 cepas de bifidobacterias. En concreto, se produjo un crecimiento rápido de seis cepas bacterianas muy beneficiosas, entre las que destacan la Bifidobacterium adolesentis, Bifidobacterium bifidum, Bifidobacterium catenulatum y Bifidobacterium longum.

EFECTOS HIPOLIPEMIANTES Y ANTIATEROGÉNICOS

Cada día existe más evidencia para respaldar la idea de que el diente de león, gracias a su actividad antioxidante y antiinflamatoria, reduce el riesgo de desarrollar aterosclerosis y otros factores de riesgo de enfermedad cardiovascular, como obesidad, hiperlipidemia, hipertrigliceridemia e hipercolesterolemia.

Pondremos tres ejemplos. En un estudio se observaron efectos hipolipidémicos de extractos de hojas en ratas alimentadas con una dieta alta en colesterol y en ratas diabéticas.

Otra investigación informó que el tratamiento con extractos de hojas y raíz de diente de león limitó en ratas la extensión de la aterosclerosis y redujo el estrés oxidativo, los niveles en sangre de colesterol total, colesterol LDL y triglicéridos, al mismo tiempo que incrementó las cifras de colesterol HDL.

Por último, en un estudio se observó no sólo una supresión significativa del aumento postprandial de los triglicéridos en sangre a los 90 y 180 minutos, sino una reducción general de los niveles de triglicéridos plasmáticos. Los investigadores sugirieron como posible mecanismo la potente actividad inhibidora del diente de león sobre la lipasa pancreática.

Beneficios del taraxacón

Las actividades antioxidante, antiinflamatoria, hipolipemiante e hipoglucemiante previenen la aterosclerosis y actúan contra los factores de riesgo de la enfermedad cardiovascular.

EFECTOS HIPOGLUCEMIANTES. 

Algunos estudios en ratas diabéticas han revelado que ciertos extractos de diente de león estimulan la liberación de insulina por parte de las células β del páncreas y, como resultado, una reducción de los niveles de azúcar en la sangre.

En ratas con diabetes inducida por estreptozotocina se observó que, tras la administración de un extracto acuoso de hojas de diente de león, las concentraciones de malondialdehído hepático (MDA) y las de glucosa sérica se reducían significativamente.  

En otro estudio se administró a ratones diabéticos no obesos (NOD) un extracto seco de etanol. Se observó una reducción significativa de los niveles de glucosa y fructosamina plasmáticas.

Se sugiere que la actividad hipoglucemiante también puede deberse a la capacidad del diente de león de inhibir la alfa-glucosidasa, una enzima que cataliza la escisión de la glucosa de los disacáridos. Teóricamente, esta actividad retrasaría la digestión y absorción de hidratos de carbono. Como consecuencia, produciría una reducción de la glucemia postprandial.

POTENCIAL QUIMIOTERAPÉUTICO Y QUIMIOPREVENTIVO

Desconocíamos el potencial quimioterapéutico y quimiopreventivo del diente de león. Pero hemos descubierto que los extractos acuosos de diente de león se han utilizado en la medicina tradicional, tanto en Asia, Europa, como en América del Norte. Se ha usado para el tratamiento de varios tipos de cáncer, incluidos la leucemia y el cáncer de mama. Siempre se aprende algo nuevo.

Se han investigado in vitro los efectos del diente de león sobre la proliferación celular y la formación de metástasis. Los resultados obtenidos muestran que los extractos son citotóxicos para las líneas celulares de carcinoma intestinal humano e inducen apoptosis en células de hepatoma humano.

Estudios han descubierto que el extracto de raíces de diente de león reducía el crecimiento de las células del cáncer de mama MCF-7/AZ y bloqueaba la invasión celular.  Por su parte, el extracto de hojas bloqueaba la invasión de células de cáncer de próstata LNCaP.

Algunos estudios indican que el diente de león actúa selectivamente sobre las células cancerosas sin dañar las sanas. Se observó que el extracto de raíz induce la muerte de las células cancerosas al inducir selectivamente la apoptosis en células de leucemia humana. También se mostró que los extractos de raíz son capaces de inducir apoptosis específicamente en células cancerosas sin toxicidad para células no cancerosas, como, por ejemplo, en una línea celular de leucemia de células T aguda humana.

Por último, en cuanto a su potencial quimiopreventivo, se ha observado que el extracto alcohólico de flores y hojas de diente de león posee actividad antiangiogénica. Por lo tanto, la disminución de la angiogénesis podría ser beneficiosa para la prevención de la inflamación y del crecimiento canceroso.

OTRAS PROPIEDADES DEL DIENTE DE LEÓN

Aún hay más propiedades, aunque no profundizaremos en ellas.

  • Efectos antimicrobianos/antivirales. El diente de león tiene propiedades antivirales, en especial contra el herpesvirus humano tipo 1. Además se ha demostrado que tiene propiedades antimicrobianas in vitro.
  • Efectos inmunomoduladores. Como ejemplo, los efectos del diente de león en la restauración de las funciones inmunitarias suprimidas (inmunidad mediada por células, humoral e inespecífica).
  • Actividad antialérgica.
  • Actividad anticoagulante y antitrombótica. In vitro, los extractos etanólicos de raíces de diente de león ejercen efectos inhibitorios sobre la agregación plaquetaria humana.

DOSIFICACIÓN/POSOLOGÍA Y MODO DE EMPLEO

En lo relativo a la dosis de diente de león, los estudios, así como las agencias y organismos, establecen un rango variable, aunque estrecho. Un estudio recomienda que la dosis diaria de raíces u hojas secas debe situarse en torno a 4-10 g. Para saber más sobre las formas de preparar las plantas medicinales, le dejamos un enlace a uno de nuestros artículos: introducción a la fitoterapia.

La Agencia Europea del medicamento (EMA) establece una dosis para infusión de raíz con partes aéreas (hojas y tallo) de 4-10 g en 150 ml de agua, hasta tres veces al día. En cuanto a la decocción, 3-4 g, hasta 3 veces al día.

La British Herbal Pharmacopoeia recomienda para infusión/decocción de 0,5 a 2 g de raíz o 3 a 5 g de hojas secas. También hace referencia a la dosis de la tintura: de 4 a 8 ml de tintura de raíz, tres veces al día; o 5 a 10 ml de tintura de hojas, dos veces al día.

Tisana de diente de león

Se lo diremos con una rima: para la indigestión es buena idea una tisana de diente de león.

EFECTOS SECUNDARIOS, CONTRAINDICACIONES, PRECAUCIONES E INTERACCIONES

Aunque las agencias europeas (EMA) y americana (FDA) reconocen al diente de león como una planta segura, pueden aparecer molestias gástricas e hiperacidez, sobre todo en personas sensibles. Para evitarlo, suele recomendarse combinarlo con plantas ricas en mucílagos, como la malva o el malvavisco.

El diente de león está contraindicado en la hipersensibilidad a la planta y en la obstrucción de las vías biliares, la colangitis y la litiasis biliar. Sólo debe consumirse el diente de león bajo prescripción y control facultativo en casos de úlcera péptica.

Las agencias del medicamento recomiendan que, al ser el diente de león un diurético, solo se emplee bajo control facultativo en casos de insuficiencia renal y cardíaca. Además, no han establecido su seguridad en embarazadas, durante la lactancia y en niños.

Por último, no se han descrito interacciones medicamentosas de ningún tipo.

CONCLUSIÓN. RECOMENDACIONES FINALES

Con base en la evidencia científica, la EMA aprueba el uso tradicional de las diversas partes de la planta para aumentar la producción y eliminación de orina en el tratamiento coadyuvante de las afecciones urinarias leves.

Además, reconoce y aprueba el uso tradicional de la planta para el alivio de trastornos digestivos, como la digestión pesada y lenta, la hinchazón o sensación de plenitud, y la flatulencia. También aprueba su uso tradicional como parte de las «tisanas de especies amargas», para la pérdida temporal del apetito. Un ejemplo de tisana amarga sería la combinación del diente de león con la centaura menor y la genciana.

Por último, de acuerdo con la evidencia, el diente de león podría tener una potencial actividad para prevenir o mejorar enfermedades como la aterosclerosis, la enfermedad de las arterias coronarias, la obesidad, la diabetes mellitus y cáncer.

REFERENCIAS CIENTÍFICAS

La mayor parte del artículo está basado en la siguiente revisión de estudios científicos: 

González-Castejón, F., Visioli, F. y Rodríguez-Casado, A. (2012). Diverse biological activities of Dandelion. Nutrition Reviews. Puede consultarla aquí

Los epígrafes «Efectos secundarios/contraindicaciones», así como las dosificaciones de acuerdo con la Agencia Europea del Medicamento, están fundamentados en la monografía Community herbal monograph on Taraxacum officinale Weber ex Wigg., radix cum herba  que puede consultar y/o descargar aquí

 

P´REZ&MÜLLER

Si le ha gustado el artículo “9 Propiedades del diente de león según la ciencia”, compártalo en redes sociales. También puede suscribirse al blog para recibir por correo notificación de las nuevas entradas y recibir el “Compendio de Terapias Naturales” gratuitamente.

¿Le fue útil este artículo?

Pulse una estrella para calificar

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos 9

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.