La actividad física, el secreto de l salud

¿CUÁL ES EL SECRETO DE LA SALUD DE LAS “TRIBUS”?

Suele afirmarse que si el ejercicio físico no va asociado a una dieta equilibrada no aporta beneficios para la salud. En este post vamos a demostrar, desde una perspectiva etnográfica y antropológica, que el ejercicio físico es el secreto de la salud

EL HOMBRE, EL CAZADOR

Desde la celebración del congreso Man the hunter, a mediados de los 60, se ha propagado la idea (sobre todo a través de los defensores de la dieta paleo), de que las gentes cazadoras-recolectoras gozan de una salud de roble. Se sabe con certeza que no se trata de una idea, sino de un concepto basado en la evidencia. Como diría un galeno en USA, Evidence Based Medicine, EVB.

Aquellos que superan la prueba de la infancia, donde la morbimortalidad es elevadísima, y sobreviven hasta llegar a la edad adulta, son fuertes, vigorosos y disfrutan de una salud y bienestar envidiables. La incidencia, entre los cazadores-recolectores, de enfermedades metabólicas y crónico-degenerativas es relativamente baja. La evidencia pone de manifiesto que la obesidad, la diabetes, la hipercolesterolemia, la hipertrigliceridemia, las cardiopatías, la arteriosclerosis y las neoplasias son raras en estas gentes en relación con el mundo occidental civilizado.

EL SECRETO DE LA SALUD DEL CAZADOR

¿Cuál será el secreto de la salud que esconden? Lo primero que se nos ocurre preguntar es qué nos diferencia de los cazadores-recolectores. Por qué que nosotros sufrimos la plaga de enfermedades crónico-degenerativas y en esas sociedades son una rareza. Se nos ocurren varias explicaciones:

  • La calidad de los alimentos actuales asociada a su toxicidad (conservantes, colorantes, potenciadores del sabor, hormonas, antibióticos, etc.). Lo cual es el resultado de la producción agroalimentaria industrial frente a la economía tradicional de los pueblos cazadores recolectores. Léase La sopa química en la que vivimos
  • La abundancia de alimentos de la que disfrutamos frente a la escasez periódica que sufren los cazadores-recolectores. Ellos hacen ayunos de diferentes tipos (obligados, pero ayunos al fin y al cabo) y nosotros consumimos alimentos de modo continuado (5 o más veces al día)1. Léase Los beneficios del Ayuno Intermitente.
  • La actividad física. Léase La condición física y los piares del cuerpo.

Tanto los beneficios del ayuno como la influencia de los tóxicos ambientales en nuestra salud serán tratados en otros post. Ahora nos centraremos en desvelar si realmente existe relación entre el ejercicio físico y la salud.

Cazador inuit

Cazador inuit

EL SECRETO DE LA SALUD DE LOS PASTORES, AGRICULTORES Y HORTICULTORES

No sólo los cazadores-recolectores parecen guardar el secreto de la saludOtras sociedades de economía preindustrial, como pastores, agricultores y horticultores tienen una especial protección frente a las enfermedades crónico-degenerativas. Presentan una prevalencia baja de las enfermedades de la civilización (o de la abundancia). Es el caso de los pastores Masai, de Kenia y Tanzania, que se saturan de carne y lácteos; de los agricultores Tarahumara de México (merecen un post propio para disecar su brutal y maravilloso acondicionamiento a la carreras de ultradistancia), cuya dieta está constituida por maíz, frijoles y otros vegetales; o de los horticultores de Nueva Guinea, que obtienen de los tubérculos el 80% de su energía diaria.

¿Por qué sociedades pastoriles con un consumo tan grande de grasas saturadas y sociedades agrícolas y hortícolas con una exagerada ingesta de hidratos de carbono presentan una incidencia tan baja de enfermedades crónico-degenerativas comparable a la de los cazadores-recolectores?. Las dietas de estas gentes harían clamar al cielo a un nutricionista, sea ortodoxo o heterodoxo. A decir verdad, contrastan con cualquier estándar considerado saludable, y sin embargo, se mantienen robustos, fuertes, vitales y saludables.

TRANSICIÓN A UN ESTILO DE VIDA OCCIDENTAL

Estudios epidemiológicos han revelado que cuando los grupos cazadores-recolectores, agrícolas, pastores u horticultores adoptan un modo de vida occidental se incrementa la incidencia de las enfermedades crónico-degenerativas. Es lógico pensar que en nuestro estilo de vida se encuentran los factores relacionados con la aparición de estas enfermedades. Un modo de vida es más que la simple dieta. Es la actividad física, son los valores, las creencias, los esquemas de pensamiento, las actitudes, la conducta, etc. Y la salud no depende en exclusiva de un sólo factor (la dieta, por ejemplo). Es, más bien, el resultado de la interacción compleja de múltiples factores.

Así que es posible que el secreto de la salud no esté constituido por un sólo factor, sino por varios. Iremos desgranando en siguientes entradas cada variable para que comience a percatarse de lo nocivo de nuestro modo de vida occidental. Pero volvamos al factor que nos interesa en este post: el ejercicio físico.

PECULIARIDAD QUE DISTINGUE A ESTAS SOCIEDADES

Todos los grupos humanos de economía preindustrial antes mencionados comparten el secreto de la salud. Se trata de una característica, un rasgo en común, a saber, su excepcional condición física (que contrasta notablemente con la nuestra, la del hombre promedio occidental). La actividad física diaria y, por tanto, el gasto calórico al que deben enfrentarse en su vida cotidiana son elevados y como consecuencia presentan valores de VO2 max., propios de muchos atletas de élite. En fisiología deportiva, este valor se emplea para determinar la aptitud física y la capacidad aeróbica del deportista. Además, refleja la cantidad de oxígeno que el organismo es capaz de metabolizar por unidad de tiempo. De manera que cuanto mayor sea el VOmax, mejor será la resistencia y la fuerza.

Pero la actividad física no sólo mejora la condición física, sino que está relacionada con una disminución del riesgo de padecer enfermedades crónico-degenerativas al actuar directamente sobre los factores de riesgo; corrige el perfil lipídico, mejora la sensibilidad a la insulina y fortalece el sistema inmunitario: léase – Cómo fortalecer su sistema inmunitario en nueve (9+1) sencillos pasos – (1ª parte).

Pastores masai

Pastores masai

¿REALMENTE ESTAMOS ADAPTADOS A UNA DIETA EN PARTICULAR?

En el universo de la dietética nos vuelven locos. Que si debemos comer una amplia variedad de alimentos para conseguir los nutrientes para mantener un estado saludable y evitar enfermedades (autoridades sanitarias oficiales). Que si nuestra anatomía y fisiología no es la de un omnívoro y mucho menos la de carnívoros (vegetarianos). Que si nuestra genética ha permanecido casi invariable desde el Paleolítico, por lo que debemos seguir aquella dieta ancestral (paleodietistas), etc.

Al contrario de lo que nos cuentan los defensores de una u otra dieta, las evidencias etnográficas sugieren que el ser humano parece no estar adaptado a una dieta en particular. Y que de alguna manera obtiene los nutrientes suficientes y necesarios de los alimentos disponibles (que en algunos casos son pocos y poco variados).

ADAPTACIÓN FISIOLÓGICA A LA ACTIVIDAD FÍSICA

De lo que no cabe duda alguna es de que sí existe una adaptación humana a la actividad física. Para cubrir las necesidades nutricionales el ser humano ha tenido que correr, saltar, escalar, andar largas distancias, subir, bajar, ejercitar sus músculos y poner su corazón a 100 durante la mayor parte de su existencia sobre el planeta. Toda nuestra anatomía y fisiología apunta hacia una adaptación al ejercicio físico. La extraordinaria eficacia energética de nuestra economía orgánica, desde la marcha bípeda hasta el mecanismo termorregulador, pasando por el metabolismo ahorrador y la capacidad para acumular grasa, indican una excepcional capacidad física humana para la resistencia. Este diseño nos permitió sobrevivir en los espacios abiertos de la sabana, hace ya unos millones de años. En ese paraje debíamos recorrer largas distancias, con el consiguiente gasto energético, en busca del escaso y disperso recurso alimentario.

Podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que el ser humano no ha llegado a ser lo que es como resultado exclusivo de haber comido esto o aquello2, sino porque ha debido correr, saltar, cavar, escalar, andar largas distancias, subir, bajar, ejercitar sus músculos y revolucionar su corazón. He aquí el vínculo entre la actividad física y la dieta. Nosotros no defendemos la inutilidad de una dieta equilibrada. Antes al contrario, postulamos que la dieta es un factor clave en la salud. No obstante, hacemos hincapié en la necesidad imperiosa de ejercitar nuestro cuerpo, sin lo cual la dieta podría ser incluso perjudicial. 

DESVELADO EL SECRETO DE LA SALUD DE LAS SOCIEDADES TRIBALES

Los estudios realizados en poblaciones tradicionales, de economía preindustrial (cazadores-recolectores, agricultores, horticultores y pastores), que han adoptado un estilo de vida occidental físicamente sedentario, ponen de relieve, entre otras cosas, un descenso del VOmax. Al mismo tiempo, como ya hemos mencionado, se produce un incremento de la incidencia de las enfermedades de la civilización. Ni que decir tiene que el secreto de estas gentes no debe atribuirse tanto a la dieta (desequilibrada según la ciencia moderna) como a un estilo de vida activo que les protege de la enfermedad.

Horticultores saludables

Horticultores de Nueva Guinea

¿Por qué un exceso de carne y sus grasas saturadas, o uno de hidratos de carbono, son perjudiciales para la humanidad occidental, tal como quieren decirnos los estudios científicos, cuando para los Inuit, Indios de la costa NW de Norteamérica, pastores nómadas, por una parte, y para los Tarahumara y horticultores de Nueva Guinea, por otra parte, no suponen ningún inconveniente?. Cualquier persona con dos dedos de frente, usando mínimamente la lógica, concluiría tras el análisis de estas premisas, que la carne, la grasa y los hidratos de carbono no son malos en sí mismos. Ni siquiera el exceso lo es, que lo perjudicial debe encontrarse en otro sitio.

CONCLUSIÓN

Además de la pérdida de la calidad de los alimentos, la toxicidad de los mismos debida a la producción industrial y la ingesta de preparados que la industria dice ser alimentos pero no lo son (así como los valores, creencias, esquemas, actitudes y conductas nocivas), detrás de los problemas de salud de quienes adoptan un modo de vida occidental, se encuentra un factor importantísimo, de carácter termodinámico y es el desajuste entre los ingresos calóricos y los gastos. La ingesta excesiva de alimentos (habitualmente muy energéticos) combinada con una vida sin ejercicio físico es una bomba de relojería.

Este desequilibrio, sumado a la capacidad extraordinaria del ser humano de almacenar energía, trae serias consecuencias. La principal es el desarrollo de grandes reservas orgánicas de grasa, tanto en el tejido subcutáneo como entre las vísceras. De hecho, al comparar la composición corporal de un individuo occidental y la de uno de subsistencia tradicional se observan grandes diferencias en el porcentaje de grasa.

Mientras que aquí es considerado normal un porcentaje del 19-20% en una persona adulta, estas sociedades se conforman con menos de la mitad. No son tan buenos los grandes depósitos de grasa como nuestros abuelos creían3. Los adipocitos juegan un papel activo importante tanto a nivel metabólico como endocrino. Afectan al sistema inmune, los vasos sanguíneos, y a la resistencia a la insulina. El exceso de grasa corporal, a través de su papel fisiológico, induce hipertensión arterial, hipertrigliceridemia, insulinemia, resistencia a la insulina, hipercoagulación vascular, etc. Todo relacionado con el riesgo de enfermedad cardiovascular, ECV,  –… pero eso es otra historia y deberá ser contada en otra ocasión…-.

RECOMENDACIÓN FINAL

Así que siéntese y piense. Piense en que debe realizar más actividad física, así como introducir el ejercicio físico en su vida cotidiana. Juegue con sus hijos, salga a comprar a pie, aparque más lejos, baile los fines de semana… Compre ropa deportiva, incluyendo unas buenas zapatillas, haga un calendario de actividades, láncese a surcar caminos de campo y montaña, haga pesas, salte, flexione su cuerpo, etc.

Hasta aquí esta entrada, en las siguientes le enseñaremos qué beneficios obtendrá en su cuerpo y mente gracias al ejercicio físico, cómo mejorar su condición física y cuáles son los pilares en los que se cimenta el entrenamiento.

P´REZ&MÜLLER

el secreto de la salud de los tarahumaras

Agricultor Tarahumara

REFERENCIAS

1.- El ayuno (el ayuno intermitente en particular), es una poderosa herramienta para fortalecer el cuerpo. El ayuno intermitente, al no requerir de mucho esfuerzo, es útil para quienes no poseen aún la virtud de la fortaleza. Consiste en incrementar el periodo de tiempo diario en que no se consumen alimentos. Usted puede saltarse la cena o bien el desayuno. De manera que permanezca al menos 12-18 horas sin abrir la boca para masticar. Léase Los beneficios del Ayuno Intermitente.

2.-  Según la hipótesis del tejido costoso, el cerebro de los homínidos se expandió gracias, por un lado, a la reducción del tamaño del intestino y, por otro lado, al consumo en proporciones elevadas de uno de los alimentos de mayor rendimiento energético: la carne. De acuerdo con este postulado, fue la carne lo que permitió al ser humano convertirse en lo que es. En cualquier caso, para alimentarse de carne el ser humano tuvo que correr, saltar, andar largas distancias, etc. Otras hipótesis que tratan de dar respuesta a la expansión cerebral del género humano, ponen el acento no tanto en la carne y la grasa, como en los hidratos de carbono.

3.- Recordamos cómo nuestros abuelos querían cebarnos. Habían conocido los tiempos de escasez y el hambre (al menos aquí en España). Sabían que poseer unas buenas reservas de tocino subcutáneo podía ser la clave de la supervivencia. Además, en su inconsciente, como en el de toda la humanidad, estaba grabado el temor al hambre desde los albores de los tiempos. 

Si le ha gustado el artículo sobre el secreto de la salud, compártalo en redes sociales. También puede suscribirse al blog para recibir por correo notificación de las nuevas entradas. Un saludo y ¡fuerza en el salto cuántico!

POR FAVOR, VALORE ESTE ARTÍCULO PARA MEJORAR LA CALIDAD DEL BLOG

Leave a Comment