La alimentación del Homo erectus

LA ALIMENTACIÓN DEL HOMO ERECTUS

4.9
(13)

Homo erectus, que significa hombre erguido, surgió en las vastas sabanas de África oriental. Lo hizo durante el Paleolítico Inferior (Pleistoceno Medio) hace unos 2 millones de años. Como su antecesor, el hombre hábil, fue el artífice de una Gran Transición Alimentaria, la segunda. La alimentación del Homo erectus se caracterizó por una mayor dependencia de la carne y el procesamiento de los alimentos con fuego.

Más tarde abandonaría su lugar de nacimiento y se lanzaría a la conquista de territorios desconocidos. Así se distribuyó por medio mundo.

Homo erectus u hombre erguido

Reconstrucción facial del Homo erectus.

CONTROVERSIA HOMO ERECTUS/HOMO ERGASTER

Antes de continuar debemos referirnos a la controversia Homo erectus/Homo ergaster. En los 70, un grupo de investigadores afirmó que la especie africana de Homo erectus no correspondía a la asiática. Según postularon, los restos fósiles mostraban pequeñas divergencias. Así que decidieron darle un nuevo nombre a la especie africana: Homo ergaster (hombre trabajador).

Nosotros creemos que el Homo africano y asiático son el mismo. También pensamos que a los paleoantropólogos les encanta sacar de la chistera nuevas especies. El afán desmedido por encontrar nuevas especies les hace ver lo que no hay. Y ese afán responde a intereses, ambiciones y codicias personales. ¿A quién no le gustaría hallar nuevas especies?

Así que nosotros nos referiremos tanto a la especie africana como a la asiática con el nombre de Homo erectus. También como hombre erguido

RECONSTRUCCIÓN PALEOCLIMÁTICA

Hace en torno a 2,8 millones de años se intensificó el proceso de enfriamiento planetario. Se aceleró el cambio vegetacional y faunístico que en África oriental venía ocurriendo desde el Plioceno. Mientras los bosques desaparecían, una enorme extensión de sabana hacía aparición.

El proceso de aridificación continuó su lenta, pero imparable, obra de transformación de África oriental. En los espacios abiertos, de clima riguroso, bulliciosas manadas de herbívoros pastaban a sus anchas. En este hábitat apareció el Homo erectus.

Homo erectus apareció en la sabana africana

Árida sabana. La cuna de Homo erectus.

CARACTERÍSTICAS DEL HOMBRE ERGUIDO

El hombre erguido presentaba un patrón corporal completamente moderno. A juzgar por el esqueleto fósil de un niño erguido, hallado en el yacimiento de Turkana, su estatura era como la nuestra. Bastante más alto que hábil, por cierto. Sólo la capacidad craneal, que oscilaba entre 850 y 1100 cc, se aleja del promedio moderno. Aunque es semejante a la de muchos seres humanos de la actualidad.

Con respecto al hombre hábil, erguido tenía una cabeza más “gorda”. No obstante, la expansión del cráneo tiene lugar al mismo tiempo que el aumento del tamaño corporal. De ahí que en términos relativos no puede afirmarse que su cerebro fuera mayor. De hecho, nada apunta a un incremento de las facultades cognitivas. Ni siquiera si tenemos en cuenta que trabajador inaugura grandes avances que serían determinantes para la evolución humana.

Existen evidencias para afirmar que erguido se organizó socialmente como los cazadores-recolectores modernos. Se agrupaba en bandas, constituidas por un número reducido de individuos, y caracterizadas por su movilidad territorial. De hecho, el yacimiento de Turkana era un lugar de habitación temporal. Análogo a los campamentos base de los cazadores-recolectores modernos.

Las bandas disponían partidas cinegéticas que desarrollaban estrategias de caza cooperativa. No hay para el ser humano otro modo de subsistencia en la sabana que la cooperación.

INAUGURACIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS 

El hombre erguido fue un gran innovador en el área de las nuevas tecnologías. Hace en torno a 1,6 millones de años apareció una novedosa técnica de fabricación de herramientas de piedra. Se la conoce también como técnica Achelense  (o modo II). Es una tecnología mucho más elaborada y con un carácter estético fuera de toda duda.

Valiéndose de la nueva tecnología y de estrategias de caza, tal vez más refinadas e innovadoras que las de su antecesor, el hombre erguido consolidó por completo el modo de subsistencia cazador-recolector. Homo erectus constituye el cazador por excelencia. Su éxito cinegético fue superior al del hombre hábil. Como resultado, dio cuenta de más comidas colmadas de carne y grasa que hábil. Prueba de ello es el mayor número de fósiles de animales con marcas de descarnado encontrados en los yacimientos.

Bifaz de la tecnología achelense

Bifaz de la tecnología achelense de Homo erectus.

UTILIZACIÓN Y CONTROL DE LA TECNOLOGÍA DEL FUEGO

La innovación cultural que supuso una mejora en todos los aspectos de la vida de erguido fue la tecnología del fuego. La comunidad científica no se pone de acuerdo en si usó el fuego o lo controló. Nosotros nos decantamos por la segunda alternativa. Si bien es cierto que las evidencias inequívocas del dominio del fuego no las encontramos hasta hace poco más de 200000 años, no es menos verdad que existen pruebas del uso de fuego en yacimientos de más de un millón de años. De ahí la falta de opinión unánime.

En cualquier caso, pensamos que erguido dominó todo el proceso de producción de fuego. Desde buscar el combustible hasta producir la energía calorífica para iniciar la ignición del combustible. Podría decirse metafóricamente que no buscaba el fuego, sino que lo domesticó en toda regla. Controló todo el proceso y lo usó a su antojo cada vez que le hizo falta.

SEGUNDA GRAN TRANSICIÓN ALIMENTARIA

El resultado natural más importante de esta innovación tecnológica es la denominada Segunda Gran Transición Alimentaria.

Recordemos que la primera transición ocurrió cuando el hombre hábil dejó atrás la dependencia de los vegetales. Un millón de años más tarde, Homo erectus inició la que sería una de las más extraordinarias revoluciones humanas. No es ni más ni menos que la elaboración con fuego de los alimentos.

Para Richard Wrangham, primatólogo de Harvard, la elaboración de alimentos por medio del fuego, es el quid de la evolución. Se trata de aquello que nos ha convertido en lo que somos. Su argumento gira en torno al incremento de la digestibilidad y del rendimiento calórico que ocurre en los alimentos sometidos al procesado térmico, especialmente en los vegetales. Según afirma, los alimentos cocinados ahorran al aparato digestivo la energía que habría sido destinada a una laboriosa digestión y a la absorción. Es decir, el fuego llevaría a cabo una predigestión del alimento, tal como postula la medicina oriental.

La alimentación del Homo erectus y el uso del fuego

Uso del fuego y la Segunda Transición Alimentaria.

En laboratorio se ha demostrado que los animales alimentados con una dieta de alimentos cocinados engordan. No hay duda de que incrementar el rendimiento energético de un alimento en las condiciones de la sabana es una bendición en toda regla. ¿No es cierto?

En cualquier caso, el beneficio de cocinar productos de origen animal parece ser pequeño, si se compara con el que se obtiene de la cocción de los procedentes de fuentes vegetales. El fuego no aporta grandes beneficios cuando se trata de carne, pescado, huevos, etc. Sin embargo, la cocción convierte a los cereales, legumbres y tubérculos en alimentos de elevado valor nutritivo y calórico. Estos productos consumidos en crudo serían prácticamente inaprovechables.

LA ALIMENTACIÓN DEL HOMO ERECTUS  

La Segunda Transición Alimentaria supone un salto cualitativo respecto a la dieta del hombre hábil. No cabe duda de que la alimentación del Homo erectus gana en calidad gracias al empleo del tratamiento térmico. Por un lado, aumenta su variedad y amplitud, por cuanto permite la introducción de alimentos que antes del uso del fuego eran casi incomestibles. Por otro lado, incrementa su valor calórico.

A estas alturas no cabe duda de que la alimentación del Homo erectus incorporó proporciones grandes de carne. La prueba definitiva sobre su dependencia cárnica se encuentra en la proporción Sr/Ca hallada en los restos fósiles, la cual es muy similar a la de otras especies carnívoras.

LA IMPORTANCIA DE LOS VEGETALES

Sin embargo, curiosamente, el análisis de las microestrías dentales muestra una mayor densidad y profundidad que en el hombre hábil. Comparable con el de Australopitecus Afarensis. Este hallazgo indica, en contra de lo que podría suponerse, una explotación importante de alimentos vegetales duros y abrasivos, como tubérculos, raíces, plantas,… Sin duda no pudo prescindir de las fuentes vegetales como consecuencia de los riesgos asociados a la caza. Con toda seguridad, Homo erectus volvería al campamento base con las manos vacías en más de una ocasión. Y es que la caza resulta mucho más compleja de lo que parece.

Estamos convencidos de que erectus consumía una dieta variada en la que los vegetales cobraban una gran importancia. Gracias al procesado térmico, la variedad de productos alimenticios de fuentes vegetales se habría ampliado. En los periodos más cálidos explotaría todo tipo de vegetales sabrosos y deseables como las frutas, hojas, brotes, bayas. Durante las estaciones frías, debió conformarse con las raíces, tubérculos, rizomas, los cuales procesarían con fuego para hacerlos más digeribles

En nuestra opinión, la obtención y el procesamiento de alimento no sólo es un pilar esencial de la supervivencia, sino un engranaje fundamental del motor evolutivo. Entre las causas de la evolución, tanto cultural como biológica, encontramos la alimentación. De ningún modo es nuestra intención afirmar que la obtención de alimento es el motor evolutivo. Antes bien afirmamos que forma parte esencial, como un engranaje, de ese motor. Sin duda las causas de la evolución son más complejas.

Alimentación del Homo erectus. Dependencia de la carne

La dieta de Homo erectus incluía elefantes, rinocerontes, bisontes, osos, hipopótamos,…

LA ALIMENTACIÓN DEL HOMO ERECTUS: UN ENGRANAJE DEL MOTOR EVOLUTIVO

No cabe duda de que sobrevivir en un entorno ecológico como la sabana es todo un reto. La estacionalidad acentuada, los recursos escasos, dispersos e impredecibles, lo hacen difícil.

Un complejo sistema adaptativo permitió la supervivencia del ser humano.

  • Por una parte, la expansión del volumen cerebral y el incremento de la capacidad cognitiva.
  • Por otra parte, las transformaciones culturales. La estructura social y política del grupo humano, las estrategias de subsistencia y las innovaciones tecnológicas. Pero no hay que olvidar una innovación cultural de primer orden: la transición alimentaria.

La mayoría gusta poner el énfasis en la expansión cerebral y las mejoras cognitivas como causa y origen del resto de transformaciones. Según la explicación mayoritaria, un cerebro más grande permitiría una mayor complejidad del grupo social, estrategias de obtención de alimento más eficaces, innovar en tecnologías y una dieta de mayor calidad. Se trata de una explicación lineal, sencilla, de una sola dirección.

En nuestra opinión, la explicación es más compleja. La causa primordial, la que estaría detrás de todo el proceso evolutivo, sería el cambio climático. No obstante, las demás transformaciones, incluyendo la expansión craneal, formarían un complejo sistema adaptativo a dicho cambio climático que difícilmente podemos describir de forma lineal y sencilla.

¿Qué creen ustedes que ocurrió antes, la expansión cerebral o el omnivorismo?. Pues bien, la teoría del tejido costoso concluye que sin una dieta con carne y grasa el cerebro no habría aumentado de tamaño. Otras teorías ponen el acento en alimentos de alto valor calórico, como los almidones. En cualquier caso, una transformación alimentaria tuvo que correr en paralelo a la expansión cerebral. Por tanto, la alimentación del Homo erectus constituyó un engranaje del motor evolutivo.

LA ALIMENTACIÓN DEL HOMO ERECTUS DETRÁS DE LA SALIDA DE ÁFRICA: PERSIGUIENDO A LA CARNE

Podemos afirmar que tanto la alimentación de la humanidad como las diferentes dietas guardan una estrecha relación con el hábitat. Los lugares o espacios físicos presentan una serie de factores ambientales que influyen directamente en la vida de las especies. Bien favoreciendo su desarrollo o limitándolo.

  • La luz.
  • Temperatura.
  • Humedad.
  • Pluviosidad.
  • Existencia de agua.
  • Las características de los suelos y del medio acuático.  .

Otros factores que también condicionan la vida no guardan relación con el lugar físico, sino con.

  • La densidad de la población de una especie.
  • Las relaciones entre miembros de esa especie (intraespecíficas) y con otras especies (interespecíficas).

Cada especie está adaptada a su hábitat natural por medio de ciertas características anatómico-fisiológicas y etológicas (conducta). Muchas especies, aunque plenamente adaptadas a sus medios, son muy poco tolerantes a los cambios de los factores ambientales. Las hay que tienen un amplio margen de tolerancia para algún factor y muy estrecho para otro. De modo que el más mínimo cambio en este último pone en juego su supervivencia. Estas especies sensibles se desarrollan en la estabilidad que les proporciona su hábitat. Cuanto menos tolerante es una especie, más restringida es su distribución territorial. Y al revés, a mayor flexibilidad, más amplia es su distribución. Los primates, por ejemplo, son poco tolerantes a la estacionalidad y difícilmente se aventuran más allá de las áreas tropicales.

Los primates toleran mal los cambios ambientales. Su hábitat es restringido

El hábitat de la mayoría de primates es restringido. Son sensibles a los cambios medioambientales.

El ser humano rompe por completo con la sensibilidad y escasa tolerancia típica de los primates. Ya el hombre hábil había mostrado suficiente flexibilidad adaptativa para extenderse por África. Sin embargo, es el hombre erguido el primer primate que se atreve a adentrarse en territorios inhóspitos e inseguros. Y poco a poco llega a colonizar medio mundo.

EL SALTO AL CONTINENTE EUROASIÁTICO DURANTE LA GLACIACIÓN

Se encuentran rastros del hombre erguido en Europa, concretamente en las regiones montañosas de Georgia, tan sólo 200000 años después de su aparición en la sabana de África oriental. Aunque no todos los paleoantropólogos creen que los restos fósiles hallados en el yacimiento georgiano de Dmasini pertenezcan a erguido. Científicos españoles dicen haber demostrado que el propietario de los restos es el hermano menor de hábil. Homo georgicus le han llamado. En nuestra opinión, la diversificación de las especies fósiles por parte de la comunidad científica responde a intereses personales. ¿A quién no le gustaría hacer un nuevo descubrimiento?

Cuando Homo erectus dio el salto a Europa acababa de dar comienzo la época glacial. Concretamente la primera gran glaciación, llamada Mindel. A la sazón, existía entre la sabana y las regiones euroasiáticas un gran contraste climático. Mucho más acusado del que existe hoy día entre ambas regiones. La época glacial, que dio comienzo en el pleistoceno, hace 1,5 millones de años, se caracterizó por.

  • Temperaturas frías.
  • Aridez.
  • Inestabilidad climática y repentinos cambios ambientales.
  • Además, un manto de hielo cubría vastas extensiones de los continentes norteamericano y euroasiático.

Curiosamente, en plena primera glaciación el hombre erguido decidió dejar atrás la sabana y penetrar en el gélido continente euroasiático. En la cadena montañosa del Cáucaso menor, cerca del altiplano armenio, se asentó durante un tiempo. Allí el paisaje debía ser desalentador. Sólo vegetación herbácea, pastos, arbustos y matorrales. Con reducidas precipitaciones y escaso alimento de origen vegetal. Y, sobretodo, mucho, mucho frío. ¿Qué motivó al hombre adaptado a la sabana a abandonar su hogar y aventurarse en tan desapacibles y ásperos lugares?

Erectus se aventuró hacia  el norte en plena Edad glacial

Hombre erguido se aventuró hacia el norte en plena Edad glacial. Fíjese que las montañas de Georgia están teñidas de blanco.

LA EXPANSIÓN TOTAL DEL HOMO ERECTUS

Pero el hombre erguido no se paró en Georgia, sino que continuó avanzando hacia el este. Llegó a alcanzar el extremo más oriental de Asia. Asimismo, se expandió hacia el occidente europeo, a través de las frías y áridas estepas. También se adentró más al norte, en dirección a la tundra y a los mantos de hielo perenne. En cualquier caso, Homo erectus afrontó una variedad medioambiental extraordinaria. Pero lo más importante que debemos señalar es que a lo largo de su viaje pasó frío, mucho frío. Frío que combatió sin duda alguna gracias al uso del fuego.

Primera expansión del homo fuera de África

Habitó regiones extremas, como la estepa, la tundra, regiones montañosas…

INFLUENCIA DE LAS BAJAS TEMPERATURAS EN LA ALIMENTACIÓN DEL HOMO ERECTUS

Las bajas temperaturas de las latitudes altas influyeron notablemente en la alimentación del Homo erectus por dos motivos.

En primer lugar, cuanto más bajas son las temperaturas, mayores dificultades deben afrontarse para obtener alimento. Al menos del procedente de fuentes vegetales. Recordemos que el alimento básico de las sociedades que habitan en regiones polares o circumpolares es el procedente de fuentes animales. Los vegetales escasean con tanto frío.

En segundo lugar, a medida que descienden las temperaturas, se incrementa la tasa metabólica basal (TMB). Es decir, cuanto más frío, mayor es el requerimiento energético para mantener las funciones vitales en reposo. De hecho, las sociedades que viven en el círculo Ártico tienen una TMB por término medio un 15% más elevada.

Por tanto, si a la corpulencia de erguido (bastante más alto y pesado que hábil), se suman las bajas temperaturas de los entornos en que habitó, tenemos que nuestro aventurero debió enfrentarse a un serio inconveniente. Necesitaba ingerir una abundante cantidad de alimento para satisfacer sus necesidades calóricas mínimas. Mientras el hombre hábil tendría una TMB de alrededor de 1000 kcal, erguido en las condiciones de frío euroasiáticas tal vez superará las 2000 kcal. Estas dos son algunas de las razones por las que pensamos que erguido dependió absolutamente de la carne para sobrevivir.

LA ALIMENTACIÓN DEL HOMO ERECTUS DETRÁS DE LA SALIDA DE ÁFRICA

Ahora volvamos a la pregunta que dejamos en el aire unos párrafos atrás. ¿Qué motivó a erguido a abandonar la sabana y adentrarse en el inhóspito norte?. Se piensa que lo que espoleó al ser humano a migrar fue las grandes manadas de herbívoros migratorios. Con seguridad fueron objeto de vehemente deseo para el cazador.

Existe una constante en la evolución de las sociedades. Muy probablemente se diera también en las bandas de cazadores-recolectores de hombres erguidos.  Se trata del crecimiento de la población. La eficacia del modo de subsistencia cazador se acompañó de un crecimiento de población sin precedentes. Esta circunstancia trajo consigo una presión sobre los recursos alimenticios. Llegó un momento en que se redujo la cantidad de alimento disponible per cápita. Cada vez se debieron recorrer distancias mayores para encontrar sustento. De este modo, las sociedades de Homo erectus debieron buscar otros medios novedosos de explotación.

La única solución factible (aparte del desarrollo tecnológico) es emigrar en busca de nuevas y más ricas regiones cinegéticas. Un peligroso viaje hacia el norte fue la solución.

La extrema estema, de plantas herbáceas y escasas precipitaciones. Hábitat de Homo erectus

La extrema estepa, de plantas herbáceas y escasas precipitaciones. Uno de los hábitats de Homo erectus tras su migración.

LOS DEPREDADORES REQUIEREN MAYOR EXTENSIÓN TERRITORIAL

Además, la expansión territorial es otra prueba más del cambio de alimentación del Homo erectus. En biología existe una regla general.

La alimentación de una especie animal determina la extensión del territorio necesario para su supervivencia.

Los carnívoros requieren mayor superficie. La razón es que la energía que pueden obtener a través de los alimentos es reducida por unidad de superficie. A los homínidos, esencialmente vegetarianos, les bastaba con lo que obtenían en los espacios semiabiertos y abiertos de África. Sin embargo, la alimentación del Homo erectus le impulsó a perseguir a las grandes manadas de herbívoros migratorios. Incluso hasta las gélidas profundidades de Asia y Europa.

Su supervivencia en condiciones ecológicas extremas no sólo se debió al consumo de carne, sino a su extraordinaria capacidad adaptativa. Cabe destacar.

  • Elevadísimo nivel de autoconsciencia, creatividad y pragmatismo.
  • Establecimiento de grupos con una estructura política y social flexibles.
  • Desarrollo de nuevas tecnologías, tales como el uso del fuego (gracias al que amplió y mejoró la calidad de su dieta).

No han faltado quienes defiendan que la salida de África fue consecuencia en exclusiva de la naturaleza curiosa del hombre. En nuestra opinión, esa afirmación es ligera y superficial. El ansia por conocer mundo se reduce a la búsqueda de recursos alimenticios. Nosotros postulamos razones alimentarias para la migración y el salto hacia el continente euroasiático. Reconocemos que la alimentación del Homo erectus es responsable de uno de los acontecimientos más importantes de la historia humana.

CONCLUSIÓN

Nuevamente demostramos que la dieta humana no depende tanto de nuestros genes como del ambiente.

Las regiones que habitó Homo erectus hacían difícil la supervivencia. Como consecuencia, los productos de origen animal se convirtieron en un alimento indispensable. Ahora bien, la dificultad de obtenerlos hizo que el ser humano no abandonara el consumo de vegetales. Ingesta que pudo incrementarse cuando se descubrió el fuego y se usó para su procesamiento. 

Por último, el alimento juega un papel importante en la evolución de la humanidad. Buscar y procesar el alimento es un engranaje del proceso evolutivo. 

Puede continuar leyendo La alimentación del Homo sapiens en el paleolítico

P´REZ&MÜLLER

Homo erectus y el descubrimiento del fuego

El uso y control del fuego dio origen a la Segunda Transición Alimentaria.

Si le ha gustado el artículo sobre el la alimentación del Homo erectus, compártalo en redes sociales. También puede suscribirse al blog para recibir por correo notificación de las nuevas entradas. Un saludo y ¡fuerza en el salto cuántico!

¿Le fue útil este artículo?

Pulse una estrella para calificar

Puntuación media 4.9 / 5. Recuento de votos 13

Leave a Comment