EL LIBRO DE THOTH (PARTE I)

El libro de Thoth
5
(11)

El libro de Thoth es uno de los libros más misteriosos de la historia de la Humanidad. Fue considerado un texto sagrado por los antiguos Egipcios, ya que su escritura se atribuye a uno de sus dioses. Se dice que el libro de Thoth contiene hechizos que permiten comprender el lenguaje de los animales o ver a los dioses. La tradición oral egipcia sostenía que quien leyera el contenido obtendría los medios para -… descifrar los secretos y dominar la tierra, el mar, el aire y los cuerpos celestes...- 

Pero sobre todo, y para nosotros lo más interesante, el libro de Thoth es un texto profético que describe a la perfección los tiempos actuales de iniquidad, la batalla espiritual entre el bien y el mal. Ficción o realidad, mito y leyenda o historia, este artículo se arraiga en una amplia gama de fuentes, como los estudios de David Childress, Robert Bauval, Graham Hancock, Peter Lemesurier o Zecharia Sitchin.

El que tengas oídos, que oiga - Mt 13:9 Clic para tuitear

QUIEN FUE EL AUTOR DEL LIBRO DE THOTH. 

Según los registros históricos, el libro de Thoth era una colección de textos egipcios antiguos, escritos según parece por diversos autores, que aparece en una obra de ficción egipcia, atribuida a Thoth, el antiguo dios de la escritura y el conocimiento. Es de grandes proporciones y se han encontrado fragmentos en BerlinParis, Wien (Viena), Firenze (Florencia), København (Copenhage) y New Haven.

ARGUMENTO DEL LIBRO DE THOTH

La leyenda cuenta que se enterró en una serie de cajas custodiadas por serpientes en el fondo del Nilo, cerca de Koptos. El príncipe Nefer-Ka-Ptah recuperó el libro, pero los dioses mataron a Ahura (su mujer) y a Merab (su hijo) por haberlo robado. Nefer-Ka-Ptah se suicidó y fue enterrado junto al libro. Tiempo después, Setne Khamwas (un personaje basado en el príncipe histórico Khaemuast), lo robó de la tumba de Nefer-Ka-Ptah, a pesar de la oposición de su fantasma.

Poco después, Setne encontró a una bella mujer que lo sedujo para asesinar a sus hijos y humillarse frente al Faraón. Pero descubrió que todo había sido una ilusión creada por Nefer-Ka-Ptah y aterrorizado por recibir un castigo mayor, Setne devolvió el libro de Thoth al enterramiento junto con los cuerpos de Ahura y Merab y selló la tumba para la eternidad.

Como suele pasar en este tipo de leyendas o mitos, parece que el conocimiento de los dioses no está hecho para los seres Humanos ordinarios.

THOTH EN LA CULTURA EGIPCIA

Nombrado en el antiguo Egipto como -… el de ḏḥwtj (Dyehut)…- o -… aquel que es como el ibis… –, Thoth era el dios de la sabiduría y la escritura (inventor de las palabras y del lenguaje), patrón de los escribas, dios de la ciencia, la magia, las artes, el juicio y los muertos. La diosa Seshat era su equivalente femenino, y la diosa Ma’at, su esposa.

Relieve egipcio de Thoth

Representación gráfica del libro de Thoth.

Era un dios lunar, medidor del tiempo (estableció el primer calendario) y por eso el primer mes llevaba su nombre. Thoth desempeñaba la labor de escriba sagrado, ya que registraba los hechos de los vivos y los documentaba en la – sala de las Dos Verdades – al morir éstos. En el Duat (inframundo) asistía al contrapesado del corazón con la pluma de Ma´at, en el juicio de Osiris.

También fue considerado el arquitecto que conocía los trazados y trayectorias de todas las cosas, el Señor de los inventores. Estaba relacionado con la música como inventor de la lira. Fue el constructor de la pirámide de Gizeh, teóricamente asignada a Keops. En ella, incorporó el conocimiento de su sabiduría y guardó registros e instrumentos de la antigua Atlántida. Esta impresionante construcción fue un templo de iniciación en los misterios. Jehoshua, El Mashiaj, nacido con el nombre de Josué como su padre Humano, fue iniciado allí mismo por la Gran Fraternidad Blanca de Egipto, antes del comienzo de su vida pública.

Thoth gobernó a la antigua civilización egipcia durante más de 15.000 años, desde el 52.000 – 36.000 a.C. En ese tiempo, los Egipcios fueron llevados a altas cotas de progreso. 

REPRESENTACIÓN GRÁFICA DE THOTH

En el arte, Thoth suele ser representado como un hombre con cabeza de ibis, cuyo pico se asemeja a la luna creciente. En ocasiones portaba un pincel y una tablilla de escritura, para anotar los actos de los seres Humanos, para pesarlos en su balanza. Solía llevar también el Anj / Ankh en una de sus manos. Thoth, – el escriba –, escribió la historia de nuestra realidad y la colocó en cuadrículas para que la experimentáramos y aprendiéramos a través de la alquimia del tiempo y la conciencia.

A veces se le representaba con forma antropomorfa pero con cabeza de babuino, con cabeza de perro o como un babuino con cabeza de perro. Según los Egipcios, el babuino con cabeza de perro era un animal nocturno que saludaba al Sol con ruidos de parloteo cada mañana, al igual que Thoth, – el dios de la Luna –, saludaba a Ra, – el dios del Sol –, al salir. 

Thoth como un babuino

Estatuilla tallada en piedra representando a un Thoth con cabeza de babuino.

EL MITO EGIPCIO DE ZED TEPI EMPARENTADO CON LA ATLÁNTIDA

Los antiguos Egipcios creían que Zed Tepi era el origen de su civilización. Podría ser traducido como – el primer tiempo –, el mito de su principio y, por tanto, es muy complicado discernir entre lo que pudiera ser real o no.

Justo después del Diluvio que hizo desaparecer la Atlántida, en esa Era que llamaron Zep Tepi, apareció un misterioso grupo de dioses para iniciar a los supervivientes Humanos en los rudimentos de la civilización. Desde Thoth y Osiris en Egipto, hasta Quetzalcóatl y Viracocha en Mesoamérica, las tradiciones de todo el mundo suscriben los orígenes de la civilización contemporánea a estas divinidades. Las evidencias indican que los supervivientes pertenecieron a una civilización anterior muy desarrollada tecnológicamente. Al igual que en los actuales búnkeres nucleares o las instalaciones secretas de investigación, estos seres Humanos resurgieron de auténticas ciudades subterráneas, después de que se asentara el polvo. Fueron los patriarcas prediluvianos, como Enoch y Methuselah (Matusalem), mencionados en el Génesis.

LA CIVILIZACIÓN EGIPCIA SURGE DE LA ATLÁNTIDA

Esos enigmáticos dioses que gobernaron Egipto provienen de los fabulosos tiempos anteriores al Diluvio. Usando radares de penetración terrestre, surgieron datos asombrosos sobre complejos y laberínticos sistemas subterráneos en diversas partes del mundo. En lugares como Guatemala, se han cartografiado túneles bajo el complejo de pirámides mayas de Tikal, que se extienden casi 1.000 km hasta el lado opuesto del país. Los investigadores señalaron que era posible entender que casi 500.000 Mayas vivieran en estas megalópolis subterráneas.

En Egipto se cartografió desde finales de la década de 1970, un extraordinario complejo subterráneo bajo las pirámides. Se descubrió una vasta metrópolis megalítica de unos 15.000 años de antigüedad, que llegaba a varios niveles por debajo de la meseta de GizehCompletada con canales hidráulicos subterráneos, habría cámaras con las proporciones de grandes catedrales, con enormes estatuas del tamaño del valle del Nilo, talladas in situ. Los investigadores, navegaron con botes neumáticos a través de ríos subterráneos y lagos kilométricos, para penetrar en cámaras selladas más allá. Y encontraron numerosos registros y objetos.

Se concluyó que se trataba de una cultura que descifró el código genético y poseía las claves del espectro físico.

SE QUIERE BORRAR LA ATLÁNTIDA

No dejan de ser curiosas las escasas referencias a este mito en comparación con la profusa literatura en referencia a otras culturas coetáneas:

  • En la «Piedra de Palermo», uno de los incómodos registros de la historia y cronología egipcias, se hace una profusa referencia a Zep Tepi. Aquí aparecen unos seres desconocidos como los semidioses. En ese tiempo remoto e ignorado a propósito, unos seres a los que los Egipcios concedían naturaleza divina gobernaron aquellas tierras, desarrollaron una sabiduría y unas leyes que luego heredarían los Faraones. Y más tarde desaparecieron.
  • En el templo Edfu los sacerdotes egipcios describían una época de los dioses antes de la época de Menes, fundador histórico de Egipto (3.500 a.C.).
  • El historiador Manetón, que suele ser la referencia comúnmente aceptada como cronología egipcia, curiosamente excluye las referencias a Zep Tepi.
  • Hace 2.500 años, Ἡρόδοτος (Herodoto) escribió en «Los nueve libros de la historia» que en su visita a Egipto, los sacerdotes de Tebas le mostraron estatuas que correspondían a una generación de sumos sacerdotes desde hacía casi 15.000 años. Le dijeron que las figuras representaban a hombres, pero que antes de esos hombres en Egipto reinaron los dioses, que habían convivido con los seres Humanos. De todo ello guardaban datos muy precisos, ya que siempre, desde el principio de los tiempos, ésa había sido su misión.

DE LA DESAPARICIÓN DE LA ATLÁNTIDA SURGE UNA NUEVA ERA

Lo esencial de este mito es que enlaza con otro arquetipo que, aunque nadie sepa por qué, está presente en nuestras mentes: la Atlántida. La coincidencia es cuando menos llamativa, porque según los textos de Edfu, los dioses vinieron originalmente de una isla -… la tierra natal de seres primordiales...-. En los textos, se hace referencia clara a un cataclismo que destruyó la isla con una inundación. Se afirma que fue de corta duración y que la mayoría de sus habitantes fueron aniquilados. Al llegar a Egipto, los pocos que sobrevivieron se convirtieron entonces en -… dioses constructores…

Yo, Thoth, El Atlante, doy mi sabiduría, doy mi conocimiento, doy mi poder. Libremente lo doy a los hijos de los hombres. Dado eso que ellos, también, tengan sabiduría para brillar desde el velo de la noche a través del mundo. Clic para tuitear

Recreación de la Atlántida

Atlántida, mito y leyenda o realidad.

PERIPLO DEL LIBRO DE THOTH

El libro de Thoth está datado en casi 40.000 años y se encuentra fragmentado en diversos papiros, la mayoría pertenecientes al segundo siglo del período ptolemaico. Fue citado por primera vez en el llamado papiro de Turis, publicado en Paris a fines del s. XVIII, texto que describe un intento fallido de matar a un Faraón, utilizando una serie de hechizos tomados precisamente del libro.

Alrededor del 130 a.C., hubo cierto desconcierto en la antigua escuela mística de Al-Khem y varias delegaciones de sacerdotes fueron enviadas a diversas partes del mundo. Entre ellos, sacerdotes de la pirámide de Gizeh, que portaban el libro de Thoth como un talismán. Con ella ejercían autoridad sobre sacerdotes menos avanzados de razas descendidas de otras colonias atlantes. Se entendía que el libro daba al portador la autoridad del mismísimo Thoth.

El grupo de sacerdotes que portaba el libro de Thoth emigró hasta las regiones de Mesoamérica, en donde encontraron una raza floreciente, los Mayas, quienes les recordaban mucho de la sabiduría antigua. Entre ellos se quedaron y se establecieron. En el s. X, los Mayas se habían establecido a lo largo de Yucatán y el libro de Thoth fue colocado debajo del altar de uno de los grandes templos del dios Sol. Después de la llegada de los españoles, sus poblaciones fueron abandonadas y los tesoros de los templos olvidados. 

SINCRETISMO ARCONTE DE THOTH A LO LARGO DE LA HISTORIA

Cuando Thoth, este terrestre no-humano decidió partir de esta MetaMatrix, creó la gran pirámide de Gizeh, colocó en ella sus registros y escogió de entre lo más granado de su pueblo a los guardias para proteger sus secretos. Los descendientes de estos guardias se convirtieron posteriormente en los sacerdotes de las pirámides, convirtiéndose así Thoth en la deidad de la sabiduría

Como hemos visto, varios fueron los nombres asignados a la misma entidad terrestre no-humana: Djhuty, Djehuty, Dhouti, Djehuti, Tehuty, Tehuti, Thout, Zehuti, Zed Tepi o Señor de Khemenu. Para los Sumerios, era Ningizzida, el hijo menor de Enki y en Mesopotamia era el Señor del Árbol de la Verdad

Fragmentos de papiro del libro de Thoth.

Fragmentos de papiro del libro de Thoth.

HERMES TRISMEGISTO

Según cuenta la leyenda, Thoth transfiguró tres veces y en la última reencarnación dejó escritos tan conocidos para los ocultistas modernos como la «Tabla Esmeralda» o el «Corpus Hermeticum». El autor de estos dos últimos textos es ni más ni menos que el llamado por los griegos clásicos, Hermes Trismegisto, – el tres veces grande – o – el tres veces nacido – que era ya desde la antigüedad uno de los sobrenombres de Thoth. Desde la época helenística se creía que había codificado las ceremonias que transformaban a los muertos en espíritus, que de él habían emanado las leyes herméticas y que sólo sus sacerdotes podían tener acceso a este conocimiento secreto.

El obispo de Καισάρεια (Cesarea), Eusebio Pamphili (263-339 d.C.) en su obra, «Praeparatio evangelica» cuenta que el escritor fenicio Σαγχουνιάθων (Sanjuniatón) mencionaba la presencia del dios Taaut entre los Fenicios, creador de la escritura como el dios Thoth.Este autor y exegeta lo colocaba como sucesor de Misor al trono de Egipto y revelaba que los Egipcios lo llamaban Thoyth y que los habitantes de la Αλεξάνδρεια (Alejandría), fundada en el 331 a.C. por Μέγας Αλέξανδρος (Alejandro III El Magno), lo denominaban Thoth.

HERMESMERCURIO

Eusebio también lo identificaba con el dios Έρμῆς (Hermes) para los Griegos clásicos,Mercurius para el antiguo imperio de Roma, – dios del comercio y de los beneficios, de los comerciantes y de los viajeros –, pero originalmente del comercio del maíz. Durante la dominación romana, el culto a Mercurius estaba muy extendido, especialmente entre los pueblos celtas y germánicos. Los Celtas tenían su Mercurius, el enigmático Merlín, los pueblos nórdicos lo identificaban con Odín y los germánicos con Wotan. Los atributos de Mercurius son el caduceo (un bastón con dos serpientes entrelazadas) y un monedero (símbolo de su relación con el comercio). Mercurius tenía su templo en Roma, cerca del Circus Maximus, en la colina del Aventino, que data del año 495 a.C.

Se le representa de forma similar a Hermes, vestido con un amplio manto, llevando talarias (sandalias aladas) y petasus (sombrero alado). Mercurius también es conocido como Alipes, -… con los pies alados...-.

El dios Hermes (Mercurio)

Hermes-Mercurio es otra representación del autor del libro de Thoth.

MESOAMÉRICA RECOGE LA TRADICIÓN DEL LIBRO DE THOTH

Thoth fue identificado en la Atlántida, Egipto, Sumeria, y más tarde en la antigua Mesoamérica y Perú como deidad azteca. El nombre Quetzalcóatl significaba literalmente en lengua náhuatl, – serpiente de pájaro quetzal o – serpiente con plumas de quetzal –, lo que implica algo divino en idioma náhuatl. En algunas tradiciones se rendía culto a Quetzalcóatl mediante sacrificios Humanos, aunque otros pueblos nativos americanos se oponían a dichos sacrificios. El significado de su nombre local en otras lenguas mesoamericanas es similar. Los Mayas lo conocían como Kukulkán y los Quichés como Gukumatz.

Esta deidad fue importante en el arte y la religión de la mayor parte de Mesoamérica durante cerca de 2.000 años, desde el preclásico hasta la conquista española. Entre las civilizaciones que la adoraban se encuentran también la Olmeca, la Mixteca y la Tolteca.

Las religiones preincaicas se centraban en la ciudad de Tiahuanaco, que es donde se conoce por primera vez el culto al dios del cielo y del trueno llamado Viracocha. Para los Incas también era Viracocha, representado de muchas formas. Era conocido como Votan en la actual ciudad de Palenque (antigua Lakamha) y como Zamna en la ciudad de Izamal

DUALIDAD

Como en la MetaMatrix que habitamos, hay una dualidad en esta deidad que no se diferencia de los dioses de otras civilizaciones. Por un lado, está el dios bueno y, por otro lado, se encuentra el guerrero. Lo vemos, pues, como el dios iluminado de las túnicas blancas que trae el conocimiento. Pero también como el dios guerrero con bastones en las manos y un símbolo del Sol alrededor de la cabeza. Como vemos no es muy diferente de Ra, – dios del Sol – en el antiguo Egipto.

C O N T I N U A R Á . . . 

 


MÜLLER&P´REZ

Si le ha gustado el artículo «El Libro de Thoth (parte I)», compártalo en redes sociales. También puede suscribirse al blog para recibir por correo notificación de las nuevas entradas y recibir el “Compendio de Terapias Naturales” gratuitamente.

 

 

¿Le fue útil este artículo?

Pulse una estrella para calificar

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos 11

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.