CONEXIÓN CUERPO-MENTE-ESPÍRITU Y LA BASE DIVINA

Conexión cuerpo-mente-espíritu y Base divina
5
(4)

A todos nos llega el momento. A unos antes y a otros después. Sin excepción llega el día en que todo ser humano se hace extrañas preguntas, que nunca antes se había planteado y jamás se imaginó haciéndolo. En determinadas circunstancias, tiene lugar una toma de consciencia de cuanto nos rodea de un modo radicalmente diferente, aparecen de forma espontánea interrogantes sobre ciertos aspectos de la realidad e incluso se experimentan fenómenos inexplicables. Todo ello es el resultado de la conexión cuerpo-mente-espíritu y la Base absoluta de todas las cosas. Aprovechar la coyuntura y ahondar en esa conexión depende de cada persona.

Desde la creación de Humanidad Alfa, hace ahora poco más de dos años, hemos escrito varios artículos que, de una manera u otra, explican las razones de que la consciencia humana dé un salto hacia adelante y amplíe su horizonte. En este post mostraremos que el organismo humano en general y la mente en particular posee la capacidad de conectar con el Yo espiritual. Y a través de éste unirse con la totalidad el universo y más allá de él.

CARL GUSTAV JUNG Y LA SINCROARMONÍA CUÁNTICA

Durante los años de actividad profesional, Carl G. Jung se sintió interesado por un extraño fenómeno que había observado en su consulta. El eminente psiquiatra y psicólogo suizo denominó a este fenómeno “sincronicidad”, aunque a nosotros nos gusta el término “sincroarmonía cuántica”. Consiste en la coincidencia de dos sucesos sin que exista una causa que los conecte. Para que lo entienda mejor transcribimos un extracto de su obra “Sincronicidad como principio de conexiones acausales”.

– Citaré como ejemplo un caso de mi propia observación: una joven paciente tuvo, en un momento decisivo del tratamiento, un sueño durante el cual se le regalaba un escarabajo de oro. Mientras ella me relataba el sueño estaba yo sentado de espaldas a una ventana cerrada. De repente percibí detrás de mí un ruido, como si algo golpeara suavemente contra el cristal. Volviéndome, advertí que un insecto había chocado con éste desde fuera…, abrí la ventana y lo cacé al vuelo. Era la analogía más próxima de un escarabajo de oro que cabe encontrar en nuestras latitudes, una Cetonia Aurata, que evidentemente se había sentido impulsada –en contra de sus hábitos comunes– a penetrar en una habitación que en ese preciso momento estaba oscura. Debo admitir que ni antes ni después me ha sucedido un caso semejante… -.

Como el psicólogo no podía dar una explicación a esta y otras coincidencias y habiendo leído sobre los paradójicos e ilógicos fenómenos de la mecánica cuántica, recurrió a su amigo, Wolfgang Pauli, premio Nobel de física y uno de los padres de la mecánica cuántica. Finalmente llegó a la conclusión de que debía existir una conexión tan íntima entre la persona y su entorno que produciría una atracción creadora de circunstancias coincidentes.

UNUS MUNDUS

¿Cómo es posible esa conexión íntima entre el ser humano y su entorno? Carl Gustav Jung y Wolfgang Pauli propusieron el término Unus Mundus, prestado del gran filósofo griego Heráclito, para explicar el fenómeno de las coindidencias significativas o la sincronicidad. El concepto de Unus Mundus hace referencia al principio unificador del universo, que subyace a todo elemento de la realidad tangible. 

Más adelante comprenderá mejor lo que tratamos de exponerle. Pero si desea saber más sobre la sincronicidad, lea nuestros artículos en relación con el tema, empezando por el primero: El extraño fenómeno de la sincroarmonía cuántica.

Con la intención de despejar posibles dudas, le advertimos que el principio unificador del universo ha recibido múltiples denominaciones en los diferentes tiempos, ámbitos y culturas. Han sido empleados términos como Base Divina, Base Absoluta, el Absoluto, el Uno, Espíritu universal, Clara luz del vacío, matriz de información universal y otros muchos que veremos más adelante.

Continuemos.

Sincroarmonía cuántica y la conexión cuerpo-mente-espíritu

INTUICIONES, INSPIRACIONES Y REVELACIONES

En nuestro artículo sobre el inconsciente expusimos que éste constituye la parte automática de la mente. Posee una extraordinaria capacidad de resolver problemas cotidianos para los que tiene programada una solución. Ahora bien, resulta bastante torpe adaptándose a las circunstancias desconocidas. Por ello, es incapaz de ofrecer respuesta a los nuevos desafíos.

En definitiva, el inconsciente se comporta como un piloto automático, sin capacidad de improvisar y tomar decisiones en circunstancias novedosas. No obstante, en ocasiones, actúa de modo sorprendente e inexplicable al exhibir una extraordinaria capacidad para conectar datos de forma vertiginosa y permitiendo hallar solución a problemas aparentemente irresolubles para la mente consciente.

Pondremos un ejemplo. El brillante físico y matemático francés Henri Poincaré había estado trabajando durante largo tiempo en la resolución de las funciones automorfas o fuchsianas. Sin embargo, no había tenido éxito. Incapaz de encontrar la solución, agotado, irritado, entristecido y frustrado, decidió abandonar su investigación e irse “de paseo”. Justo cuando ponía sus pies en el autobús que habría de alejarlo del lugar del frustrante trabajo, apareció en su consciencia, de forma espontánea, la solución del problema matemático.  

El caso del doctor Poincaré no es más que uno de tantos fenómenos descritos de creatividad o inspiración humanas. Ahora cabe preguntarse ¿de dónde extrajo su inconsciente la información necesaria para resolver el problema? El citado psiquiatra Carl G. Jung escribió sobre el inconsciente:

-…el inconsciente no tiene tiempo. No hay problemas acerca del tiempo en él. Parte de nuestra psique no está en el tiempo ni en el espacio. Estos son solo una ilusión, tiempo y espacio, y así en cierta parte de nuestra psique el tiempo no cuenta para nada.

¿Tal vez el inconsciente de Poincaré tuvo acceso al Unus Mundus? ¿No sería un ejemplo de la conexión cuerpo-mente-espíritu y Unus mundus?

SABIDURÍA PERENNE: CONEXIÓN CUERPO-MENTE-ESPÍRITU

Empezamos este epígrafe con un fragmento del Tao Te Ching:

El Tao es vacío, imposible de colmar, y por eso, inagotable en su acción. En su profundidad reside el origen de todas las cosas y unifica el mundo.-

Aldous Huxley, en su libro “La filosofía perenne”, el cual le recomendamos encarecidamente leer, expone la existencia de principios universales, compartidos por la mayoría de las tradiciones espirituales del mundo. Sólo citaremos dos de esos principios.

En primer lugar, la creencia en una realidad no física que subyace al universo material. De acuerdo con esta concepción, la realidad sensible, la que podemos percibir a través de los sentidos, sería una mera manifestación del principio último. Es decir, el reflejo del principio subyacente y unificador, el “Uno”, del que emergería el “todo”. El Uno es el origen que proporciona orden y estructura a los elementos del mundo material. Gracias al fundamento unificador del mundo, lo fragmentado y múltiple se convierte en una sola cosa. De ahí el célebre dichotodos somos uno”. El Brahman védico o el Logos judeocristiano son el ejemplo del principio unificador, de donde surgen y gracias al que funcionan todos los elementos materiales.  

Otro de los fundamentos de la sabiduría perenne, común a la mayoría de pueblos y culturas, es la noción según la cual el ser humano está conformado a imagen y semejanza de la realidad a la que pertenece. Un microcosmos diseñado según el patrón del macrocosmos. Según esta perspectiva universal, el ser humano constituye una unidad existencial en la que pueden distinguirse dos realidades, una superior, eterna e imperecedera, que se identifica con el espíritu, y otra física, sujeta a las leyes de la dimensión espacio-temporal, que es la manifestación o reflejo de la primera.

El Tao o principio unificador

¿PODEMOS CONECTAR CON EL PRINCIPIO UNIFICADOR?

La respuesta es sí. Y este es otro de los principios comunes a las tradiciones espirituales del mundo. El ser humano posee el potencial de entrar en contacto y unirse con la Base divina, el Uno, Brahman, Logos, Tao o como quiera denominarlo. De hecho, la finalidad de las tradiciones espirituales es mostrar al ser humano su esencial unidad con la Realidad última. Y aunque proponen diferentes técnicas para lograrlo, todas tienen un núcleo común: morir al yo.

En el camino hacia la unidad existe un problema. El yo profundo o yo espiritual se encuentra universalmente esclavizado, como consecuencia de la dictadura del ego. El ego ha usurpado el trono que le debería corresponder al espíritu, ha roto relaciones con él y lo ha ocultado en lo más profundo del ser humano tras un denso “velo”. Este hecho trae como consecuencia inevitable la ignorancia más absoluta. El ser humano se identifica con el ego y no con su yo espiritual, por lo que ignora completamente su esencial unidad con la Base divina de todas las cosas. 

Dada la identidad entre el Uno y el yo espiritual, sólo a través de éste podemos conectar con aquel. Por tanto, todas las tradiciones espirituales del mundo tratan de rasgar el velo y liberar al yo espiritual. Y lo hacen a través de diversas técnicas, que no expondremos en este artículo, que tienen en común la mortificación del ego. Morir para el yo, renunciar a su liderazgo, desprenderse de él y trascenderlo – o como quiera llamarlo, teniendo en cuenta las múltiples variantes terminológicas- hasta lograr la desaparición del pensar, sentir y hacer centrados en uno mismo. 

Si quiere ampliar información sobre el ego, empiece leyendo nuestro artículo El ego, qué es y cómo nos afecta.

SUFRIMIENTO Y CONEXIÓN CON EL PRINCIPIO UNIFICADOR

No sólo a través de un esfuerzo abnegado el ser humano puede renunciar a una vida egocéntrica, escapar de la ilusión de la multiplicidad y la fragmentación y hacer consciente su fundamental unidad con el Todo. El yo espiritual puede liberarse de forma espontánea en determinadas circunstancias e impulsar hacia adelante a la conciencia humana. Y así lograr la conexión cuerpo-mente-espíritu y Base divina. Pero, ¿qué circunstancias son esas? Habitualmente son situaciones de transición, crisis y resolución de crisis que inducen una gran afectividad, como pueden ser duelos, desengaños amorosos, necesidad de tomar decisiones importantes, durante la enfermedad grave y, sobre todo, si se produce su curación.

En estos momentos en los que el ser humano sufre dolor, preocupación, incertidumbre y duda el velo se rasga. Y a través de las grietas del velo, y desde las profundidades del ser, emergen interrogantes, se reciben respuestas y se propicia la experimentación de enigmáticos fenómenos. Esperamos que la razón comience a ser evidente para usted: el yo espiritual asoma su nariz a través del velo y revela su presencia.

Sintetizando los epígrafes previos, en primer lugar el ser humano debe liberar su yo espiritual para hacer efectiva la conexión cuerpo-mente-espíritu. Sólo así es posible unirse con la Base divina de todas las cosas. 

Cuando el ego se reduce, el espíritu se libera

Cuando el ego se reduce, el espíritu se libera.

CIENCIA Y LA CONEXIÓN CUERPO-MENTE-ESPÍRITU CON LA BASE DIVINA

Como verá a continuación, todo lo expuesto hasta el momento encuentra una posible explicación en el marco del nuevo paradigma de la física cuántica. Este nuevo enfoque científico ha revolucionado el modo de ver y comprender el mundo. Ha logrado tambalear los cimientos de la física clásica o newtoniana. De acuerdo con esta nueva perspectiva, algunos de los misterios del universo no pueden desentrañarse aplicando los conceptos clásicos. Bruce Lipton, por ejemplo, en su libro “La biología de la creencia”, afirma que debe recurrirse a las leyes de la física cuántica, porque son en realidad las que gobiernan el funcionamiento de las moléculas que posibilita la vida. Lea nuestro artículo Los genes no son el destino, las creencias pueden modificarlos.

La biología cuántica es una disciplina nueva, pero con un gran futuro. Nos muestra que los extraños fenómenos de la mecánica cuántica se encuentran detrás de algunos procesos fundamentales de los organismos vivos, tales como la fotosíntesis y las reacciones enzimáticas. Pero hay investigadores que van más allá con sus afirmaciones, como es el caso del físico teórico estadounidense Michio Kaku, quien afirma que todas las partículas subatómicas que componen el organismo humano se hallan entrelazadas cuánticamente con el universo.

EL ENTRELAZAMIENTO CUÁNTICO

De acuerdo con el citado Michio Kaku, el cosmos constituye un tejido de elementos unidos entre sí por los hilos invisibles del entrelazamiento cuántico. Es decir, todos y cada uno de los elementos que componen el cosmos se encuentran unidos. Literalmente afirma:

-Esto significa que, en cierto sentido, lo que nos ocurre a nosotros afecta de manera instantánea a cosas en lejanos confines del universo, puesto que nuestras funciones de onda probablemente estuvieron entrelazadas en el comienzo del tiempo. En cierto sentido hay una madeja de entrelazamiento que conecta confines lejanos del universo, incluyéndonos a nosotros. –

El entrelazamiento es uno de los fenómenos cuánticos que chocan frontalmente con la lógica, el sentido común y, desde luego, con los postulados de la física clásica. Sin embargo, se ha demostrado que es real. Verás, en el universo subatómico dos partículas pueden hallarse tan íntimamente unidas que, aun encontrándose separadas por grandes distancias, se comportan exactamente igual. Y lo que resulta más sorprendente es que su comportamiento sea idéntico y al unísono sin que entre ellas tenga lugar ningún intercambio de materia y/o energía.

Albert Einstein denominó a este misterioso fenómeno del entrelazamiento cuántico – acción fantasmal a distancia -. No podía comprender cómo es posible que a una partícula situada en Madrid, por ejemplo, pudiera ocurrirle lo mismo y en el mismo instante que a otra ubicada en Nueva Zelanda, sin que entre ambas hubiera comunicación.  La única explicación es que, en efecto, ambas partículas se encuentren íntimamente unidas, pero evidentemente no en la dimensión espacio temporal, sino más allá de ella. ¿Es posible que exista una realidad más allá del espacio y tiempo que controle la actividad de las partículas subatómicas? De existir, sería factible explicar la conexión cuerpo-mente-espírituy esa Realidad última. 

LA MATRIZ DE INFORMACIÓN UNIVERSAL

Algunos científicos están convencidos de la existencia de una conexión no-local, es decir, de un vínculo no espacio-temporal entre dos partículas entrelazadas. Una conexión que tiene lugar en una “dimensión” a la que se ha denominado de diversas formas: campo cuántico, vacío cuántico, campo akásico, matriz de información universal, etc. 

Según el físico cuántico David Bohm, todo lo que puede percibirse a través de los sentidos, es decir, cada elemento y fenómeno del mundo sensible se encuentra conectado y sostenido por un orden profundo al que denominó orden implicado. Se trataría de un campo o matriz de información universal que rige el universo material. Al universo sensible Bohm lo llamó orden explicado. Todo lo que ocurre tanto a nivel subatómico, por muy caótico e ilógico que parezca, como a nivel macroscópico está determinado por el orden implicado. En este sentido, el universo no estaría fragmentado el múltiples partes separadas e independientes, sino que constituiría una totalidad indivisible gracias a la matriz de información que todo lo ordena e interconecta.

Ervin Laszlo, filósofo de la ciencia de origen húngaro, desarrolló la teoría del campo akáshico en su libro “La experiencia akásica: ciencia y el campo de memoria cósmica”. Para ello se inspiró en la teoría de la totalidad y el orden implicado de Bohm y también en el concepto védico del akasha. La antigua sabiduría hindú define el akasha como un registro o matriz de información universal que abarca y une todo cuanto existe en el mundo sensible. Ervin Laszo une la ciencia y espiritualidad para proponer que el universo está constituido en última instancia por un campo de información que es responsable de la estructura y la función de la realidad tangible.

CONEXIÓN CUERPO-MENTE-ESPÍRITU Y LA MATRIZ. EL ADN

Aunque no seamos conscientes de ello, nos encontramos “atravesados” y “sostenidos” por esa matriz de información universal, campo akáshico u orden implicado. Lo único que nos separa de ella es la ignorancia que aprisiona nuestro yo espiritual. Pero ahondemos un poco más en la conexión cuerpo-mente-espírituy Base divina desde la perspectiva científica.

El científico ruso Peter P. Gariaev, cuyas teorías sobre el ADN expusimos en el artículo Las palabras pueden modificar el ADN(no se lo pierda), también sostiene que el ADN puede conectar a nivel cuántico con la totalidad del cosmos. Según afirma, el ADN posee una oscilación vibratoria que podría causar perturbaciones del vacío. De este modo se originarían agujeros de gusano, a través de los que la “molécula de la vida” establecería conexión y recibiría información de cualquier región del universo. Por otra parte, el mismo mecanismo permitiría al ADN trascender la dimensión espacio-temporal y conectar con matriz universal. Por tanto, el ser humano tendría disponible de forma instantánea información “exclusiva” procedente del vacío cuántico.

CONEXIÓN CUERPO-MENTE-ESPÍRITU Y LA MATRIZ DE INFORMACIÓN UNIVERSAL

Según el físico Roger Penrosey el neurofisiólogo Stuart Hameroff, el cerebro humano sería análogo a un ordenador cuántico conectado con cada partícula del organismo a través del entrelazamiento. Por tanto, podría gobernar las complejas funciones orgánicas de forma no-local, más allá de la dimensión espacio-temporal. Pero van más allá estos científicos con su argumento. Afirman que la conciencia no emerge como resultado de la actividad físico-química del cerebro. Por el contrario, la atribuyen a la actividad cuántica que tiene lugar en los microtúbulos de las neuronas. Dada la naturaleza cuántica de la consciencia, Penrose y Hameroff postulan que el ser humano posee el potencial de conectar con el campo cuántico o la matriz de información universal.

Los holandeses Dirk K. F. MeijerHans J. H. Geesinkhan propuesto la teoría holográfica de la mente. De acuerdo con sus postulados, la mente sería una estructura holográfica que, situada en torno al cerebro y entrelazada con el universo, sería capaz de recibir y procesar información procedente de cualquier lugar, por muy distante que se encuentre. Pero aún hay más. Sostienen que existe un estrecho vínculo establecido entre la mente y la matriz de información universal, al que algunos, como ya sabes, denominan campo cuántico o vacío cuántico.

Conexión cuerpo-mente-espíritu

CONCLUSIÓN

La conexión cuerpo-mente-espíritu y la Base divina podría tener un fundamento científico, no sólo filosófico y espiritual. El conjunto de las teorías científicas expuestas en este artículo tiene un núcleo común. Apuntan a un principio compartido, a saber, la existencia de un tejido no espacio-temporal que conecta todas las partículas materiales que conforman el universo. Un tejido conector no-local del que emerge información que vincula y organiza las partículas e impulsa los fenómenos del mundo tangible. 

No es difícil darse cuenta de que esta matriz de información universal se corresponde con el principio unificador que han proclamado las tradiciones espirituales. Asimismo, los fenómenos extrasensoriales, tales como la telepatía, la inspiración, creatividad y la intuición, podrían hallar explicación gracias a los postulados de la física cuántica. Y, desde luego, a partir de la espiritualidad universal.

La naturaleza esencial del ser humano es tridimensional: cuerpo, mente y espíritu. En su estado ideal, la conexión cuerpo-mente-espíritu es armoniosa, de manera que a través del espíritu podemos penetrar, experimentar y unirnos con la Base divina. Sin embargo, esto no es así y permanecemos separados de ella porque la ignorancia mantiene en una prisión a nuestro yo espiritual. Mientras no lo liberemos, la disgregación de la conexión cuerpo-mente-espíritu nos impedirá la unión verdadera y efectiva con la Base divina. 

No se pierda nuestro artículo sobre el efecto de la oración en la salud

P´REZ&MÜLLER

Si le ha gustado el artículo “CONEXIÓN CUERPO-MENTE-ESPÍRITU Y LA BASE DIVINA”, compártalo. También puede suscribirse al blog para recibir por correo las notificaciones de las nuevas entradas y noticias. ¡Ah! y recibirá gratuitamente el “Compendio de Terapias Naturales”.

¿Le fue útil este artículo?

Pulse una estrella para calificar

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos 4

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *