PRÁCTICAS SEXUALES Y BIOENERGÍA (PARTE V)

5
(8)

Las prácticas sexuales deben dar forma a la teoría, una vez que ésta es aprendida. Los beneficios que resultan del sexo sólo pueden ser totalmente comprendidos desde un contexto bioenergético y teniendo en cuenta su componente básico, llamado Qi o Prana. La bioenergía se puede incluso visualizar como un aura alrededor de los seres vivos, o sentirla como calor, o cosquilleo en su cuerpo. Esto es especialmente notorio cuando se está transfiriendo energía, como con la imposición de manos del Reiki y de forma más intensa durante el orgasmo. Esta energía circula en nuestro sistema de meridianos (descritos en la antigüedad por la Medicina Tradicional China), se concentra formando vórtices y da lugar a nuestro sistema de chakras.

Asimismo, la bioenergía se encuentra en la base de los fenómenos psíquicos y es también el agente sanador de muchas terapias naturales. Y esto nos permite comprender que las prácticas sexuales puedan tener los asombrosos efectos rejuvenecedores y de salud que se experimentan.

Para una mejor comprensión y puesta en práctica, lea nuestros anteriores artículos si no lo ha hecho ya:

EL MOVIMIENTO SE DEMUESTRA ANDANDO

Wilson Uchiha, uno de nuestros fieles lectores y seguidores, nos hizo una sencilla pregunta. Lo sencillo, lo simple, casi siempre encierra una gran complejidad, de hecho, en moda se suele decir que -… menos es más…-. En nuestra facultad tuvimos un profesor de patología médica que solía decir que perdiéramos el miedo a preguntar en el foro, a veces abrumador, de la universidad. No existen preguntas tontas, ni tampoco respuestas sencillas a preguntas modestas: Wilson preguntaba qué prácticas recomendábamos para integrar una sexualidad sana.

Por eso este artículo nace con una vocación eminentemente práctica. Los anteriores artículos describían la base teórica donde sustentar las prácticas sexuales a continuación descritas. Ahora se trata de reforzar lo aprendido.

CONCEPTOS GENERALES BIOENERGÉTICOS

Aunque la bioenergía es la gran desconocida para la ciencia ortodoxa (excepto la energía oscura de la astrofísica), se encuentra presente en nuestra vida cotidiana y puede experimentarse, especialmente por aquellos seres Humanos energéticamente sensibles. La energía sexual está en su punto más alto en la adolescencia (máxime cuando aún no se han realizado practicas sexuales con otra persona).

Somos un sistema de bioenergía dinámica, que supone la existencia de un fuerte flujo de ésta hacia el sistema de chakras. Desde allí, la energía fluye a través del sistema de meridianos hacia todos los tejidos y órganos. La bioenergía sobrante se exterioriza, para formar ese aura etérica alrededor del cuerpo.

El 2º chakra o chakra sexual es uno de nuestros generadores más fuerte de bioenergía. Además de proveer un flujo de energía hacia el 1er chakra o chakra raíz, lo eleva por la espina dorsal hasta el cerebro, ayudando a mantener la producción de hormonas. Cuando este generador de energía se debilita, entonces perdemos vitalidad, abriendo la puerta a la enfermedad o al envejecimiento precoz y acelerado.

Si permitimos que estos sistemas se deterioren debido a una nutrición pobre o por bloqueos del flujo de bioenergía sexual, entonces nuestro nivel general de energía se reduce. Por otro lado, si abusamos del sexo orgásmico, se pierde más bioenergía de la que se produce, dando como resultado niveles energéticos decrecientes, además de los efectos negativos consecuencia de las fuertes fluctuaciones hormonales.

La solución lógica es, por tanto, el suficiente uso o estimulación de nuestra bioenergía, pero sin descargarla y sin crear bloqueos en su flujo. Lo ideal consiste en producir una gran cantidad de bioenergía sexual y luego canalizarla hacia los chakras superiores para mantenernos jóvenes y saludables.

LAS PRÁCTICAS SEXUALES COMIENZAN AQUÍ Y AHORA

Todo comienza siendo conscientes del ahora. Las prácticas sexuales bien canalizadas se inician cuando somos conscientes de lo que nos rodea y de lo que ocurre en nuestra propia bioenergía. Debemos centrarnos en el lugar en el que nos encontramos (aquí) y en el momento presente (ahora). Estamos (des)conectados (de nuestro Ser) permanentemente al móvil/celular y parafraseando al gran Francisco de Quevedo (1580-1645), -…érase un hombre a un celular pegado-. Pero nos olvidamos de vivir.

Cuando nos anclamos en el momento presente y nuestra cabeza no divaga por otros lugares, estamos conectados emocionalmente, fusionados con el Ser y con nuestro amado. Debemos prestar atención a las prácticas sexuales para intensificar la experiencia. Cuerpo y mente unidos de tal forma que se intensifican las sensaciones y la experiencia sexual. Pero no nos olvidemos del Espíritu, no se olvide de integrarlo.

De manera indirecta esta actitud hacia la vida (mindfulness, término ahora de moda, pero que existe desde siempre para describir la perfecta alineación entre cuerpo y mente como atención plena) afecta a la sexualidad, puesto que la persona toma conciencia de la conexión con su Ser y el de su pareja. No tengamos miedo de desarrollar nuestros sentidos y la manera de amar a los demás. 

Prácticas sexuales del aquí y ahora

Siendo conscientes del aquí y ahora garantizan unas buenas prácticas sexuales.

PREPARANDO EL AMBIENTE PARA LAS PRÁCTICAS SEXUALES

Hay que tratar de buscar un sitio adecuado, es una obviedad, pero muchas veces no cultivamos los pequeños grandes detalles, así que debemos prestar atención a todo. Decore la habitación con cojines, pañuelos y velas para crear ese aura mágica que merecen unas prácticas sexuales íntimas. Le puede añadir algún aroma especial con sahumerio (el de su elección).

La luz debe ser tenue, preferentemente de colores amarillentos o anaranjados; y la temperatura tiene que ser adecuada para que nos sintamos cómodos y confortables (entre 18-22º C está bien). Y no hay que olvidarse de desconectar alarmas y dispositivos electromagnéticos como teléfonos, que nos puedan molestar o interferir.

CUIDEN LO QUE ESCUCHEN

En el caso de que pongamos música de fondo, es importante que ésta sea relajante, sin ritmos machacones, ni ciclos repetitivos, para impedir que acapare nuestra percepción. 

Nos atrevemos a sugerirle una pieza de música que podría amueblar ese espacio sagrado creado por usted (nada mejor para recircular su bioenergía que compartirla con su pareja). Esto sólo es un ejemplo, así que elija su propia música.

LAS PRÁCTICAS SEXUALES SE INICIAN CON LA MIRADA

La conexión emocional completa alcanza su máximo apogeo en el momento en el que usamos los sentidos. Y no tienen por qué emplearse todos a la vez. Centrarnos en un único sentido como el de la vista, puede amplificar enormemente la interacción. Y no sólo eso, ya que permite llegar a profundizar en conceptos que van más allá de las palabras, en cuestión de segundos.

Contamos con que hay muchas personas a las que no les gusta mirar a los ojos, incluso temen dirigir la mirada directamente a los ojos de otras personas. Pero es cierto el dicho de que – una mirada vale más que mil palabras -. Si evita mirar, estará perdiendo una conexión inimaginable con su pareja. Y esta conexión aumenta al mantener el contacto visual, así de sencillo. 

La mirada es un acto de reconocimiento mutuo. Evitarla marca las distancias y nos desligamos de la persona que tenemos en frente. Si no contemplamos al otro, restamos importancia a su posición. Por ello es tan importante transmitir su valía a través de mirar y ser mirado.

La mirada en las prácticas sexuales

Una mirada puede contener un océano o un universo infinito.

ENTABLEN UNA CONVERSACIÓN CON SUS MIRADAS

Para lograr un mayor incremento del vínculo con su pareja, sólo es necesario sentarse desnudo delante de ella, dejar fluir sus sentimientos y tratar de comprender qué siente su amado. Desnude su cuerpo y su mente. Al principio puede ser incómodo para alguna persona, pero el nerviosismo inicial puede dar paso al desnudo de las emociones. Si usted es consciente de lo que ocurre en ese momento tan íntimo y mágico, el resto pasará solo.

MIramos, pero no siempre contemplamos. En muchas ocasiones nos extraña hacerlo, incluso nos podemos llegar a sentir incómodos. Pensamos:

Me pones nervioso -.

– No consigo aguantar tu mirada tanto tiempo -. 

Pero si nos dejamos llevar, el resultado de este silencio son preguntas y respuestas mediante el hilo conductor de la complicidad. El diálogo que se establece es apasionante. Es como si la miradas hablaran:

– ¡Qué bien me siento a tu lado! -.

– Me gusta quién soy cuando estamos juntos –

– ¿Qué deseas? -.

– Deseo seguir escuchando tu voz -.

Y la conversación no tiene fin. La mirada debe ir acompañada de una atención plena. Estar presentes en el aquí y el ahora conlleva una mirada que fluye con la conversación. Y se alimenta de la emoción que evocan las palabras, acercando a los amantes. El sentimiento que nace de esta interacción es el que marca el camino de las emociones. Por eso resulta tan importante conectar con nuestras miradas y aprender a leer la mirada de nuestra pareja. 

Por una mirada, un mundo, por una sonrisa, un cielo, por un beso… ¡yo no sé qué te diera por un beso! - Gustavo Adolfo Bécquer Clic para tuitear

PREPARE SU BIOENERGÍA ANTES DE LAS PRÁCTICAS SEXUALES

El día tiene que estar lleno de amabilidad, cariño y amor. Es muy importante relajarse, no solo físicamente sino también mental y emocionalmente. Si queremos llegar hasta el Alma, cualquier clase de preocupación cotidiana o culpa, impide la relajación y el completo intercambio de nuestra bioenergía. Por eso son tan importantes los ejercicios de relajación y meditación para desconectarse de la Matrix de control. 

Para poder canalizar su bioenergía, puede realizar la siguiente práctica: colóquese boca abajo para que su pareja le realice un masaje por todo el cuerpo, desde los pies hasta la cabeza, pasando por los 7 chakras. Después, póngase hacia arriba y su pareja completará el masaje desde la coronilla hacia los pies. Una vez haya finalizado, cambie de rol. Ahora le toca a usted el turno de masajear. Puede ayudarse de aceites que hará más placentera la experiencia y además nutrirá su piel. Los puede encontrar sencillos como el de almendra dulce o incluso de oliva, o algo más especiales como el de coco, el de sándalo o el exótico de ylang-ylang. Una vez hayan disfrutado este masaje, están listos para sus prácticas sexuales tántricas.

El masaje en las prácticas sexuales tántricas

Regálense un masaje en sus prácticas sexuales.

CONOZCA SU CUERPO 

Debemos cultivar el sentido de la ternura, la escucha, la suavidad y la sensibilidad. Y eso implica tener la predisposición para regalar placer, lo cual repercutirá en el nuestro propio. Para ello mostraremos una actitud de atención plena y atención receptiva hacia el cuerpo de nuestra pareja. Tenemos que escucharlo, percibirlo, sentirlo con sutileza y en su totalidad. El aumento de excitación de nuestra pareja nos proporciona(rá) un inmenso placer.

El cuerpo Humano es un universo por descubrir y existen distintas zonas erógenas que podemos ir explorando y despertando. Para hacerlo, los miembros de la pareja deben poner en común los detalles del cuerpo del otro. Muchas veces nos centramos en los órganos meramente sexuales y pasamos por alto zonas de alto voltaje erógeno como, por ejemplo, el cuello o las muñecas, la cara interna de los muslos o los brazos.

REGALE ENERGÍA, PERO TAMBIÉN BESOS Y CARICIAS

No nos podemos olvidar de los prolegómenos o juegos preliminares con muchos besos y caricias. En estos momentos iniciales debemos evitar la estimulación directa de los órganos sexuales porque aumenta la tensión sexual y, por tanto, dificulta la relajación profunda del cuerpo. El objetivo no es crear una fuerte excitación y alcanzar un orgasmo rápidamente, sino más bien conseguir una completa conexión con nuestro ser amado.

Durante todo el acto sexual, desde la preparación hasta el final, sea consciente del gran valor de lo que está haciendo (la intención) y permanezca consciente de las sensaciones y de las corrientes energéticas que ambos están moviendo. Ya sabemos que el sexo es algo más que las meras circunstancias físicas y neuroendocrinas, por esto debemos centrarnos en nuestros vórtices energéticos o chakras, que son nuestros centros de energía del cuerpo. Durante las prácticas sexuales intercambiamos energía, y esto tiene un impacto en los chakras. El centro instintivo-sexual está formado por el chakra-raíz (1°) y el chakra-sexual (2°). Y el centro emocional por el chakra-plexo solar (3°), el del chakra-corazón (4°) y el chakra-garganta (5°), entre otros. 

Descubras otras zonas erógenas

¿Ha probado con otras zonas erógenas?

VAMOS A RECIRCULAR LA BIOENERGÍA  

Hace miles de años, budistas, vedas, hinduistas y taoístas realizaban las prácticas sexuales tántricas para rejuvenecer, convirtiéndolas en auténticas prácticas espirituales. Además de usar la bioenergía acumulada durante la meditación, la imaginaban recorriendo sus Nadis o canales energéticos hasta el chakra-corona, fluyendo desde el perineo y la base de su espina dorsal.

Ejercítese como hicieron en la antigüedad. Con cada inhalación imagine cómo eleva la bioenergía hacia arriba, mientras que la mantiene durante las exhalaciones. Visualice esos Nadis a través de los cuales fluye su bioenergía y continúe elevándola hacia la coronilla. Imagine la energía almacenada en su chakra-plexo solar como una bola de energía. Los Taoístas recomendaban tocar el techo de la boca con la punta de la lengua, durante las exhalaciones para el control eyaculatorio (en el caso de los hombres).

Y ÚSELA PARA COMPARTIR SU AMOR

Esta bioenergía generada puede usarse para sanarse usted mismo o a otros, incluso dirigirla con su mente hacia donde quiera enviarla. Cuando usted pueda sentir la bioenergía circulando por sus chakras, estará usando una forma sencilla y rápida para centrarse energéticamente.

Durante sus prácticas sexuales tántricas, visualice y sienta la bioenergía moviéndose en su interior, bajo la piel. En vez de liberar su bioenergía durante el orgasmo, usted puede almacenar y recircular su bioenergía sexual con unas prácticas sexuales prolongadas y manteniéndose enfocado en el chakra-corazón. Debe sentir el amor e irradiarlo en la esfera energética creada con su pareja en el Tercer ojo (chakra), cerrando los ojos y dirigiéndolos hacia su interior como si estuviera viendo esta rueda energética.

FRECUENCIA DE LAS PRÁCTICAS SEXUALES

Una vez el hombre haya aprendido a controlar su eyaculación, la frecuencia de las prácticas sexuales tántricas dependerá del deseo de las parejas. Ahora bien, existen reglas generales que algunos aplican a su vida. Tras unas prácticas sexuales (coito) de al menos media hora, con la preparación apropiada, los amantes estarán satisfechos para unos cinco días. Después de un coito de una hora, por una semana, y después de dos horas, para un intervalo de dos semanas. Estos intervalos son suficientes para recargar totalmente las baterías del cuerpo con bioenergía.

Para unas prácticas sexuales de duración larga (de una hora en adelante), las penetraciones deben ser lentas, incluso puede permanecerse inmóvil, sin movimiento. El énfasis está en la conciencia del sentimiento interno, así como en la completa unión con la pareja. El valor final del orgasmo es minimizado, dando prioridad a caricias y movimientos suavemente controlados. Así, generamos una corriente estable de energía sexual, que es conscientemente convertida a sentimientos de amor.

ÚLTIMOS CONSEJOS

Una visión energética y espiritual de las prácticas sexuales taoístas es más satisfactoria que experimentar sólo sexo mecánico o gimnasia sexual con diferentes posturas, o bien queriendo alcanzar un orgasmo a veces evasivo. El simple placer de yacer juntos, tranquilamente conectados y sintiendo la cercanía, sentirse queridos y protegidos, es un regalo para el Espíritu. Si duermen juntos, podrían desarrollar una rutina de conectarse diariamente antes de irse a dormir y después de despertarse, solamente sentirse cerca uno del otro, piel con piel, de corazón a corazón. Todo esto no es sólo emocionalmente satisfactorio, sino que produce fuertes lazos y refuerza grandemente la relación.

Las prácticas sexuales tántricas se convierten en un dulce alimento, que nos hace resplandecer, rejuvenecer y nos vuelve bellos y vigorosos, irradiando luz y perdurando ese bienestar por días. Guiemos bien nuestras prácticas sexuales para estar más felices y de buen humor. Hagamos que nuestra protección energética se refuerce.

Unas prácticas sexuales taoístas elevarán su bioenergía

Unas prácticas sexuales taoístas elevarán su bioenergía sexual

 

 MÜLLER&P´REZ

Si le ha gustado el artículo “PRÁCTICAS SEXUALES Y BIOENERGÍA (PARTE V)”, compártalo. También puede suscribirse al blog para recibir por correo las notificaciones de las nuevas entradas y noticias. ¡Ah! y recibirá gratuitamente el Compendio de Terapias Naturales” .

¿Le fue útil este artículo?

Pulse una estrella para calificar

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos 8

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *