Ashwagandha, una hierba maravillosa

ASHWAGANDHA: UNA HIERBA MARAVILLOSA

4.9
(16)

La ashwagandha o Withania somnífera, como se la conoce científicamente, es una planta arbustiva de la familia de las solanáceas. Crece en hábitats semiáridos de las regiones templadas del planeta. Ha sido usada desde tiempos antiguos por las medicinas tradicionales indígenas de medio mundo. Sin embargo, las propiedades de la ashwagandha se han hecho populares en occidente de la mano de la Medicina Ayurveda, sistema médico indio, donde se la venera por sus amplios beneficios para la salud física y mental.

En la actualidad, la ashwagandha se considera un adaptógeno, gracias a su capacidad de incrementar la resistencia psicofísica del organismo frente a cualquier tipo de estrés. Pero no quedan sus bondades limitadas a su actividad adaptogénica. La ciencia ha demostrado las propiedades de la ashwagandha como antiinflamatorio, antioxidante, antitumoral, neuroprotector, promotor de la fertilidad y otras muchas propiedades que a continuación trataremos de exponer.  

USOS CLÁSICOS

En sánscrito, ashwagandha significa “aroma de caballo” en alusión al olor que desprenden sus raíces. De ahí que se pensara que su consumo podría transferir al ser humano las capacidades del animal.

En la medicina ayurveda, la ashwagandha, también conocida como cereza de invierno, encabeza la lista de los agentes terapéuticos Rasayana. Constituye el Top 1 de los Rasayanas, caracterizados por sus propiedades tónicas y antiestrés. Lo que hoy denominamos adaptógenos. Las propiedades estimulantes y antiestrés de la ashwagandha son comparables a las del Ginseng coreano, de ahí que se la denomine comúnmente como Ginseng indio.

Dentro de los rasayanas, pertenece al subgrupo Medhyarasayanas (Medhya significa en sánscrito “mente”). Entre las propiedades de la ashwagandha reconocidas por el Ayurveda se encuentra su poderosa influencia positiva sobre las facultades cognitivas, como la memoria, la atención, etc.

Tradicionalmente, en la India se han prescrito sus raíces (y otras partes de la planta) para mejorar la resistencia y la fuerza. Asimismo, se ha recomendado para promover el vigor juvenil a cualquier edad y para mejorar la salud en general.

Otros usos tradicionales incluyen la emaciación en niños, debilidad en ancianos, envejecimiento prematuro, fatiga, diarreas, parásitos intestinales, reumatismos, inflamaciones articulares, insomnio, ansiedad, déficit de memoria, problemas de la piel (úlceras, forúnculos,…), así como para estimular el deseo sexual, la esterilidad, la impotencia.  

Withania somnifera, la hierba maravillosa de la medicina ayurveda

EVIDENCIAS CIENTÍFICAS

Desde hace décadas la Withania somnifera es objeto de intensa investigación científica. Los diferentes estudios realizados tanto en modelo in vitro, animal como en seres humanos no han hecho más que demostrar las enormes propiedades de la ashwagandha. Los usos tradicionales de la planta han quedado respaldados por la evidencia científica.

EFECTO ANTIESTRÉS, ANSIOLÍTICO Y ANTIDEPRESIVO

La respuesta fisiológica al estrés, si es inmediata o a corto plazo, resulta beneficiosa. Se trata de un mecanismo adaptativo. Sin embargo, mantenida en el tiempo ocasiona problemas de salud: desde la ansiedad y depresión hasta la diabetes, enfermedad cardiovascular y accidentes cerebrovasculares. Para más información sobre la respuesta fisiológica al estrés, también denominada Síndrome General de Adaptación, léase nuestro post sobre los adaptógenos.

Uno de los agentes que median en los efectos nocivos del estrés es el cortisol. Para los lectores de este blog el cortisol es un viejo conocido. Se trata de una hormona cuya concentración en sangre se eleva en respuesta al estrés. De ahí que sea conocida comúnmente como hormona del estrés. El cortisol no es malo, de hecho, juega un papel relevante en la homeostasis del organismo. Sin embargo, la exposición crónica a dicha hormona es responsable de buena parte de los trastornos por estrés.

Pues bien, se ha observado que la suplementación con ashwagandha regula la respuesta al estrés y reduce las cifras de cortisol hasta en un 30%.

La ansiedad constituye un serio problema de salud. Se considera el trastorno mental más frecuente, afectando a un elevado porcentaje de la población. En Estados Unidos, por ejemplo, la ansiedad presenta una prevalencia del 30%.

La Withania somnifera ha demostrado ser eficaz en casos de trastorno generalizado de ansiedadEn el caso de la ansiedad, la planta exhibe un efecto sedante comparable al del lorazepam.

Asimismo, sorprendentes fueron los hallazgos sobre su potencial antidepresivo, similar al de la imipramina.

Las investigaciones realizadas sobre el modelo animal respaldan el uso de la ashwagandha para el tratamiento de las alteraciones del estado del ánimo, como la ansiedad y depresión.

Ashwagandha frente al estrés, la ansiedad y la depresión

PROPIEDADES DE LA ASHWAGANDHA CONTRA EL INSOMNIO

Una de las consultas médicas más frecuentes entre la población de mediana edad son los problemas relacionados con el sueño. El insomnio, concretamente, es uno de los trastornos neuropsiquiátricos más frecuentes, que afecta a un porcentaje de la población importante. Está estrechamente relacionado con la ansiedad y la depresión. Además, se asocia con la obesidad y la enfermedad cardiovascular.

En el tratamiento de este problema se usan fármacos (benzodiacepinas) que se desencadenan efectos adversos, a veces importantes. Además, generan dependencia y cuando se decide dejarlos producen síntomas de abstinencia. Por esta razón se han llevado a cabo estudios con el objeto de hallar alternativas naturales con potencial inductor del sueño y sin efectos secundarios.

La aswagandha se ha usado en la medicina ayurveda para el tratamiento de los problemas de sueño, incluyendo el insomnio. En occidente, se conoce dicha propiedad desde hace siglos. De hecho, el nombre científico de la planta, Withania somnífera, reconoce abiertamente la propiedad inductora del sueño.

Pues bien, un estudio llevado a cabo en modelo animal confirmó el potencial inductor del sueño de la ashwagandha. Se descubrió que uno de sus componentes activos, concretamente el trietilenglicol, induce el sueño y mejora su calidad en ratas de laboratorio. A diferencia de las benzodiacepinas, la Withania somnifera no reduce la potencia del electroencefalograma. Este hallazgo implica que la planta induce un sueño de calidad, un sueño fisiológico o natural.

PROPIEDADES DE LA ASHWAGANDHA SOBRE LA CONDICIÓN FÍSICA 

Diferentes estudios han demostrado que la ashwagandha muestra una potente actividad ergogénica. Un suplemento ergogénico es toda técnica, práctica o suplemento que aumenta el rendimiento físico y promueve adaptaciones físiológicas durante el ejercicio físico.

MEJORAS EN LA RESISTENCIA CARDIORRESPIRATORIA

Un estudio realizado en ciclistas de élite demostró que la administración de ashwagandha incrementa sustancialmente la resistencia cardiorrespiratoria o aeróbica. Tras 8 semanas de suplementación, los atletas mostraron un incremento del VO2 máximo del 13%. La determinación del VO2 máximo es el procedimiento por excelencia en medicina deportiva para conocer la resistencia aeróbica. Establece la capacidad del deportista para transportar, absorber y utilizar oxígeno.

Este hallazgo podría explicarse, al menos en parte, por el incremento de la cantidad de glóbulos rojos y del nivel de hemoglobina que también fueron observados en el estudio.

Aunque también podría tener que ver la demostrada capacidad de mejorar el metabolismo energético. La ashwagandha posee un efecto positivo sobre la salud mitocondrial, entre otras razones por su potente actividad antioxidante. Además, se ha demostrado su acción sobre la enzima ATPasa, que se traduce en una mejora de la producción energética. 

El mismo estudio reveló la actividad antifatiga de la ashwagandha. En una prueba en cinta de correr, los atletas mejoraron su tiempo de agotamiento, es decir, tardaron más tiempo en quedar exhaustos.

Otros estudios han alcanzado conclusiones semejantes sobre las propiedades de la ashwagandha en relación con la condición física.

Propiedades de la ashwagandha sobre la resistencia aeróbica

MEJORAS EN LA FUERZA, POTENCIA MUSCULAR Y RECUPERACIÓN TRAS EL ESFUERZO

La ashwagandha mejora la fuerza del tren superior y del inferior. Al menos esa es la conclusión a la que llegó un estudio realizado en hombres activos, de entre 18 y 45 años. Los participantes se dividieron en dos grupos. Durante 12 semanas, ambos grupos llevaron a cabo idéntico entrenamiento de fuerza. La única diferencia fue que al grupo experimental se le administró extracto de raíz de ashwagandha.

Para determinar las ganancias de fuerza se midió el 1RM de los participantes antes y después de las 12 semanas en los ejercicios básicos de sentadillas y press de banca. El 1RM es el peso máximo que una persona puede levantar en un solo movimiento, es decir, una sola vez.

Los resultados no dejaron lugar a la duda. Aquellos que suplementaron su entrenamiento con ashwagandha mostraron ganancias de fuerza significativamente mayores, tanto en sentadilla como en press de banca. No sólo la fuerza máxima mejoró, sino la potencia muscular promedio.

El estudio no terminó ahí. Se sometió a los participantes a una prueba contrarreloj de 7,5 km y a un test para estimar el tiempo de recuperación. Pues bien, el grupo que tomó ashwagandha obtuvo mejores resultados en ambas mediciones. No sólo superaron al grupo control en la prueba contrarreloj, sino que su recuperación percibida fue mayor.

Otra investigación trató de determinar el efecto de la ashwagandha sobre el rendimiento físico. Tras 8 semanas de suplementación con extracto estandarizado de raíz, los participantes mostraron mejoras significativas en el VO2 máximo.  Además, se produjo un incremento de la velocidad, fuerza y potencia de los miembros inferiores, así como en la coordinación neuromuscular. Se concluyó que el Ginseng indio es un suplemento maravilloso para la debilidad generalizada. Y, sin duda, para la adquisición de una condición física óptima.

UN TODO EN UNO PARA LA CONDICIÓN FÍSICA

Otro estudio, realizado en hombres de entre 18 y 45 años, demostró la asociación entre la suplementación con ashwagandha y aumentos estadísticamente significativos de fuerza y masa muscular.

En el estudio se dividió a los participantes en dos grupos y se realizaron una serie de mediciones: fuerza muscular (se evaluó el 1RM), tamaño muscular, composición corporal, niveles de testosterona y recuperación muscular (se determinó el nivel de creatina quinasa, que refleja el daño muscular). Ambos grupos llevaron a cabo un plan de entrenamiento de fuerza durante 8 semanas. Sin embargo, solo uno (grupo experimental) suplementó su dieta con ashwagandha.

Después de las 8 semanas se realizaron nuevas medidas. Las mejoras fueron significativamente mayores en el grupo que se consumió con Ginseng indio.

  • El incremento de fuerza, tanto en el tren superior como inferior, fue significativamente mayor en el grupo de la ashwagandha.
  • En cuanto al tamaño muscular, también el grupo experimental obtuvo mejoras superiores tanto en el brazo como en el pecho.
  • En ambos grupos disminuyó el porcentaje de grasa. No obstante, la reducción fue significativamente mayor en el grupo que se suplementó con la planta.
  • El aumento del nivel sérico de testosterona fue notablemente mayor en el grupo de experimental.
  • Lo mismo sucedió con la recuperación muscular, que fue sustancialmente mayor en el grupo de ashwagandha.

La conclusión a la que llegaron los investigadores fue que, sin duda, el Ginseng indio posee propiedades adaptógenas y resulta un complemento útil en un plan de entrenamiento de la fuerza.

Ashwagandha, fuerza, potencia, composición corporal y recuperación.

EFECTOS SOBRE EL SISTEMA REPRODUCTOR

La ashwagandha influye muy positivamente en la función del sistema reproductor. En el hombre mejora la espermatogénesis, la motilidad espermática y la calidad (y volumen) del semen. En mujeres puede regular el ciclo menstrual. Aunque no se han esclarecido totalmente los mecanismos de acción implicados en el efecto sobre al sistema reproductor, se cree que se hayan involucradas las siguientes actividades.

  • Actividad reguladora endocrina. Equilibra las hormonas a través de su acción sobre el eje hipotalámico-hipofisario-gonadal.
  • Actividad antiestrés. Modula la respuesta al estrés. Asimismo, regula las hormonas sexuales a través de su acción sobre el eje hipotalámico-hipofisario-adrenal.
  • Modulación de la actividad antioxidante. Reduce el estrés oxidativo.
  • Promoción de los procesos de desintoxicación orgánica.

PROPIEDADES DE LA ASHWAGANDHA SOBRE LA FERTILIDAD

El problema de infertilidad causa sufrimiento a un 15% de las parejas en el mundo. El origen es multifactorial: desequilibrios hormonales inducidos por causas físicas o psicológicas, anomalías anatómicas, etc.

La hormona GnRH del hipotálamo estimula la hipófisis para que libere las hormonas LH y FSH, que actúan sobre las gónadas (testículos) regulando la producción de testosterona y espermatozoides. Cuando este eje se altera por la influencia de un desequilibrio hormonal, como un exceso de prolactina, por ejemplo, la espermatogénesis y los niveles de testosterona se ven afectados. Pues bien, la ashwagandha, como hemos citado en el epígrafe anterior, exhibe una actividad reguladora del eje hipotalámico-hipofisario-gonadal (HHG). Posee la capacidad de regular los niveles alterados de hormonas sexuales, que se relacionan directamente con la infertilidad. 

Uno de los factores causantes de infertilidad más estudiados e importantes es el estrés. Se sabe que los niveles elevados de cortisol, producidos en respuesta al estrés, inducen una reducción de la actividad de la hormona luteinizante (LH), hormona liberada por la hipófisis. La consecuencia es la reducción del nivel de testosterona en el hombre y, por tanto, de la producción de espermatozoides. En la mujer, un descenso de la actividad funcional de la LH trae consigo alteraciones en la maduración del folículo, la ovulación y en la secreción de la progesterona.

Sin duda, el estrés es el enemigo número uno de la fertilidad humana. No obstante, por suerte tenemos un arsenal terapéutico que la naturaleza ha puesto a nuestra disposición. La ashwagandha, a través de su acción sobre el eje hipotalámico-hipofisario-adrenal (HHA), reduce la respuesta fisiológica al estrés y normaliza los niveles de cortisol. Para saber más sobre eje HHA, léase nuestro post sobre los adaptógenos.

Ginseng indio como tratamiento eficaz para la infertilidad

PODER ANTIOXIDANTE AL SERVICIO DE LA FERTILIDAD

Por otra parte, se sabe que la Withania somnifera mejora la función reproductiva gracias a su capacidad moduladora de la actividad antioxidante del organismo.

Los estudios sugieren que parte de los problemas relacionados con el estrés, incluyendo la infertilidad, son el resultado del estrés oxidativo.

El estrés oxidativo se produce cuando los sistemas antioxidantes del organismo son incapaces de neutralizar el exceso de radicales libres. Y estos se generan en situaciones estresantes. En el caso de la fertilidad, se sabe que el estrés oxidativo produce daño a los espermatozoides (membrana celular y ADN) y reducen su motilidad.

Pues bien, la ashwagandha disminuye el estrés oxidativo, al mejorar los sistemas antioxidantes del organismo. Incrementa los niveles de enzimas como Superóxido dismutasa (SOD), la catalasa, el glutatión y la lactato deshidrogenasa.

EFECTOS SOBRE LAS HORMONAS ESTEROIDEAS EN EL HOMBRE

Entre las hormonas esteroideas sexuales en el hombre (andrógenos) destacan la testosterona y la Dehidroepiandrosterona (DHEA).

La testosterona es la hormona sexual más importante en el hombre. Es la responsable de la aparición y desarrollo de los caracteres sexuales masculinos (vello, voz, musculatura,…). 

En la actualidad, el nivel de testosterona en el hombre se ha reducido notablemente en las últimas décadas. Para que se haga una idea de la importancia de esta hormona (a la que dedicaremos uno o varios post en el futuro) tenga en cuenta que los niveles reducidos de testosterona en el hombre se asocian con una mayor tasa de morbilidad y una menor calidad de vida. En particular, se encuentran asociados con la enfermedad cardiovascular, obesidad, diabetes tipo 2, enfermedades neurodegenerativas, depresión, disfunción eréctil, falta de vigor… Queremos dejar claro que el hecho de que se asocie con estas patologías no implica necesariamente que sea la causa. Lo que indica es que un obeso, por ejemplo, normalmente presenta niveles de testosterona reducidos en sangre.

En cuanto a la DHEA, se ha demostrado que niveles óptimos en sangre se relacionan con la longevidad, un mayor vigor, menor fatiga y mejor estado de ánimo.

Un estudio realizado en hombres, de edades comprendidas entre los 40 y 70 años, demostró una fuerte asociación entre la ingesta de extracto estandarizado de ashwagandha durante 8 semanas y niveles mayores de testosterona y DHEA. Exactamente, la testosterona se incrementó un 14,7% y la DHEA, un 18%. Es decir, una mejora significativa.

BENEFICIOS DE LA ASHWAGANDHA EN LA FACULTAD COGNITIVA

La medicina ayurveda ha usado la Withania somnifera para mejorar la capacidad mental en general.

Un estudio en el que se suplementó a los participantes con ashwagandha durante 8 semanas demostró mejoras significativas tanto en la memoria a corto plazo como en la memoria en general. También hubo mejoras en facultades cognitivas como la atención, concentración y velocidad de procesamiento de información.

Otra de las facultades muy beneficiadas por el uso de esta maravillosa planta es la función ejecutiva. Esta función constituye el cimiento de la mayor parte de actividades diarias del ser humano dirigidas a logar metas futuras. Nos permite diseñar planes, llevar a cabo tomas de decisiones y solucionar problemas. Además, se relaciona con nuestra capacidad de autocontrol. 

Ashwaganda y facultades cognitivas

PROPIEDADES DE LA ASHWAGANDHA EN ENFERMEDADES NEURODEGENERATIVAS

Numerosos estudios han puesto de manifiesto la capacidad neurorregenerativa de la ashwagandha.

Las causas principales del deterioro cognitivo en pacientes con enfermedad de Alzheimer son la atrofia neurítica y la pérdida sináptica. En otras enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Parkinson, enfermedad de Huntington y la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob también se ha observado la atrofia de las neuritas. Esta atrofia paulatinamente conduce a la destrucción de las redes neuronales y finalmente a la disfunción fatal del cerebro.

Pues bien, los estudios han concluido que la ashwagandha no sólo ralentiza y detiene la atrofia neurítica y la pérdida de sinapsis, sino que es capaz de revertir y eliminar estos procesos. Pero hay más aún. Se ha demostrado que el tratamiento con ashwaganda permite la regeneración y reconstrucción de los axones y las dendritas de las neuronas, así como sus pre y postsinapsis. Es decir, exhibe una actividad regenerativa de las redes neuronales dañadas.

Por último, existe evidencia científica de que los pacientes aquejados de parálisis y déficits neuronales, como resultado de un accidente cerebrovascular, mejoran notablemente con la administración a largo plazo de ashwagandha.

Se cree que entre los mecanismos que desarrollan su capacidad regeneradora destacan su actividad antioxidante, antiinflamatoria y GABAmimética.

De ahí que los investigadores hayan concluido que la Withania somnifera podría ser un candidato excepcional para el tratamiento de las enfermedades neurodegenerativas.

PROPIEDADES DE LA ASHWAGANDHA PARA EL CONTROL DEL PESO

A lo largo del artículo hemos hecho mención en varias ocasiones a un viejo conocido: el cortisol. Lo haremos nuevamente. La exposición prolongada a niveles elevados de la hormona del estrés se asocia con la adiposidad visceral, la obesidad y el síndrome metabólico. Por tanto, el estrés mantenido en el tiempo produce obesidad.

No obstante, no podemos echarle toda la culpa al cortisol. El estrés conduce a la acumulación de grasa a través de otros mecanismos, como la modificación del comportamiento alimentario. Se ha demostrado que el estrés guarda una estrecha relación con una mayor ingesta de alimentos y con los antojos por dulces y la bollería. Asimismo, también se asocia con una actividad física reducida. Paradójicamente, cuanto más estresados estamos, menos actividad física realizamos.

No cabe duda de que si no combatimos el estrés, el sobrepeso y la obesidad están a las puertas. Por suerte, para ello podemos apoyarnos en los adaptógenos en general, y en la ashwagandha en particular. 

Relación entre el estrés y el sobrepeso-obesidad

OTRAS PROPIEDADES DE LA ASHWAGANDHA

  • Mejora los síntomas de la fatiga crónica.
  • Útil en la disfunción sexual en mujeres, con trastornos del orgasmo y dificultad sexual.
  • Efecto GaBA mimético. Esta propiedad induce el sueño, influye en el hipotálamo y regula el eje HHG (estimula la liberación de GnRH y por tanto de LH y testosterona). También reduce los niveles de ansiedad y depresión.
  • Efecto antinflamatorio y antiartrítico. Ha demostrado ser beneficiosa en casos de artritis reumatoide y osteoartritis.
  • Efecto inmunomodulador.
  • Actividad antibacteriana.
  • Actividad antitumoral. Los estudios sugieren un potencial terapéutico excelente en el cáncer de mama, pulmón y colon Además, mejora el recuento leucocitario en pacientes tratados con quimioterapia. En casos de cáncer de pulmón, que habían rechazado el tratamiento convencional, se produjo la recuperación clínica y radiológica con la ashwagandha.
  • Beneficiosa en el tratamiento de las úlceras gastroduodenales por estrés.
  • Exhibe propiedades tonificantes para el cabello, tal vez debidas a su actividad antioxidantes y reguladora endocrina. En uso externo mejora la circulación de la sangre, por lo que promueve un crecimiento saludable del pelo.
  • En aplicación externa ha demostrado ser útil en problemas de la piel. Reduce la inflamación e irritación dérmica. Además, induce la formación de colágeno, por lo que resulta recomendable para reducir los signos del envejecimiento.

EFECTOS SECUNDARIOS, INTERACCIONES Y CONTRAINDICACIONES

Los estudios han evidenciado que la Withania somnifera es tolerada muy bien y no presenta efectos secundarios graves ni toxicidad asociada.

Sí podría interaccionar con los fármacos ansiolíticos e inductores del sueño, por lo que no se recomienda combinar su uso.  

La suplementación con ashwagandha está contraindicada en embarazadas y lactantes.

MODO DE EMPLEO DE LA ASHWAGANDA

Dada la dificultad de encontrar la raíz de ashwagandha y de prepararla correctamente, recomendamos adquirir los preparados comerciales. Estos se venden en tiendas especializadas, como los herbolarios o establecimientos de herbodietética.

La forma farmacéutica más habitual y de fácil administración son las cápsulas con contenido de extracto estandarizado. La dosis recomendada oscila entre 300 y 600 mg al día.

Para aprovechar las propiedades de la ashwagandha, la duración del tratamiento nunca debe ser inferior a las 8 semanas. Recomendamos la suplementación con la planta durante 12 semanas. Después puede descansar 2 semanas e iniciar un nuevo ciclo de tratamiento.

REFERENCIAS CIENTÍFICAS

A continuación le indicamos algunas de las investigaciones usadas para la redacción de este artículo. 

Mejora la resistencia al estrés y la calidad de vida. 

Tratamiento alternativo para la ansiedad.

Mejora la resistencia cardiorrespiratoria. 

Efecto inductor del sueño. 

Masa muscular, fuerza, composición corporal, testosterona y recuperación postejercicio

Propiedades de la ashwaganda sobre las funciones cognitivas.

Efectos de la Withania somnifera en el sistema reproductor. 

Apoyo en el control del peso corporal.

P´REZ&MÜLLER

Withania somnifera

Si le ha gustado el artículo sobre las propiedades de la ashwaganda, compártalo en redes sociales. También puede suscribirse al blog para recibir por correo notificación de las nuevas entradas y recibir el Compendio de Terapias Naturales gratuitamente. 

¿Le fue útil este artículo?

Pulse una estrella para calificar

Puntuación media 4.9 / 5. Recuento de votos 16

Leave a Comment